Revista Intemperie

¿Cuáles son los efectos de Tinder en India?

Por: Revista Intemperie
jihan abdalla

 

En India, la escena es más o menos así: los jóvenes a los 24 años ya son considerados viejos según sus padres, y dicen que ya deberían casarse. No hay muchos lugares para conocer personas: el colegio, la universidad y el trabajo. Sería todo. Las mujeres no suelen andar solas por la calle, y es raro acercarse a alguien en un café, meterle conversa y empezar a conocerse. Es simplemente incómodo; no pasa. Entonces, si no conocen a nadie en su limitado círculo, solo queda esperar que sus padres le asignen una pareja. De terror.

Pero con Tinder, las citas y el sexo casual son cada día un poco más común. Hasta hace unos pocos años, para la cultura india no era obvio que se podía salir con gente por el simple interés de conocer personas y pasarlo bien. Estas costumbres eran únicamente para casarse.

Ahora el país se ha occidentalizado un poco. Los jóvenes no solo salen en citas por diversión, sino que algunos dejan la casa antes de casarse. Ser esta generación en transición no debe ser nada fácil. El gobierno mismo está tomando medidas: por ejemplo, se están certificando sitios web matrimoniales, como simplymarry.com o bharatmatrimony.com para verificar que estén siendo usados especialmente para elegir pareja, y no para simplemente ‘conocer gente’. Sin embargo, siguen habiendo muchos jóvenes que usan estos sitios y dicen estar felizmente casados.

El diario inglés The Guardian asegura que, más allá de lo institucional, los que más castigan prácticas como estas es la comunidad misma. Quien sale casualmente o tiene pololo/a sin estar comprometido todavía es mal visto y es condenado por la sociedad. Para que decir las mujeres: no llegar virgen al matrimonio se considera promiscuo, entonces les cuesta mucho encontrar una pareja estable si ya se ha visto con otro hombre anteriormente.

A propósito de todo esto, el otro tema que ha surgido es el del afecto público. Besarse en la calle sigue siendo raro y mal visto. El político Pramod Bapat dice que “Cuando uno ve a una pareja besándose en la calle, naturalmente uno se siente incómodo. No hay necesidad de exhibirlo, es algo muy personal. Así que si me preguntan: ‘¿qué pasa con la libertad de expresión?’ me disculpo y les digo que no, que en este caso no lo permitiría.”

Por todas estas razones, los jóvenes no les cuentan a sus padres sobre estas citas. La mayoría vive con ellos, así que todo se vuelve complicado. Según un entrevistado, el sexo tiene que ser en el auto o en un hotel: “Muchos hoteles ni siquiera te dan una pieza si la pareja no está casada. Entonces hay que ir a hoteles bastante buenos, y eso es caro”.

Si bien todos estos prejuicios están lejos de ser eliminados, Tinder ha abierto una opción a miles de jóvenes que quieren cambiar la forma de vivir con respecto al amor, el matrimonio y el sexo.

 

Foto: Jihan Abdalla/Getty Images/Blend Images RM/theguardian.com

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.