Revista Intemperie

Los libros del 2015

Por: Revista Intemperie
libros 2015

 

A punto de terminar el 2015 y con un montón de nuevas lecturas en la espalda, el camino lógico es preguntarse qué libros estuvieron entre los mejores del año. Como la idea es reforzar la pregunta y no la respuesta, ofrecemos estas recomendaciones sin ánimo concluyente, ni menos de ranking. Son las recomendaciones personales de escritores, críticos y colaboradores de Intemperie.

Sumisión.indd

Sumisión, de Michel Houellebecq (Anagrama)

A la luz, primero de los ataques a la revista francesa Charlie Hebdo y luego de los atentados en Paris del 13 de noviembre, resulta insoslayable remarcar como el escritor Michel Houellebecq anticipó como nadie el actual choque de occidente contra el mundo musulmán. Cuando se supo el año pasado de que iba la novela, a saber, que Francia se convertía en país islámico, no fueron pocos los que sonrieron con sorna y pensaron que Houellebecq deliraba. En cambio hoy, de cara a una confrontación que tiene todos los visos de escalar hacia un conflicto de magnitud global, no queda otra que reconocer la mirada visionaria del autor francés.

Sumisión es la historia de Francois, un profesor universitario experto en Joris-Karl Huysmans, autor a quien tiene de guía espiritual e imita de forma desesperada intentando salvar su propia existencia. Ambientada en el año 2022, buena parte de la novela se aboca a las elecciones presidenciales francesas y donde, sorprendentemente y en base a múltiples alianzas, el partido de la Hermandad Musulmana logra abrirse paso hasta colocar a su candidato Ben Abbes en el Palacio del Eliseo.

El hecho que los musulmanes ganen la contienda es justificado por Houllebecq en base al agotamiento de las sociedades occidentales. La obsesión por el dinero y el consumo han vaciado nuestras almas y nos han reducido a individuos aislados y separados del resto de la comunidad. Nada fuera de nuestro propio destino nos importa y es entonces cuando una sociedad más organizada y cohesionada como la musulmana con fines bien delimitados en base a la religión puede pasarnos por encima.

Si bien Sumisión es una novela menos elaborada que Plataforma o Las partículas elementales, es una obra que nos permite tantear y comprender nuestro complejo presente. En una época de creciente belicosidad, la novela de Houellebecq nos ayuda a entender que el origen de dicha animadversión se encuentra más bien en nuestras propias falencias que en los sueños y anhelos de los hombres venidos de tierras lejanas a los que consideramos nuestros enemigos. La culpa que, como dice Shakespeare, no está en las estrellas sino en nosotros mismos.” (Por Andrés Olave)

maniobras de evasion

Maniobras de evasión, de Pedro Mairal (UDP)

Maniobras de evasión del argentino Pedro Mairal (1970), autor de Una noche con Sabrina love (con la que recibió el Premio Clarín), Pornosonetos, El año del desierto y El subrayador, entre otros, reúne textos intensos y relevantes relativos a su biografía, a sus momentos claves –que incluyen también los absurdos–, algunos inéditos, otros publicados en revistas o blogs, en los que despliega un estilo libre, que tiende a apuntar al inconsciente ”repetitivo y obse”, como lo llama.

La variedad de formatos lo llevó a pensar que estos textos nunca se unificarían más que en la banda ancha, pero el volumen de Ediciones UDP, a cargo de Leila Guerriero, les otorga una articulación coherente, que sirve para entender una de las voces más importantes de la Argentina actual. Aquí Mairal se nos presenta en diferentes facetas: como un escritor lúdico y gracioso, las más de las veces, intenso y honesto o crudo, emotivo, o porno y cachondo en otras.

Es difícil escribir en el mismo aparato en que se pasa bien: la computadora es el correo, es la televisión, son los amigos y el cachondeo; hay que luchar más. Ayuda la presión de algún editor que impone un plazo final. De flojo, Mairal empezó a aceptar cualquier trabajo y a transformarse en una especie de mercenario erótico, un sexólogo literario: “Te animás a escribir un mini ensayo sobre las tetas?” Ok. ¿Te animás a escribir un texto sobre el culo femenino?” Por supuesto”. “Así me hice nombre de autor que escribe sobre sexo”, dice De ahí surgió el “Ensayo sobre las tetas” o el del trasero de la abogada que aparecen en este volumen.

Mairal se ríe de sí mismo y de todos, y el humor por lo general da el cierre perfecto, como en“Quiero escribir pero me sale espuma”, en que habla de la escritura, del amor y por alguna razón recoge la evolución de las cubeteras de hielo.” (Por Joyce Ventura)

como puede ser la democracia

Cómo puede ser la democracia, Idea y texto: Equipo Plantel, Ilustraciones: Marta Pina (Media Vaca. Valencia, 2015)

Se trata del primer libro de una serie de cuatro títulos publicada entre 1977 y 1978 por la editorial barcelonesa La Gaya Ciencia, todos ellos recuperados para una nueva colección de Editorial Media Vaca, llamada tal como la colección original, Libros para Mañana.

“La democracia es como un recreo en el que todos pueden jugar a todo.
La gente puede pensar lo que quiera, decir lo que quiera y reunirse con quien quiera. Porque todos participan y deciden un poco”, dice el libro en sus primeras páginas y luego va explicando a los pequeños lectores que en el juego democrático, como en todos los juegos, hay leyes y reglas que cumplir, que las personas que piensan parecido se agrupan en un partido político y que en la mayoría de las sociedades hay conservadores y progresistas. Lo importante es que en una democracia “cada uno se apunta o vota al partido que más le gusta, con el que más de acuerdo está”.

