Revista Intemperie

Mutilados, fragmentos de la violencia de Chile

Por: Federico Zurita Hecht
Mutilados

Federico Zurita sobre una obra que pone en evidencia, y cuestiona, el discurso de superioridad de Chile frente a sus vecinos y otros absurdos del identitario nacional

 

La obra Mutilados, escrita y dirigida por Andrea Franco, viene a incorporarse a una discusión sobre la validez del relato oficial de la historia de Chile y cómo éste participa de la construcción del presente. El foco, en este caso, está puesto en las causas y efectos de la Guerra del Pacífico realizada hace más de 130 años. La contrastación de discursos que formula la obra Mutilados se hace relevante por dos causas. Primero, por la reapertura, en la última década, del debate sobre conflictos limítrofes generados por esta guerra. Y segundo, por la constitución de la xenofobia como rasgo cultural de la sociedad chilena actual, en concordancia con los relatos heredados por las justificaciones de este enfrentamiento. La obra pondría en tensión los argumentos históricos que ha esgrimido Chile para delimitar su territorio y para justificar una supuesta superioridad nacional que, finalmente, como parte de la conformación del discurso identitario nacional, se traduce en superioridad étnica.

La acción se construye a partir de la sucesión de cuadros que, en su interrelación (como si de fragmentos de un cuerpo “mutilado” por la violencia se tratara), construyen un mapa del relato que busca desarticular la supuesta superioridad regional de Chile. Los protagonistas de la acción son los soldados que, en condiciones inhumanas, se encaminan a una falsa confrontación nacional. Niños, mujeres, indígenas del sur del país pelean realmente por intereses económicos que solo conciernen a los sectores dominantes. El burgués se viste con un impecable traje, el oficial se yergue como un personaje mítico sobre un caballo metálico y los soldados rasos parecen muertos en vida. La palabra cholo se esgrime como una gran ofensa y las vírgenes nacionales se enfrentan en una disputa argumentativa sobre quién es mejor. En esta disputa, la virgen del Carmen es la que se presenta como la más xenófoba y aspiracional.

Con el propósito de pensar la historia como una continuidad y no como un trozo que funciona desvinculado de un proceso que incluya otros tiempos, Mutilados formula un recorrido por el desierto del norte de Chile, moviéndose de forma pivotante por distintos tiempos, por distintos fragmentos de la historia de la violencia de nuestro país. Otras violencias aparecen como si la Guerra del Pacífico hubiese incorporado el norte al territorio chileno como un lugar marcado por la muerte, un lugar apropiado para repetir la mutilación.

El norte de Chile, que fue la tumba de los soldados que pelearon aquella guerra absurda, fue también la tumba de los prisioneros políticos casi cien años después del enfrentamiento contra Perú y Bolivia. Pero fue además la tumba de la guagua de la pastora Gabriela Blas y también de su inocencia tras la culpabilidad que la justicia le otorgó luego de que su hijo se extraviara mientras ella cuidaba los animales. La actriz que personifica a Gabriela es, también, la india de 1879, cuando aquel territorio no pertenecía a Chile. La india, como generalización, entonces, es lo excluido del discurso identitario nacional. Es la chola, incluso si es ciudadana chilena.

La representación del odio a la chola extranjera, e incluso a la chola chilena, es una de las herramientas de la obra para construir la historicidad que explique el absurdo del discurso identitario nacional. Los soldados chilenos sobreviviendo de la caza de aves en el desierto es un grito que busca acallar la estúpida acusación que dice, hoy, que los inmigrantes peruanos se alimentan de palomas. Los tiempos de la historia de la violencia de Chile se interconectan en este rizoma que constituye la obra Mutilados.

 

Mutilados

Dramaturgia y dirección: Andrea Franco
Asistente de dirección: Pablo Striano
Elenco: Mauricio Aravena, Carlos Briones, Mario Cáceres, Ignacia Goycoolea, Carolina Matus, Carol Méndez, Francisca Peró, Paulina Sarkis y Pablo Striano
Escenografía e iluminación: Raúl Aguirre
Vestuario y gráfica: Camila Franco
Música: Tomás Pinedo, Mario Cáceres
Audiovisual: Herbívoro Films
Producción: Épica Producciones

Espacio Perrera Arte
Parque Los Reyes, entre Bulnes y Cueto
Del 9 de octubre al 1 de noviembre
Viernes a sábado 21 hrs. Domingo 20:30 hrs.

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.