Revista Intemperie

Los 17 años del teatro del Puente

Por: Revista Intemperie
teatro del puente

El Teatro del Puente cumple 17 años y sus directores Freddy Araya y Francisco Ossa, reflexionan sobre su labor

 

Hoy el Teatro del Puente cumple 17 años y al hablar de su historia, estamos hablando de la historia del teatro contemporáneo nacional. Para muchos artistas jóvenes, el Puente ha sido un espacio fundamental en sus carreras. En él, se han podido poner a prueba y desarrollar sus propuestas, aportando a la escena local. Hoy en día, Teatro del Puente, es un referente cuando se revisa la historia reciente del teatro nacional.

Es justamente éste el espíritu que ha orientado la gestión del Teatro del Puente, durante todos estos años: generar un espacio de experimentación para que los creadores se sientan libres de poner en escena sus distintas miradas sobre el teatro, desde la dramaturgia, el diseño y las propuestas de nuevos lenguajes en la dirección y la actuación.

Su particular ubicación en un puente sobre el río Mapocho en la ciudad de Santiago, lo convierte en un lugar único en el mundo. El funcionamiento del Teatro del Puente ha generado un vaivén constante de público, dando vida a la zona del Parque Forestal, caracterizada por su oscuridad y abandono. El Puente, se ha esmerado todos estos años en unir, desde su particular geografía, dos puntos fundamentales para el alma de las tablas: el teatro con su público.

Gracias al trabajo y el apoyo de muchísimas personas e instituciones, podemos decir con orgullo que el Teatro del Puente es un teatro consolidado, con una clara visión sobre el teatro que quiere mostrar; un teatro valiente con un discurso coherente con los tiempos que corren; un teatro que tensiona las ideas y las formas, al ponerlas en escena. Contamos con un público fiel, que ha sabido valorar la propuesta del Puente y que ha aplaudido la frescura que emana desde el escenario en cada función.

Entendiendo la realidad del teatro en nuestro país, la labor de instalar el Puente como un espacio con proyección sostenida en el tiempo, no ha sido fácil. Ha habido épocas difíciles en que el futuro se vislumbraba complejo. Sin embargo, el apoyo de la comunidad teatral y de instituciones como el Consejo de la Cultura, la Municipalidad de Santiago y SODIMAC, que en el año 2008 hizo una importante contribución para la restauración de la estructura del puente, han hecho posible que las aguas turbulentas se hicieran más amable y que el Puente pudiera seguir irradiando ese foco creativo desde el corazón de Santiago.

Pero junto con revisar lo que ya hemos logrado, es pertinente analizar cómo se avistan los próximos años. Existen dudas. Hay dudas evidentes respecto a una política cultural que apoye la creación emergente para que ésta siga cumpliendo su rol en la “ecología teatral”, el de alimentar y refrescar la escena nacional, proyectándola a otros escenarios del mundo, a otras audiencias, que puedan disfrutar la experiencia que significa el teatro.

Y sin duda existe un desafío aun mayor para todo el sector, el de generar el interés suficiente para que la empresa privada reconozca el valor del teatro en la construcción de una sociedad más integral, entendiendo que su aporte puede ser significativo y altamente valorado.

Estos desafíos son de largo alcance y requieren un gran esfuerzo para hacer que cada uno de los agentes involucrados sepa reconocer y apreciar la labor que le compete. Sin embargo, nos sentimos optimistas. Cada día, hay más artistas que comprenden que el destinatario final de su trabajo, es el público, y éste, aunque llueva o truene, acude a ver su obra. Con estas acciones, y otras que están por suceder, sentimos más fuerzas para seguir transformando este mundo desde el teatro, un teatro ubicado en un puente, sobre un río, de Santiago de Chile.

 

Foto: teatrodelpuente.cl

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.