Revista Intemperie

Palabra imposible y cuerpo deformado: la idea de la violencia

Por: Federico Zurita Hecht
hombre con pie sobre una espalda de nino

 

Un asunto está claro en la obra Hombre con pie sobre una espalda de niño. El que busca hablar, no puede hacerlo porque hay una fuerza imponiéndose sobre él. La posibilidad de identificar esa fuerza y darle nombre definitivo no es posible. Y esa es probablemente la particularidad de la estrategia de la obra dirigida por Amalá Saint-Pierre a partir de un texto de 2005 de Juan Claudio Burgos, pues ésta se articularía en función de tal apertura y no del cierre en la identificación de la fuerza, para precisamente poder expresar que la violencia proviene de múltiples direcciones.

El único personaje en escena, a cargo del actor Francisco López, busca comunicar su padecimiento pero se convierte en un niño que solo articula discursos cortados. En ese acto se manifiestan relaciones de poder, pero también se manifiesta la naturaleza humana que con su lenguaje no es capaz de explicar el mundo. La violencia puede ser la que ejercen unos contra otros en un mundo estructurado políticamente por razones económicas u ordenado por géneros a partir de parámetros patriarcales y héteronormativos; pero también, como consecuencia de lo anterior, la violencia puede ser propia de la existencia humana en un marco social que concibe, para cada ser humano, al infierno encarnado en los otros. El niño, por tanto, que enuncia su monólogo impronunciable puede estar siendo agredido por el Estado, por la comunidad o por Dios, pero es a fin de cuentas una violencia humana. Se materializa, así, en escena, la idea de violencia.

Para construir la imagen propuesta en el párrafo anterior, Hombre con pie sobre una espalda de niño se sostiene en la palabra que fracasa y en el cuerpo que se amolda por el peso de la violencia y, como consecuencia, se deforma, pero también deja una marca de su contorno en el mundo, semejante a la marca del Sudario de Turín que, en este caso, es una marca blanca del impacto del cuerpo del niño sobre una superficie de madera. Pese al uso de la palabra (y posiblemente sosteniéndose en el fracaso estratégico de ésta), la deformación del cuerpo va adquiriendo, en la obra de Saint-Pierre, semejanzas tangenciales con la expresividad del cuerpo en el Teatro Butoh. La vida, la angustia de la existencia en un mundo violento, se presenta como una agonía permanente. Hay en el gesto sutil de citar al Butoh una confirmación de la idea de violencia como imagen que se superpone al fracaso de la palabra. La obra finalmente logra decir simbólicamente la incapacidad de decir la violencia.

 

Hombre con pie sobre una espalda de niño

Dramaturgia: Juan Claudio Burgos
Dirección: Amalá Saint-Pierre
Elenco: Francisco Paco López
Creación y Producción: colectivo Mákina Dos
Del 10 de octubre al 8 de noviembre
Jueves y viernes 20:30 hrs. Sábado y domingo 19:30 hrs.
Microsala 1, Explanada Matucana 100

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.