Revista Intemperie

Clausurado por ausencia: Crítica a la memoria a medio construir

Por: Federico Zurita Hecht
clausurado por ausencia

 

Clausurado por ausencia es la primera obra basada en un texto de Radrigán que se estrena después de su muerte el año recién pasado. Pero por sobre la posibilidad de que esta puesta en escena a cargo del director Francisco Krebs pueda adquirir la forma de un homenaje, es importante señalar que ésta ya tiene un valor como propuesta discursiva. En un espacio donde hay una construcción a medio terminar, los tres personajes que participan de la acción se encuentran en la espera incierta de la inauguración de aquello que han construido a medias. Este es el marco a través del cual esta obra formula significados sobre los proyectos inconclusos en la construcción de la memoria nacional, a propósito de que éste es un país que experimentó violencia política en su historia reciente.

Para la formulación de estos cuestionamientos a la construcción de la memoria nacional, en el espacio de la acción aparecen una actriz, un albañil y una hija de exiliados educada en Alemania. Podría pensarse, entonces, que se trata de quienes en esta historia reciente deberían hacerse cargo de la construcción de esa memoria nacional. Los obreros y los exiliados son las víctimas que deben recordar a aquellos que ni siquiera sobrevivieron. Los artistas tendrían una responsabilidad ética con la historia. Así, los tres personajes que esperan la inauguración del memorial que no terminaron de construir, se constituyen en figuraciones de los sectores de la sociedad que deberían dar forma al relato que recuerde que aquí hubo violencia. Se comienza a hacer visible, así, lo robusta de la construcción simbólica de Clausurado por ausencia de Radrigán en la versión escénica de Krebs.

El que los responsables de recordar a las víctimas hayan dejado su trabajo a medio terminar se conecta, en la construcción simbólica, con el hecho de que al parecer nadie vendrá a la inauguración. El tejido de la puesta en escena formula, así, sus juicios a la historia reciente. Pero Radrigán busca pensar este estado del Chile de la postdictadura (en su condición de proyecto inacabado) como parte de un relato que presenta una serie de hechos dispuestos en una secuencia que formula significados (que es la única forma de pensar históricamente).

La acción en esta obra escrita ya en el siglo XXI haría alusión a obras del mismo Radrigán escritas en la década de 1980. Los personajes de Clausurado por ausencia parecen unos marginales como los de Hechos consumados o El loco y la triste. Parecen, además, vivir la misma experiencia de desterritorialización, al ser empujados al margen. El asunto se confirmaría cuando el albañil dice “En el mundo no hay dónde caerse vivo […], siempre hay alguien que te hace salir a golpes” o cuando recuerda que su padre cuidó una fábrica abandonada. ¿El albañil es el hijo del personaje Miguel de Hechos consumados? (que es el que expulsa a los otros, pero sin darse cuenta de que él también es un marginal). De esta forma, se estaría proponiendo que el Chile desmemoriado de Clausurado por ausencia es consecuencia del Chile violento representado por Hechos consumados y otras obras.

A partir de lo anterior, la puesta en escena de Krebs participaría, hoy, de la formulación de preguntas relevantes acerca de cómo se han articulado las relaciones de poder en nuestra historia reciente, pero no desde el abuso de quienes actuaron como opresores, sino desde la indiferencia de quienes son herederos de la historia de los oprimidos.

 

Clausurado por ausencia

Dramaturgia: Juan Radrigán
Dirección: Francisco Krebs
Asistente de dirección: Iván Fernández
Intérpretes: Miguelángel Acevedo, Paula Bravo, Carla Casali
Diseño escenográfico e iluminación: Jorge Velis
Asistencia escenográfica y utilería: José Farías
Realización escenográfica: Cuervo Rojo
Diseño de vestuario: Jorge “chino” González
Maquillaje: Fabián Torres
Diseño sonoro: Alejandro Miranda
Productor: Rienzi Laurie
Foto: Jorge Sánchez

GAM
Del 17 marzo al 8 abril, 2017
Mi a Sá – 21 h
Sala N2
Edificio B, piso 2

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.