Revista Intemperie

Los montajes de la dictadura y las evasiones de TVN

Por: Gastón Carrasco
tvn

Gastón Carrasco interpreta como una especie de mea culpa el programa de TVN pero reclama una mayor decisión en la denuncia

 

El pasado miércoles 9, a dos días de la conmemoración del 11 de septiembre, TVN emitió el capítulo “Los montajes de la dictadura” de Informe Especial. El reportaje consistió, principalmente, en la desarticulación de los montajes llevados a cabo por los medios de comunicación durante los 17 años de dictadura. Como un frente de batalla más, el canal estatal fue intervenido y utilizado para, ciertamente, desinformar y manipular la realidad al antojo de La Junta. Con la delicadeza propia de un agente de inteligencia, se envió material a TVN para que transmitieran supuestos tiroteos, atentados, etc., y así mostrar al público la “necesaria” y “justa” batalla contra el cáncer marxista.

Entendido el gesto como una suerte de mea culpa por parte de la estación, llama la atención el procedimiento de desarticulación o deconstrucción de las imágenes de dictadura. En el reportaje, aun disponible en la página del canal, podemos contrastar las imágenes mostradas en pantalla y las no editadas, dirigidas y filmadas por la CNI. Más allá de la pérdida de capacidad crítica que provoca toda dictadura, cualquier espectador de la época podía ver en esos montajes una hebra de la cruda realidad tras la ficción mostrada: la conferencia de prensa “voluntaria” de cuatro miristas encarcelados por la DINA en 1975, la supuesta guerrilla en Neltume, la pareja de miristas “suicidas” acribillados en Santa Rosa, o el “exclusivo” testimonio de Karin Eitel.

A estas alturas, sería poner en tela de juicio la inteligencia del pueblo asumir que esos montajes pasaron desapercibidos en la época. La mala música de fondo, las balas a destiempo o la pésima lectura y memorización de los falsos periodistas, obliga a suponer que la “inteligencia” del país pretendía dejar ver esa hebra, dejar un poco al descubierto el terror, como el agente que deja ver a propósito su arma bajo la chaqueta.

Más allá de las imágenes que no habíamos visto, el acceso a los archivos no editados del canal, es difícil aceptar así a primeras el gesto (¿de disculpa?) sin denuncia. A parte de nombrar a Julio López Blanco y una escueta declaración de la “utilización” de su credibilidad, y de mostrar un par de imágenes de Antonio Vodanovic saludando a las autoridades, no hay mayor acusación. Nadie sale trasquilado. No basta tocar un tema sensible y hacer un reportaje “humano” y “políticamente” correcto. Debe haber más material disponible, imágenes, nombres, sobre todo nombres: productores y directores que no se incomodaron en la época, gente que aún pulula por los pasillos de los canales con cierta impunidad. Desarticular el montaje merece también develar esos nombres: ¿quiénes son?, ¿dónde están?

 

Foto: elmostrador.cl

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.