Revista Intemperie

El Tila: fragmentos de un psicópata, se exhibe por estos días en la Cineteca Nacional

Por: Revista Intemperie
el tila

 

A raíz del caso policial más polémico de los años 2000, vuelve a circular El Tila: fragmentos de un psicópata, protagonizada por Nicolás Zárate. La película, presentada en el SANFIC del pasado 2015, ahora puede verse en la Cineteca Nacional (Centro Cultural la Moneda) hasta el 25 de Julio.

El Tila: fragmentos de un psicópata, es el primer largometraje del director Alejandro Torres Contreras, y retrata la vida del psicópata de la Dehesa, Roberto Martínez Vásquez, alias el Tila. Roberto Martínez cometió su primera violación a la temprana edad de 14 años, fue procesado por sus crímenes, y mientras espera su condena en la cárcel de alta seguridad, escribe el relato de su vida y recorta noticias sobre su caso.

Sin querer victimizarlo, se hace una aproximación a la humanidad que hay detrás del personaje: ¿cómo funciona su mente? ¿la maldad humana nace o se hace? Hay un énfasis en su perspectiva psicótica y violenta, pero también hay una crítica hacia cómo se manejan estos temas a nivel institucional. Por ejemplo, se indica que el Tila pasa gran parte de su niñez en el Sename. Zárate, que también ha actuado en La mala clase de Luis Barrales, dice a El Desconcierto, “el problema real de la delincuencia ya casi no se habla: es la educación. La delincuencia es un síntoma. Dicen ‘¿Cómo la combatimos?: con más cárceles’. La percepción política que hay en este país es absolutamente cortoplacista. Eso no es ir al meollo del asunto, que es educación gratuita y de calidad.”

A lo largo de la película los diferentes capítulos se suceden unos tras otros. Estos ejes se presentan casi de forma irónica porque el largometraje propone un desarrollo no lineal. Por tanto, los capítulos no ayudan a guiar el desfile de eventos en la vida del Tila, que aparecen sin una sucesión lógica aparente. La fragmentariedad del filme consigue graficar una mente dispersa que no logra alinear los acontecimientos con la lógica causa-efecto. Una estructura que intenta demostrar que no todo puede explicarse por medio de la cronología, sino que los muchos episodios de una vida pueden ser producto de impulsos espasmódicos y delirantes. Aun así, tal como el collage de noticias que el Tila tiene en la pared de su celda, los detalles de esta historia se van presentando de manera tal que el espectador pueda armar el puzzle y sacar sus conclusiones sobre este desgarrador caso.

 

 

Foto: “El Tila: fragmentos de un psicópata” (fotograma), de Alejandro Torres Contreras

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.