Revista Intemperie

Me inserto en lugares que tienen una atmósfera que pertenece más al universo de la ficción que la realidad: Entrevista con Gianfranco Foschino

Por: Nicolás Poblete
Gianfranco Foschino2011.jpg

 

Gianfranco Foschino (Santiago, 1983), estará compartiendo parte de su evocativa obra en las galerías Ekho Gallery y Metales Pesados Visual, desde el 17 de marzo al 7 de mayo. Será una oportunidad especial para ver algunas de sus obras en plena operación; experimentar las muestras en su actuación y ver al público interactuar con ellas, una de las virtudes que permite la magia de la instalación en vivo, en el fugaz momento en que esa simultaneidad se produce.

TIME LAPSE (de la cual una selección fue presentada ya en los EE.UU. y Alemania) es el título de la muestra y, como el concepto indica, tiene que ver con la percepción del tiempo y de cómo los seres vivos y el entorno natural o urbano evolucionan, se alteran e incluso involucionan en la medida que son afectados por el tiempo. La muestra incluirá video instalaciones, proyecciones y fotografías en diferentes formatos (cajas de luz e impresiones), que privilegian planos de ciudadanos en una paradójica ‘ausencia conectada’. Las video instalaciones de Foschino son especialmente sugerentes, pues suelen presentarse en tiempo real, con loops continuados que les otorgan un hálito zen.

Uno de mis favoritos, “Espíritu Santo”, que se puede ver en Vimeo, muestra una carretera siendo invadida, sutilmente, por una insistente niebla. Hay algo ominoso en ese ‘espíritu’. ¿Qué visualizaste aquí?

Uno de los puntos de partida de los vídeos que hago es muchas veces verme inserto en lugares que tienen una atmósfera que pertenece más al universo de la ficción que la realidad, como escenarios sacados de una película. Una atmósfera, una luz que genera un misterio y que son escenarios que tienen esa vibración. Concibo, como ateo, esta visión. No entiendo la mayoría de las religiones en las que el espíritu santo suele ser representado por figuras humanas. Si hay algo divino esto está relacionado con la naturaleza y los ciclos de la naturaleza. Esta bruma que aparece y desaparece tiene relación con una cosa ‘divina’ que en ciertos momentos la naturaleza revela, como una presencia que se revela a las espaldas. Mi ejercicio de trabajo es bastante voyerista. Siento que en un video como éste, la naturaleza no está alerta de que yo estoy ahí observándola. Este juego de la neblina es un lugar íntimo que no debería ser observable, hay que ser muy cauto para que este tipo de situaciones acontezcan.

Entre tus obras destacan “Estrecho de Magallanes”, “Isla de lobos”, pero también planos en lugares tan diversos como Tokio, Río, California. ¿Cómo funciona esta expansión de locaciones? ¿Buscas un hilo conductor en tus ‘objetivos’?

No busco un hilo conductor. El hilo conductor es sin duda el tiempo, como es el tiempo en distintas locaciones. Más que buscar un hilo, ese hilo se genera en el momento de concebir las exhibiciones. Ahí selecciono ciertas piezas que me hagan sentido, temáticas en común y una forma de enfrentar el tiempo. Yo estudié cine y creo que la película se monta en la galería, entonces cada pieza sería una escena aparte y el guión se construye en el complemento de estas distintas escenas. Las que se mostrarán vienen desde el 2011 y hasta el 2015.

De manera semejante, los pics de algunas de tus instalaciones, por ejemplo la serie “Hidden stories” (Historias escondidas) muestran ejemplos humanos de distintas procedencias, a veces, radicalmente opuestos. ¿Qué te atrae de tan amplia gama de sujetos?

Cuando miro a las personas son sujetos icónicos y observo a gente en el centro de Tokio; son personas que fácilmente podrían también, no por los rasgos, pero por sus actitudes, ser personas en el centro de Santiago, Nueva York o cualquier capital contemporánea. Si retrato trabajadores que están haciendo obras en una plaza pública de Sao Paulo, también podría ser una representación de otro país latinoamericano. Cuando los personajes son retratados en mi trabajo, manifiestan modos de vida que son comunes. No estoy hablando de esos personajes de manera puntual, sino de representar ciertos modos de vida de ciertas personas, observando sus conductas desde lejos: el oficinista es un oficinista, el trabajador, trabajador, el estudiante, estudiante. No hay algo personal, sino sujetos que representan la iconografía de sus personajes.

Los espacios naturales pero (aparentemente) deshabitados también son prominentes en tus instalaciones. ¿Cómo diferencias el proceso que privilegia escenarios naturales con el que pone el ojo en cuerpos mortales?

Para mí no hay privilegios. El ejercicio de observación es bastante similar. Tiene que ver más conmigo, con cómo enfrento las situaciones, que con el objeto que estoy observando. Soy un observador que pasa inadvertido en los lugares. Es más difícil para mí enfrentar a las personas que al paisaje. El paisaje, la reacción que se provoca en tu presencia es menos concreta, pero cuando estás representando personas siempre hay una reacción, a menos que mantengas una gran distancia para no perturbar esa acción. Sin embargo en ambos casos yo estoy tratando de ver el comportamiento, como se comporta el paisaje, la gente, el big picture, todo lo que está rodeando el encuadre, lo que va a modificar el cuadro. Mi preocupación tienen que ver con dónde pongo la cámara y el encuadre que hago.

Tú ya presentaste tus obras en el extranjero. Después de exhibir en Ekho y Metales Pesados habrá una muestra en el MAVI. ¿Cómo ves la recepción a artistas locales en nuestro país?

No sé. Depende de qué artistas. Hay muchos artistas, como en mi caso, que lamentablemente tienen que ser reconocidos fuera antes de ser considerados acá en Chile. Por ejemplo acá en Chile, no sé ahora, pero cuando empecé, ser joven era complicado, defender tu obra siendo joven era difícil, mientras que afuera eso se ve como un plus, porque galeristas ven que has trabajado de manera prematura tu trabajo. Aquí la experiencia es muy relevante. La obra está muchas veces por debajo de otro tipo de elementos: tu edad, la escuela, los lugares donde has exhibido anteriormente, cosas que, en mi experiencia fuera, vienen después del trabajo.

 

Foto:

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.