Revista Intemperie

“Son cartas cuando están en tránsito y pinturas cuando llegan.” Entrevista con Eugenio Dittborn

Por: Montserrat Madariaga
Eugenio Dittborn

 

El artista Premio Nacional de Artes Plásticas 2005, lleva más de treinta años realizando Pinturas Aeropostales. Estas obras de grandes dimensiones explica el artista, han recorrido el mundo por correo aéreo. Una de éstas llegará el sábado 7 de noviembre al Festival Puerto de Ideas en Valparaíso. Se exhibirá desplegada y Eugenio Dittborn estará ahí para dialogar con los asistentes.

La primera Pintura Aeropostal voló en 1984. Fue un punto de inflexión para el artista. Desde entonces, Eugenio Dittborn se dedica a producir y hacer circular enormes obras, que contienen grabados y dibujos, dobladas hasta caber en un sobre común y corriente. Por eso, las Pinturas Aeropostales son transgresoras. Traspasan las fronteras del formato tradicional del arte pictórico, pero también cruzan límites geopolíticos y culturales.

Dittborn ha mandado sus mensajes desde diversos “Chiles”, rompiendo su aislamiento en la década del ’80 de plena dictadura, hasta hoy, en tiempos de una globalización donde los bienes circulan libremente, pero no así las personas. En todas estas etapas, a Dittborn le ha interesado atravesar los clichés. El artista estará disponible para una conversación sin eufemismos, a partir de una de sus Pinturas Aeropostales, el sábado 7 de noviembre en el Parque Cultural de Valparaíso, a las 12:30 horas.

To Hang Airmail Painting No.5 1984 Eugenio Dittborn born 1943 Presented by the Latin American Acquisitions Committee, with funds provided by the American Fund for the Tate Gallery 2004 http://www.tate.org.uk/art/work/T11827

To Hang Airmail Painting No.5 1984 Eugenio Dittborn / Tate Gallery

Ha dicho que el pliegue en sus Pinturas Aeropostales es “la madre del cordero”, que “no hay aeropostalidad sin el pliegue” pues es la huella del viaje. ¿Qué lo motiva a romper con el formato y la circulación tradicional de la pintura y por qué escogió la carta como “estrategia” artística?

El pliegue en las pinturas es, como dices, la madre del cordero. Sin pliegues no hay posibilidad de reducir la superficie de las obras, ni posibilidad de introducirlas en sobres y enviarlas por correo.

Cuando hablas de “circulación tradicional de la pintura”, yo diría simplemente que la pintura tradicional no circula. Es llevada invisible y secretamente de un museo o galería a otro. Mi trabajo circula abierta y visiblemente. No estoy de acuerdo cuando dices que escogí la carta como estrategia artística. Escogí la pintura como estrategia artística. Una pintura móvil, liviana, hecha para llegar a cualquier lugar de la tierra en un tiempo muy breve y por poco dinero. Para redondear, o mejor dicho, para ir al corazón del asunto, yo diría que las pinturas aeropostales tienen dos cuerpos. Son cartas cuando están en tránsito y pinturas cuando llegan y se despliegan en los lugares de destino. Esos dos cuerpos o estados no se dan a ver nunca juntos.

Sus Pinturas Aeropostales son encargos desde el extranjero. ¿Cómo es el proceso de creación de éstas o cómo escoge los elementos que contendrán

Para resumir mi respuesta yo diría que intento, aunque de manera muy general, romper los clichés respecto a la idea que se tiene de Chile (y romper también mis propios clichés). En varias oportunidades he incluido en mis pinturas reproducciones de cuadros pintados en la ciudad donde la pintura aeropostal ha sido invitada. Recuerdo una obra expuesta en un museo en Amberes, Bélgica, ciudad en la que vivió Breughel, un pintor flamenco del siglo XVI. Incluí en esa pintura aeropostal la imagen de una obra de Breughel. La sorpresa del público fue grande. Refiriéndose a mí, el público se preguntó ¿de donde salió este? ¿Quién es este?

Y para terminar con la respuesta quería subrayar una palabra que aparece en la pregunta, la palabra encargo: Las pinturas aeropostales son invitadas a ciudades e idiomas precisos, museos y galerías con arquitecturas precisas. A todo eso, entre otras cosas, debe responder una pintura aeropostal.

Estas obras han sido estudiadas desde la perspectiva del cruce de fronteras geopolíticas y del nomadismo. ¿Qué relación ve usted entre sus Pinturas Aeropostales y estas temáticas?

Las pinturas aeropostales cruzan fronteras de incógnito, practicando un nomadismo singular: al circular sólo el cuerpo aeropostal de las obras es visible: al llegar a destino las obras muestran su otro cuerpo. El cuerpo pictórico.

Aquí va una cita de uno de mis textos. Dice así: “Llegan las aeropostales y, en ellas, desplegadas y colgando del muro, se concentran los ojos. Luego se dispersan ante la partida inminente. Ver una pintura es ver entre dos viajes”.

Por último, ¿Por qué aceptó participar en Puerto de Ideas? ¿Qué pueden esperar de su presentación quienes asistan a ella?

Acepté porque no había ninguna razón para no hacerlo. El público, se me ha dicho, es muy heterogéneo. Señoras, caballeros, señoritas, estudiantes, curiosos, postgraduados ¿veraneantes? y de todo eso, cantidades. No sé qué va a pasar. Habrá una pintura aeropostal de grandes dimensiones desplegada, ofreciéndose a la vista, al placer y al entendimiento de los asistentes. Es clave que la obra esté ahí porque lo que no quisiera es dar una conferencia o una charla o una clase. Voy a esperar preguntas y comentarios de tal manera de enlazar todo eso a la pintura que estará allí y que es, en verdad, la que irá preguntando y respondiendo. Por eso es tan importante que la obra esté físicamente muy cerca del público.

 

Foto: thisischile.cl

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.