Revista Intemperie

Jorge Daffunchio, el profesor que coescribió la canción más famosa del rock en español

Por: Laura Quiceno
jorge-daffunchio

Laura Quiceno conversa con el multifacético profesor argentino, quien escribiera la canción de Soda Stereo inspirado en la atmósfera de “Vestida para matar” el filme de Brian de Palma

 

Una noche de 1985 regresando de la Escuela de arte de Luján en Argentina, Jorge Daffunchio, profesor de dibujo, escuchaba una convocatoria que cambiaría su vida: el programa de radio El Submarino Amarillo, buscaba letras para las bandas de rock Soda Stereo y GIT. Daffunchio inspirado en ese entonces por las novelas negras de Raymond Chandler y Dashiell Hammett enviaba algunos de sus escritos al concurso. Ese sería el primer paso para la creación de una de las canciones más populares en la historia del rock en español: Persiana Americana de Soda Stereo.

—Siempre escribí algunas cosas pero en general, cuentos cortos. Lo único que se aproximaba a una letra eran algunos poemas muy recientes. Decidí enviarlos y mientras esperaba el resultado, me puse a escribir febrilmente. A los tres meses cuando anunciaron los ganadores tenía varias letras. Esa noche, lo primero que dijeron, era que Soda Stereo desistía de participar, ya que Gustavo Cerati había elegido una letra y después no sabía cómo ponerle música. Después de anunciar los otros ganadores volvieron sobre el tema, leyeron mi letra y dijeron que yo era el autor— Cuenta hoy Jorge Daffunchio de 65 años, profesor superior de dibujo desde 1978, licenciado en pintura de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata. “Un maldito artista” como él mismo se define, un curioso que salta del dibujo a la pintura, del video a la composición de letras para su banda de rock Los Incómodos y de las presentaciones con su banda a los salones de clase.

Hoy, desde la provincia de Moreno en Buenos Aires Argentina, y las clases de siempre, recuerda la historia poca conocida de una canción coreada en estadios a, reventar en todo Iberoamérica e inspirada según Daffunchio en la atmósfera de la película Vestida para matar de Brian de Palma:

 

Yo te prefiero

Fuera de foco

Inalcanzable

Yo te prefiero

Irreversible

Casi intocable

Tus ropas caen lentamente

Soy un espía, un espectador…

(Persiana Americana, Cerati- Daffunchio)

 

¿Cuándo conoce a Gustavo Cerati y por qué?

Una noche de 1985, volviendo en auto de la Escuela de Arte de Luján, donde soy profesor de dibujo, escucho por la radio, un programa de rock del que nunca había oído antes llamado El Submarino Amarillo. En él, convocaban a participar de un concurso de letras del género. Algunas bandas, entre ellas GIT y Soda Stereo, elegirían cada uno, una letra, le pondrían música y la editarían en su próximo disco.

Siempre escribí algunas cosas pero en general, cuentos cortos. Lo único que se aproximaba a una letra eran algunos poemas muy recientes. Decidí enviarlos y mientras esperaba el resultado, me puse a escribir febrilmente. A los tres meses cuando anunciaron los ganadores tenía varias letras. Esa noche, lo primero que dijeron, era que Soda Stereo desistía de participar, ya que Cerati había elegido una letra y después no sabía cómo ponerle música. Después de anunciar los otros ganadores volvieron sobre el tema, leyeron mi letra y dijeron que yo era el autor. Por último me invitaron al próximo programa. Cuando fui, el conductor me llamó aparte y me dijo que mi letra era la mejor, lejos entre mil doscientas que habían enviado. Entonces le pedí el teléfono de Gustavo pero no accedió. Pasaron unos pocos meses. Yo daba por concluido el asunto, cuando aparece Salvador Melita, un amigo mío, director de fotografía en cine y me comenta que se va a Tilcara, en el norte argentino, a filmar un video con los Soda.

