Revista Intemperie

«Perder teorías» o una teoría general de la espera

Por: Sergio Sepúlveda
perder teorias

 

«El sentido de la vida, decía, había que buscarlo en el
sentido de la espera»

Enrique Vila-Matas

 

La soledad es una ruleta rusa. Nos encontramos en medio del tumulto y los libros parecen ser la única salvación a la condena de no poder conectarnos con otro ser humano.

Esperamos que alguien llame a nuestra puerta.

Y nadie llega.

Seguimos ahí sin saber qué hacer. Y quizás el alter ego de Enrique Vila Matas en Perder teorías (publicada por Seix Barral en 2010, y por primera vez en Chile por Editorial Kindberg, 2016), nos entregue una fórmula para pensarnos a nosotros mismos en un cuarto solitario.

En este libro breve, pero significativo, encontramos lo mejor de Vila Matas. Aquel autor que irradia virtuosismo en Dublinesca (Seix Barral, 2010) y con la cual comparte varios rasgos y obsesiones. Ambas obras parecieran funcionar de manera paralela y en conjunto, dando a entender una reflexión (con ciertas dosis de humor) sobre el proceso de escritura y sobre cómo el escritor busca su lugar en los tiempos modernos.

La trama de «Perder teorías» es tan sencilla como interesante. Invitado en Lyon a un simposio internacional sobre la novela, el protagonista es dejado por un taxi en su hotel sin que nadie aparezca ni mucho menos le diga qué debe hacer. Aburrido, y casi por dejar pasar el tiempo, escribe una teoría general de la novela, que resume en cinco puntos:

1. La “intertextualidad” (escrita así, entrecomillada).

2. Las conexiones con la alta poesía.

3. La escritura vista como un reloj que avanza.

4. La victoria del estilo sobre la trama.

5. La conciencia de un paisaje moral ruinoso.

Este ejercicio teórico y narrativo nos lleva a un paseo donde la realidad del personaje se va fundiendo en la ficción. Son pensamientos en una habitación o en una ciudad que se muestra ajena. Esa barrera entre el mundo real y el mundo ficticio parece tan delgada e inasible como una fina neblina de invierno.

Una teoría fundamental sobre la novela también es una teoría sobre cómo vivir en esta época, de cómo afrontar un mundo hostil y tan lleno de estímulos pasajeros. Es un llamado a concentrarnos en eso que pareciera no tiene importancia. Algo tan sencillo como pensar en qué pensamos cuando nos toca esperar en una fila de un banco, en el supermercado, en una notaría o en cualquier sitio. No tiene que ser una teoría sobre la narrativa, evidentemente. La idea es ir más allá de la espera, cuestionarnos nuestro entorno y, por qué no, reflexionar sobre cosas tan sencillas y profundas como el viento, la lluvia o el hastío de vivir en un mundo que va tan deprisa.

«Perder teorías» es un viaje interior que reflexiona sobre el poder de la espera ante el acontecimiento. Son esos instantes introspectivos donde nos encontramos a nosotros mismos: en silencio, en soledad o en medio de una noche donde el sueño parece un horizonte demasiado lejano.

 

Perder teorías

Editorial Kindberg, Chile, 2016

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.