Revista Intemperie

Genoveva o la negación del mestizaje

Por: Vidia Gutiérrez
genoveva

Vidia Gutiérrez y un documental sobre la identidad mapuche, que mezcla historia personal e historia nacional

 

Paola Castillo, la realizadora de este documental, tiene una foto de su infancia y se la muestra a su hijita. Son asombrosamente parecidas, la cara de la niña parece impresa en esa imagen blanquinegra. Enseguida cuenta que cierto día ambas estaban en una plaza y el sol hacía brillar el pelo dorado de la pequeña. “¿No te da vergüenza cuidar niños ajenos mientras dejas a los tuyos botados en tu país?”, le dijo un hombre, asumiendo que ella no era su hija. Porque en el blanco y negro de la foto parecían iguales, pero el color de la realidad develó que no lo eran.

Este documental es una cuestión de color, pero en un sentido inverso: constata que hay matices que se han ocultado para decretar que hay dos historias separadas y hasta contrapuestas.

La película implica al espectador en la búsqueda de una bisabuela presumiblemente mapuche, olvidada tal vez a propósito. Es también una foto en blanco y negro la que guía dicha búsqueda; aparte de eso, todo lo que queda de ella es su nombre: Genoveva.

Sin embargo, logra saltar por encima de la anécdota familiar, de las entrevistas a conocedores de la cultura y del rastreo de documentos, para hablar de cómo se funden las historias de chilenos y mapuche. Porque, a medida que avanza, nos vamos dando cuenta de que el relato no es acerca de Genoveva, sino de su hijo. El abuelo de la autora, que se empeñó toda su vida en mantener esa puerta cerrada, la abrió con una frase, dicha como quien lanza una piedra y esconde la mano: “mi madre era una india”.

El relato fluye fácil, las imágenes son bellas y las cuñas son precisas. Caracterizar a Ana Tijoux para, en cierto modo, materializar a las mujeres de las fotografías, resulta interesante como representación de la identidad, pero el recurso pierde ese rumbo cuando empieza a acercarse a los estereotipos del mapuche asimilado a la ciudad.

Por el contrario, la figura de este patriarca, abogado y patrón de fundo, se aleja de ellos y permite mostrar el complejo vínculo entre el dueño de la tierra y el usurpador, el que abusa y el que resiste, el orgulloso, el yanacona, el expatriado y el inmigrante. Pero, sobre todo, da cuenta de la trágica negación del mestizaje, sea por vergüenza o por conveniencia. Muchas veces simplemente por sobrevivencia.

Así como el hijo de Genoveva intentó borrarla de su historia personal, Chile reniega de su raíz originaria: la segrega y trata de aplastarla como a una mala hierba. Se empeña en definir la relación como un conflicto para eludir el hecho de que es más bien una trenza que se ha tejido generación tras generación. Porque esta relación no siempre es antagónica y, cuando lo es, el adversario es de la misma sangre.

Revisar la programación de Genoveva aquí.

 

 

Foto: Genoveva (fotograma) de Paola Castillo

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.