Ahí nomás le di todo lo que venía escribiendo y le dije que le dijera a Cerati, que yo era el elegido por él en el concurso. Cuando vuelve, me dice entusiasmado que a Gustavo le habían gustado mucho las letras y que quería verme. Melita me consigue el teléfono de Cerati y le dejo un mensaje. Al día siguiente me llama, me dice que le encanta lo que escribo, que estaban por sacar un nuevo disco y que estaba totalmente parado creativamente, con las letras.

Al día siguiente estaba en su departamento en Barrio Norte. Me comenta que tampoco hay melodías, solo algunas bases y un papel donde había anotado cerca de quince nombres de posibles títulos de canciones o solo palabras que actuaran de disparadores. En una semana escribí diez temas, entre ellos, uno llamado Persiana Americana. Al ver ese nombre en la lista ya sabía lo que iba a escribir: en ese momento de mi vida, mis lecturas preferidas tenían que ver con la novela negra americana (Raymond Chandler, Dashiell Hammett) y era muy claro que entre otros elementos: ventiladores de techo, calor, humo de cigarrillo, etc. En la oficina de un detective privado nunca faltaba una persiana americana en la ventana. Así que escribí algo de alguien esperando a otro/a alguien, que nunca llegaba y el que esperaba, espiaba por la persiana americana.

A los días me llama Gustavo y me dice que de todo le gusta Persiana Americana pero que quiere algo más “romántico”. Escribo una segunda versión y esta vez me acuerdo de Vestida para matar de Brian De Palma. Pasan unos meses, ya creía que todo terminaba en nada e incluso que me habían robado el tema y un día me llama Gustavo, me dice que salió el nuevo disco, que Persiana estaba allí y que me acercara a la productora a escucharlo.

¡Gran entusiasmo al escuchar por primera vez el tema! aunque desconcertado por no haberme imaginado una música para esa letra de la que reconocía el clima y la idea pero donde había palabras cambiadas por Cerati e incluso otras que pertenecían a otros textos que le había enviado.

¿Cuál fue su primera impresión sobre él?

Muy pocas cosas, era un departamento sencillo. Lo único que recuerdo que me llamó la atención fue una colita, un aplique para el pelo, nunca me hubiera imaginado esos “raros peinados nuevos”. Exactamente dijo: “Yo tengo mucha música, vos muchas letras. ¿Qué tal si hacemos temas para otros?” (Suena inaudito. ¿Verdad?)

Esa primera vez me dijo que le encantaba mi manera de escribir, que usara tantas imágenes. También comentó que no tenía ninguna melodía y me hizo escuchar un casete donde estaban todas mezcladas e indefinidas las bases de esos futuros temas: “Aunque no te sirvan igual te hago una copia” dijo y así me llevé esas proto-bases de Signos. Después me mostró el papelito con algunos nombres y no mucho más. Nunca le pedí un autógrafo o una foto, no me salía hacerlo.

¿Cuándo fue la primera vez que escuchó la canción en vivo?, ¿qué sintió?

La primera vez que escuché Persiana Americana tocada en vivo, fue en Wall Street, una confitería bailable, que ya no existe, de Moreno, casualmente la ciudad donde en ese momento vivía y aún continúo haciéndolo. Soda volvía de su exitosa gira latinoamericana después de editar Signos (1986) y esa tarde, en la prueba de sonido, Gustavo me dijo: “Esta noche vamos a tocar Persiana, por primera vez en Argentina”. ¡Que emocionante! ¡Lástima que toda esa gente no tenía idea de que esa letra era mía!

¿Después de esta colaboración volvió a encontrarse con Cerati alguna vez?

Varias veces durante un año o año y medio. Nos juntábamos en la casa de sus padres para firmar papeles referidos al tema. Luego algún llamado telefónico y más tarde todo contacto se diluyó sin ninguna razón.

¿Le gusto la versión de Persiana Americana en 11 episodios sinfónicos?

Al principio no mucho. Otros de los Episodios me resultaban mejor logrados. Después me fue ganando. ¡Hasta el momento la considero la mejor versión que escuché de Persiana!

¿Recibe dineros por esta canción hoy?

