Revista Intemperie

Un cuadro gótico

Por: Juan Silva
si ellos vieran

 

La punta de un alfiler atraviesa con suavidad el abdomen de una mariposa azul; alguien fotografía rostros próximos a desaparecer; un cuerpo alcanza la postura precisa del yoga. En Si ellos vieran, la quinta novela de Nicolás Poblete, la carne se desgarra entre dos dominios: el de las cosas fijas y aquel del movimiento, la podredumbre, la dislocación. En ese tránsito se desenvuelve una historia familiar, oscura, que se ha construido sobre secretos y vacíos de la memoria.

Es una novela que está escrita con el material espeso de las pesadillas y en su estructura sugiere ese mismo orden. En principio, atendemos a escenas nebulosas y asfixiantes, en las que el lector se esfuerza por encontrar un orden. Hasta que uno entiende, como entiende las pesadillas, y se deja llevar. De allí surge la relación entre Victoria y Eugenio: ella ha perdido recientemente a sus padres en un incendio, y él, durante el luto de su hermana, la recibe en la casona familiar en Valparaíso.

Aunque no lo parezca, esta novela tiene tres protagonistas. Instalándose en las coordenadas clásicas de los textos góticos, la novela de Poblete hace un trabajo impecable al hacer de la casona el más perturbador personaje. Ruidos entre las murallas, poltergeists que quedan en el interregno de la alucinación y la realidad, piezas selladas, escaleras que bajan hasta la playa sombría. Es realmente destacable cómo el Valparaíso – proyectado hacia dentro – de Si ellos vieran se aleja de los Valparaísos comunes de la literatura nacional: aquellos coloridos/mágicos del turista y los de marginalidad impostada. Es refrescante, en ese sentido, el lugar que se compone desde la idea de la podredumbre; las nubes que amenazan, el mar bituminoso, las gaviotas como ratas.

La idea de lo gótico cruza de una u otra forma la totalidad del texto, sostenida principalmente por las dinámicas de la erosión. Los materiales en Si ellos vieran – el material del cuerpo, el de construcción, el de la memoria – se ven constantemente asediados por la corrupción: los cuerpos quieren sanarse con yoga pero se queman, se tuercen y fracturan; los personajes meditan para componerse, pero los vacíos de su memoria hacen tambalear el ejercicio. La misma relación familiar que va gestándose entre sobrina y tío va tiñéndose de una oscuridad supurante, a medida que atendemos a la infancia de uno de los personajes y entendemos qué tipo de sangre corre entre ellos.

Si ellos vieran es un texto oscuro, espeso, que requiere ser leído con tiempo y detención. Ofrece pasadizos, trampas, espíritus corriendo entre las páginas a todos quienes se declaren seguidores de los textos de terror. La atmosfera que levanta es desoladora y, al mismo tiempo, perturbadora e intrigante. Es, también, un viaje hacia pasiones humanas oscuras que nos enfrentan a la pavorosa falta de lógica de la violencia cruda y sin adornos.

 

Si ellos vieran

Nicolás Poblete
Editorial furtiva
255 páginas.

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.