Revista Intemperie

10 imperdibles del Persa Bio-Bio

Por: Bernardita Yannucci
Fotograf’a del Persa Bio-bio, para el tema "sue–os persa" de la secci—n Carta Blanca de El Semanal de La Tercera. Santiago; 11 de febrero de 2012. Foto: Pablo Sanhueza/Colaborador

 

Toda gran ciudad guarda rincones imperdibles donde es posible respirar de lo que verdaderamente está hecha. Santiago no es la excepción y si bien está lleno de lugares para realizar un lindo paseo de fin de semana, en pocos de ellos se puede encontrar tanta diversidad como en el barrio Franklin, que alberga entre sus calles al famoso Persa Bio-Bio.

Ubicado en el sector sur de la comuna de Santiago, este mercado está levantado dentro de antiguos galpones industriales que se fueron desocupando por la desaparición del matadero Franklin y posteriormente por la crisis económica de 1982. Actualmente está conformado por 12 persas que reúnen comercio establecido e informal, en los que se puede encontrar desde muebles y juguetes hasta vinilos o estampillas de colección. Aquí la lista de mis imperdibles:

Juguetes: Este barrio es ideal cuando se quiere buscar juguetes vintage, de colección e incluso nuevos a precios muy convenientes. Cada vez que voy visito uno de mis locales favoritos, La Liga del Juguete, ubicado en los locales 236-237-238 del Persa Santa Rosa (Santa Rosa 2260). Aquí he podido encontrar figuras y peluches de personajes de Peanuts, Dumbo, Popeye, Babar y El mago de Oz. En mi última visita encontré un Pepe Grillo de peluche que ahora cuida mi escritorio. También hay figuras de Playmobil para quienes somos fanáticos de estos juguetes de origen alemán y claro, todo a precios muy bajos.

Libros: Entre los galpones es posible encontrar varias tiendas de libros, pero una de las mejores, donde siempre se encuentra algo interesante y a buen precio es Libros Marco, ubicada en el local 250 del sector 7 del Persa Víctor Manuel (Víctor Manuel 2250). Poesía, narrativa e historia son sus fuertes y los precios, aunque módicos, siempre pueden ser conversables.

Música: Desde que revivió el amor por los discos de vinilo, en el barrio se han instalado muchas tiendas especializadas, transformándose así en uno de los sectores de Santiago mejor abastecidos. Aquí es difícil elegir sólo una tienda porque cada una tiene lo suyo. Por lo mismo, si el plan es ir en busca de tu música favorita en este formato, hay que ir con tiempo para alcanzar a revisarlo todo, aunque es imposible logarlo en un solo día. Uno de mis favoritos es Vitrolita Music Store, ubicado en el local 60 del galpón 6 del Persa Santa Rosa. Si bien es uno de los más pequeños, el surtido está muy bien seleccionado. Miguel Araneda, su dueño, tiene ojo clínico para detectar qué vinilos te van a gustar y sus recomendaciones siempre son certeras. Aquí encontré un vinilo antiguo de Los Aristogatos que es pura belleza.

Otra buena opción para buscar vinilos es la disquería “Kali Yuga Distro”, ubicada en los locales 92-93 en el galpón 4 del persa Víctor Manuel. Aquí la variedad es amplia, se encuentran desde discos clásicos como los de The Beatles hasta Echo and the Bunnymen, pasando por King Crimson. Amerita darse una vuelta.

Si se trata de buscar cedés, en el mismo galpón 4, en los locales 55-56 está Disco Seta, lugar donde es posible encontrar discos a $4.000 como el Corazones de Los Prisioneros, discos de Sigur Rós a $5.000 o el último de Belle and Sebastian a $6.000. Punto a favor es que tienen Redcompra.

Mapas: Otro imprescindible del barrio es el local 30 del Persa Santa Rosa, allí es posible encontrar mapas antiguos de distintas partes del mundo, recortes de revistas viejas, partituras, láminas de ilustraciones de enciclopedias, entre otras antigüedades. Aquí he conseguido desde mapas de Islandia, con monstruos marinos incluidos, hasta ilustraciones antiguas de cuentos infantiles. En este lugar puedes quedarte un buen rato mirando y su dueño no se hace problemas para mostrarte todo lo que quieras o incluso conversar sobre las formas en que ha ido juntando tanto material. Los precios varían según la calidad y rareza de cada cosa, pero siempre vale la pena.

Mimbre: La oferta de muebles en el persa es amplia y para todo tipo de públicos, todo depende de si quieres encontrarlos restaurados, nuevos, usados, etc. Una de mis opciones favoritas es el local “Persianas de totora Juan Alberto” donde hay de todo hecho en mimbre a precios reales y no inflados como en las tiendas de diseño que revenden lo que les compran a estos pequeños negocios. Por ejemplo, aquí encontré una canasta de picnic que busqué por mucho tiempo, grande y con cubierta por $15.000. Muy recomendable.

Comidas: Cuando vas de paseo al barrio, es obligado comer en alguno de los restaurantes que también inundan los galpones. Para mi gusto, los mejores están en el Persa Santa Rosa, donde la oferta gastronómica es variada, rica y a precios muy razonables. Si se trata de comida peruana, Doña Tere con Sabor (Locales 4-5-6) es uno de los que te obliga a volver, teniendo uno de los suspiros limeños más ricos de Santiago. Para comida chilena rescato uno que descubrí hace poco, el Gusto Criollo (Local 14), donde por $7.000 aprox. puedes disfrutar de una ensalada, fondo y bebida. Las estrellas de la carta son la plateada con papas fritas y la lengua nogada con arroz. Para seguir recorriendo con ánimo o para irse feliz de regreso a casa.

Si sólo quieres hacer una pausa breve, el Weekend Café es una gran opción. Esta cafetería ubicada en Víctor Manuel 2294, tiene una amplia oferta en helados artesanales que no tienen nada que envidiar a sus colegas de barrios como Lastarria o Italia. Entre sus mejores sabores está el de maracuyá/mascarpone, el de arroz con leche y el de manjar. Por $2.100 puedes elegir uno doble para seguir la caminata de galpón a galpón.

Cómo llegar al Persa Bio-Bio:

La manera más simple es llegar en metro: Línea 2, Metro estación Franklin. Desde el metro estarás a una cuadra del inicio de los galpones, sólo hay que caminar en dirección a la cordillera y seguir calle Placer.

 

Foto: Pablo Sanhueza / La Tercera

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.