Revista Intemperie

¿Por qué gusta tanto Byung-Chul Han?

Por: Revista Intemperie
byung chul han

 

Hace ya algunos años que este pensador coreano está en el ojo de la filosofía moderna, pero ¿qué es lo que hace tan atractivo a Byung-Chul Han? Sus libros han sido superventas en Europa y también en Chile, agotándose rápidamente. La respuesta podría ser que plantea preguntas necesarias para hombres y mujeres contemporáneos agotados por el sistema neoliberal. Temáticas como la vigilancia en la era digital, la demanda de transparencia en la política, la asfixiante competencia laboral e incluso la posibilidad del amor son tratados con agudeza por este autor que ha revolucionado la filosofía alemana.

En un contexto en el que se celebra la capacidad de Internet y las redes sociales, Han tiene una mirada escéptica que refresca las discusiones filosóficas. A pesar de haber nacido en Corea del Sur (1959) sus estudios de literatura, teología y filosofía los realizó en la Universidad de Friburgo y Múnich. Antes había estudiado metalurgia, pero decidió emprender un rumbo nuevo y dejar todo atrás para irse a Alemania. De allí que su pensamiento esté cruzado con la tradición occidental. De hecho, Han se doctoró con una tesis sobre Martin Heidegger y hoy es profesor de filosofía y estudios culturales en la Universidad de las Artes de Berlín.

Para algunos, el éxito de Byung-Chul Han podría deberse a cómo relaciona las sensibilidades de nuestra época. Sumado a eso, sus textos tienen títulos sugerentes y tienen un estilo directo, adornado por reflexiones potentes. Han critica la “positividad” de la sociedad actual en la que se tiene la idea de que nada es imposible si se hace con esfuerzo, obligando a los individuos a exigirse. Todo esto puede dar paso a enfermedades como la depresión o el desgaste ocupacional. En otras palabras, el sistema neoliberal ha transformado al individuo en sujeto de rendimiento, pues ya no solo lo explotan externamente sino que es él mismo quien se auto exige. Esta explotación es al mismo tiempo una ilusión de libertad que determina las relaciones afectivas. “El esclavo de hoy es el que ha optado por el sometimiento. Uno se ve libre y se explota a sí mismo hasta el colapso”, escribe Han.

la sociedad del cansancio

En cuanto a la transparencia en política, para Han se trata de una obsesión: se cree que hay mayor libertad pero plantea la exposición del sujeto, terminando con el secreto. Han aboga por detener la máquina en la que estamos inmersos y en la misma línea se posiciona contra la tecnología.

El panóptico de esta era es para él el sujeto en sí mismo, que se somete voluntariamente a la observación a través de Internet. Es en este contexto que Han habla de un “enjambre digital” que viene a despolitizar la sociedad. Han mira con sospecha las redes sociales, los teléfonos inteligentes y por supuesto gigantes como Google. “El narcisismo te hace perder la distancia hacia el otro y ese narcisismo lleva a la depresión, comporta la pérdida del sentido del eros. Dejamos de percibir la mirada del otro”, explica.

Probablemente la crítica a una sociedad en extremo exitista es uno de los puntos que hacen que este filósofo coreano-alemán pueda conectar con un gran número de lectores. Desde 1996 Han ha publicado en alemán 16 libros, siendo los últimos seis traducidos al castellano. Entre los últimos títulos está El aroma del tiempo (2009), La sociedad del cansancio (2010), La sociedad de la transparencia (2012), La agonía del Eros (2012), En el enjambre (2013) y Psicopolítica (2014). Estos últimos seis textos dialogan entre sí y tienen referencias a autores como Roberto Esposito, Giorgio Agamben y por supuesto Michael Foucault. Sin duda Byung-Chul Han da cuenta de una tradición que viene de muchísimo más atrás. Sus postulados pueden recordar a autores como Adorno y Horkheimer, Braudrillard o Richard Senett. En nuestro país es un filósofo que se está leyendo y que seguramente nos mantendrá atentos a las nuevas ediciones que lleguen.

 

Foto: Byung-Chul Han en Seúl y Berlín, documental de I. Gresser/abc.es

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.