Sí. Cobro derechos de autor en SADAIC (Sociedad Argentina de Autores y Compositores)

¿Qué significó Soda Stereo para el rock?

Soda Stereo fue un hito en el rock argentino y latinoamericano. Su lugar se ha mantenido vacante cada vez que dejaron de tocar.

¿Y Cerati?

Cerati: una estrella gigante roja en el universo rock.

¿Tuvo que ver su encuentro con Cerati para crear su proyecto musical Los Incómodos?

Sin ese concurso, sin la intervención de mi amigo Melita, sin Cerati, quizás nunca hubiera escrito una letra, nunca hubiera compuesto nada, nunca hubiera cantado ni nunca hubiera formado una banda… O tal vez…

¿Le hubiera gustado escribir otra canción con Cerati?

Si, por supuesto que sí. De hecho, Gustavo, en alguna charla telefónica me lo propuso y luego no pasó nada.

¿Quién es Jorge Daffunchio hoy?

Jorge Daffunchio es un “maldito artista”. Un tipo curioso, al que le gusta incursionar en cualquier topografía, investigar y producir, a través del medio expresivo más adecuado a sus intereses. Alguien que de acuerdo con su definición de Arte, nunca alcanza del todo su objetivo, un auténtico perseguidor (en palabras cortazarianas) de aquello que siempre se le va escapando. Un artista multifacético: pintor, dibujante, artista- correo, performer, videasta, poeta visual, autor, compositor, cantante y frontman de su banda y algunos otros etcéteras.

¿Dónde vive hoy?

En Moreno. Provincia de Buenos Aires.

¿Tiene hijos? ¿Qué hacen?

Tres hijos. La mayor es también profesora de arte y diseñadora de modas. El segundo es profesor de educación física y el tercero, estudiante y empleado.

¿Desde cuándo profesor y de cuál universidad?

Desde 1978 profesor superior de pintura y licenciado en pintura de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata. Estoy en la Escuela de Arte de Luján desde 1983, también estuve un tiempo como adjunto de dibujo en la Facultad de Bellas Artes de la Plata, después, la distancia me ganó.

¿Qué son Los Incómodos?

Los Incómodos es una banda que formé para poder tocar mis propios temas.

¿Cuándo nace el proyecto y por quiénes está integrado?

Hace unos pocos años, en el 2012 agarré la guitarra (no sabía y fui probando) y empecé a componer. Un amigo mío, Miguel Gabanelli, de Los Rancheros, me dio una gran mano para producir un disco y después formé la banda. Una onda pop-rock que fue variando en su formación pero generalmente, compuesta de guitarra, bajo, batería y voz.

¿Sonidos y estéticas que los influencien?

Los Beatles, The Cure, los Gatos, Virus, Paul Anka, el rock inglés en general. La música que uno lleva adentro, puede deberse a una mescolanza inesperada de orígenes y géneros.

Hábleme de sus pinturas y dibujos. ¿Cómo las describiría?

Una pintura neo-figurativa con altos contrastes de figura y fondo. De cualquier forma, hace ya muchos años que no pinto por problemas de alergias y otras yerbas, pero si sigo dibujando. El dibujo lineal es el medio con el que me siento más cómodo y que más gratificaciones me brinda.

¿Fue seguidor de Sui generis, Luis Alberto Spinetta, Charly García y posteriormente de todo lo que se conocería como “rock en español”?

De todo… Los Gatos, Almendra, Manal, La Pesada del Rock & Roll, Sui Géneris. Tuve la fortuna de pertenecer a esa generación y de estar en algunos  grandes lugares y momentos.

¿Por qué le gustaría que lo recuerden?

No sé. Por ser un buen tipo, un buen profesor, un artista sincero y comprometido.

Sí tuviera que escoger entre ser profesor de dibujo o estrella de rock. ¿Cuál elegiría y por qué?

Si me preguntas en este momento, no tengo dudas, estrella de rock. Ya son muchos años de profe.

 

Foto Jorge Daffunchio: Choice Noise

Laura Quiceno @Lauquiceno

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.