Revista Intemperie

No han aprendido nada

Por: Arlette Cifuentes
actualidad

 

En menos de una semana literalmente tiraron para abajo gran parte de lo que se ha tratado construir y deconstruir en materias de género y para especificar aún mejor: en discriminación hacia la mujer

 

Libros: Sólo contamos historias para niños

En primera instancia salieron los resultados del Fondo del Libro y he aquí el desenlace (ver imagen). Carmen Mantilla construyó la tabla para poder observarlos y analizarlos. Cabe hacer el alcance que acá estamos hablando en términos binarios y si lo dividiéramos quizá en más identidades puede que terminemos llorando.

La tabla es clara, no hay ninguna mujer en ensayo y sólo una en dramaturgia. Las diferencias mayores se dan en poesía, novela, cuento, literatura juvenil, cómics y narrativa gráfica a diferencia en literatura infantil, donde la diferencia se contrapone. Surgen muchas dudas y especulaciones al respecto, pues ha sido un año en el que se ha hablado mucho de feminismo, donde se han abiertos espacios, se han hecho demandas, visibilizado prácticas de índole machistas y evidentemente patriarcales – o para decirlo de manera suave a quienes le incomodan estos conceptos, prácticas discriminatorias – y se ha producido material de nuevos estudios al respecto, ya sea en la academia, en medios o de manera independiente, cuesta creer que no hayan mujeres en ensayo o que hay un déficit en cuento y crónica y, para ser honesta creo que las mujeres si escribimos y mucho.

Puede que lo primero que me digan sea: Pero quizá no son buenas, pero quizá no postularon y puede que estas especulaciones sean reales. Sin embargo, mi lectura desde el lugar que me sitúo es: Las mujeres sí escribimos y mucho y, en todas las áreas. Si no postularon me parece más grave aún porque quiere decir que creemos de antemano que no nos vamos a ganar la beca del fondo y no nos culpo, porque si yo veo esta tabla no me alienta a postular, me alienta a buscar maneras alternativas para mostrar mi trabajo que generalmente es por medio de vías independientes.

La segunda lectura que hago es que resulta curioso que precisamente donde tenemos la mayoría de becas por sobre los hombres sea en literatura infantil, me recuerda a la construcción del imaginario de la mujer-madre o mujer-maternal, aquella que sabe cuidar a los niños y sabe cómo calmarlos contándoles una historia para dormir. Aquí traslado la pregunta hacia el otro lado ¿los hombres escriben poca literatura infantil? Tampoco lo creo.

La verdad es que no espero que la división de becas sea 50/50 porque obviamente que otro lineamiento aparte de si tiene pene o vagina, pero sí sería genial que las diferencias entre uno y otro fueran más equiparables y no de forma abismante como observamos acá. Por último, queda por señalar que debemos atrevernos a usar los fondos públicos, debemos atrevernos a escribir, a publicar, a decir.

cifras

Ministro de Economía y la estimulación              

Creo que esto fue la guinda de la torta de la semana y del año, espero que Bachelet para otra marcha no sea tan patuda de poner Ni una menos en la Moneda porque de verdad el nivel de patudez ya en la marcha fue excesiva, pero en una nueva ocasión superaría todas las expectativas (pese a que en realidad no hay ninguna). El regalo que recibió el Ministro de Economía por parte de los anfitriones de Asexma, no sólo es sexista, sino que también es misógeno y pese a que haya querido ser una humorada, lo siento, pero no nos da risa y sí, somos graves al respecto.

Después de años intentos de visibilizar prácticas y violencia patriarcal en el espacio público se ha logrado instalar preguntas, reflexiones y denuncias al respecto, logrando llegar incluso a medios de comunicación masivo, hablando de estos temas en la sala de clases, en la conversación de Whatsapp del metro, en la sobremesa familiar, en fin, en distintos lugares que envuelven la vida cotidiana, logrando incluso el uso del lenguaje violento, la naturalización de la violación ¿y qué hacen los empresarios y el Ministro de Economía? Sencillamente se burlan, legitimando nuevamente prácticas que hemos tratado de erradica y de transformar. No, la economía no es como una mujer que necesita ser estimulada, porque nosotras no necesitamos ser estimuladas, la verdad es que ya estamos cansadas que se nos reduzca a un objeto inerte y sumiso que no tiene opinión ni mucho menos validez.

Honestamente lo veo como ya algo personal, si tanto hemos hinchado por temáticas de género en el espacio público es porque es un tema real que pasa en todos lados y en todas sus formas. Con este tipo de escenas burdas nos dicen literalmente: no nos importan y lo seguiremos haciendo igual, realmente es necesario mantenerlas sumisas para que lo nuestro funcione, pero eso hace rato que se acabó, ahora sacamos la voz y los apuntamos con el dedo y hoy más que nunca, no estamos solas, nos tenemos a nosotras para defendernos de la violencia simbólica y tangible. Y si realmente quieren que la economía se estimule entonces dejen de inventar crisis cada dos días, saquen los lingotes de oro de sus cajas fuertes, pónganse a trabajar de verdad por la gente y no para llenar sus bolsillos o tal vez, sólo quizá, implementen un sistema que no se base en la dominación y en el mantener la exclusión de algunos.

 

Foto:

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.