De esta manera, el libro explica que jugar a la democracia es ante todo “jugar a la libertad” y que eso además de ser un derecho es una responsabilidad. Además de la capacidad de los autores de explicar un concepto complejo de manera tan simple y concreta, llama la atención  la tremenda vigencia de un texto publicado a pocos años de la muerte de Franco, cuando la transición española requería que muchos de los grandes recordaran lo que implicaba la democracia y muchos de los chicos la conocieran por primera vez.

Cómo puede ser la democracia, a más de treinta años de su publicación, se sigue leyendo con interés y nos deja pensando qué tanto hemos avanzado los adultos en la comprensión de este juego. (Por María José Ferrada)

que verguenza

¡Qué vergüenza!, de Paulina Flores (Hueders)

A partir de situaciones muy cotidianas, los cuentos de ¡Qué vergüenza! se transforman, casi sin notarlo, en relatos de una notable intensidad psicológica. Llenos de ecos literarios muy discernibles, desde Faulkner a Murakami, el tono de la opera prima de Flores termina siendo completamente personal; un estilo propio, alejado de las experimentaciones formales, pero minucioso en la exploración fina de estados mentales y emocionales. Los narradores de este libro son fisgones irredimibles, que en sus mejores momentos se transforman en flaneurs anonadados ante el flujo existencial de la vida, arrastrando consigo al lector en esas neurosis larvarias que parecen ser el alimento esencial de todas nuestras vidas. (Por Pablo Torche)

god help the child

God help the child, de Tomin Morrison (Alfred A. Knopf)

Toni Morrison, la última norteamericana en obtener el Premio Nobel de literatura, volvió este año a las pistas con una maravilla, que ya desde los ecos bíblicos de su título atrapa la atención del lector al dedicarle la novela. “To you”, se lee en la primera página, para ti.

La novela nos muestra a Bride, la protagonista veinteañera, como centro narrativo. La historia es contada por distintas voces, y, a través de ellas, vemos con nitidez el trauma que inconscientemente carga Bride, quien circula por las páginas con inocencia, sin dimensionar el estigma que acarrea. Su madre es afroamericana, pero de tez clara, al igual que el padre, y siente que algo no anda bien en el mismo momento del parto, cuando comprende que su hija es de un tono tan oscuro, es tan negra, que la rechaza: le impide llamarla Madre o mamá. A cambio, le ofrece el apelativo “Sweetness” (Dulzura). Tampoco la castiga físicamente, pues evita a toda costa tocarla; la envía a su pieza y así sortea cualquier contacto físico para con su hija. Sin embargo Bride se transforma en una chica bella a cargo de una empresa de cosméticos. Su belleza es la del otro, del exotismo. Un diseñador le recomienda usar solamente blanco, para resaltar su piel. Y eso es lo único que Bride usa, fascinada al descubrir las numerosas tonalidades del blanco: marfil, ostra, blanco papel, nieve, crema, champaña, fantasma, hueso, etc.

Con God help the child vemos que la pluma de la octogenaria escritora no ha claudicado en su intento por dar voces a los marginados raciales de su patria. Y su mensaje parece más actual que nunca, a la luz de la creciente violencia que el país ha atestiguado estos últimos años. (Por Nicolás Poblete)

no te ama

No te ama, de Camila Gutiérrez (Plaza & Janés)

Para mí, este libro tiene un factor que se agradece un montón cuando buscas lecturas no académicas a las que generalmente nos acostumbramos los que hemos estudiado literatura: no pretende ser un libro denso a pesar de exponer un tema que cada vez está más necesitado de oídos en nuestro país. Se cuenta desde la experiencia de lo cotidiano, desde el antes y el después de que pase algo, tal como a cualquiera le pasa: se enamora, se confunde, se desenamora, se extraña, se sufre, se vuelve, se supera. Otro factor que me hizo pensar en este libro como uno de mis favoritos del año, es la risa. Me hizo reír genuinamente en varios momentos y ese factor no arruina la nostalgia que carga el libro. (Por Bernardita Yannuci)

nancy

Nancy, de Bruno Lloret, (Cuneta)

Acostumbrados a la exaltación de la sobriedad en la narrativa, Nancy me parece de las mejores y más originales cosas del año. El delirio de la protagonista, la creación de imágenes, la intervención poética de las equis es impecable en su extrañeza, inclasificación, donde la pobreza, la religión, los gitanos, extraterrestres, gringos y la gente que desaparece participan del mismo espacio sofocante. La provincia.

No todas las mujeres son Nancy, no todas ven fantasmas en las radiografías, ni van a comer leche en polvo a cucharadas a la playa, pero este personaje logra encarnar gran parte de los temores femeninos: la pérdida de la virginidad, el abuso, el abandono, la violencia, la enfermedad, la vergüenza, el alcoholismo, la soledad. En el relato de Nancy lo más potente es el lenguaje, la mirada de Bruno en las palabras que escoge, que pese a ser muy joven encuentra un tono honesto y preciso, donde la sospecha inicial de una voz masculina narrando a una mujer desaparece a medida que se avanza en el relato. Un gran ejercicio narrativo, sin duda. (Por Natalia Barbelagua)

 

Temas relacionados:

• Poesía 2015. Los libros recomendados, por Intemperie

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.