Revista Intemperie

4 razones que hacen de Stranger Things una serie imperdible

Por: Bernardita Yannucci
stranger things

 

Stranger Things es probablemente la serie que más está dando que hablar desde su estreno el pasado 15 de julio, en Netflix. Si bien al ver el tráiler de esta producción de los hermanos Duffer uno no sabe muy bien a qué atenerse por la gran cantidad de guiños a los ochenta, apenas comienzas a verla se hace imposible dejarla, pues se trata de una serie que reúne todo lo que se necesita para lograr el éxito de audiencia que a pocos días de su estreno ya se ha ganado el respeto de las masas, incluyendo a Guillermo del Toro.

La premisa está centrada en la desaparición de Will Byers, un niño de 12 años, en Hawkins, un pequeño pueblo de Indiana, de esos lugares donde nunca pasa nada y donde todo el mundo se conoce, donde su madre (Winona Ryder) y sus amigos llegarán hasta las últimas consecuencias para encontrarlo, ayudados por una misteriosa niña (interpretada genialmente por Millie Bobby Brown) y Hopper, el jefe de policía local.

Aquí las razones por las que no puedes dejar de verla:

1. El retorno de una superestrella cinematográfica

La reaparición de Winona Ryder en un papel donde interpreta magistralmente a una madre disfuncional, que pareciera estar todo el tiempo sobrepasada por sus circunstancias. Sin duda el retorno de esta actriz y en este formato es uno de los principales motivos por los que vas a amar Stranger Things.

2. La fórmula: Un grupo de amigos inseparables

Todos los que fuimos niños alguna vez sabremos valorar muchísimo la construcción de un núcleo tan bien logrado como el que conforman Will y sus amigos. El casting está elegido con tanta perfección que uno siente como si hubiera sido parte de la misma clase de grupos inseparables. Hay ciertos guiños permanentes a Los Goonies y a Stand by me -como el explícito homenaje a Stephen King que es- que te hacen querer a estos niños como si fueran tus amigos, logrando situarla como una obra de culto ochentera, sin serlo realmente.

3. Guiños a una época de la que existe nostalgia

La serie está ambientada en el año 1983 y si bien tiende a usar una estética muy ligada a películas como E.T., aun así deja espacio para la inmovilidad temporal que marca a los pueblos como el usado de escenario para esta historia. Sumado a eso, hay una selección musical que engancha a los que fueron jóvenes en esa época: The Clash, Joy Division y Echo & the Bunnymen son algunos de los elegidos para sonorizar la vida de los personajes. La estética se ve traducida también en la vestimenta, las bicicletas, los walkie talkies, los juegos como Calabozos & Dragones, la publicidad demasiado optimista del reaganismo, la influencia de películas como Star Wars, etc.

4. Un misterio que resolver

Toda gran historia que logre mantenerte mirando una pantalla por ocho horas seguidas, tiene que estar relacionada a un misterio del que necesitemos saber la verdad. En este punto, Stranger Things se destaca por mantenerte alerta todo el tiempo. El misterio del paradero de Will será el eje principal para el desarrollo de los capítulos y nos recordará sin duda a maestros del misterio, como King o Craven y a piezas maestras como Pesadilla en Elm Street o La cosa.

 

Foto: Netflix

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.