Revista Intemperie

Muestra Nacional de Dramaturgia: Primera noche o la polémica está servida (Parte III)

Por: Marco Antonio de la Parra
matucana 100

Marco Antonio de la Parra fue a ver el montaje que dio el vamos a la Muestra Nacional de Dramaturgia y nos relata, en esta tercera entrega, luces y sombras de un encuentro donde al parecer “puede pasar cualquier cosa”

 

Matucana 100 tiene algo de nave encallada, de fastuoso buque insignia varado cerca del Metro Quinta Normal que acoge artes náufragas como el teatro, siempre algo huérfano en un país como el nuestro.

Anoche se suponía que la polémica venía por la misma obra, Ceremonia de premiación, especie de parodia cáustica, ácida y corrosiva de la misma Muestra Nacional de Dramaturgia, mirada sarcástica sobre el estado de la escritura escénica nacional y ataque frontal al sistema cultural chileno.

Pero se adelantó la Declaración Pública sobre los pagos de los artistas que han trabajado todos estos meses en la compleja red de montajes dirigida por Manuela Infante. La realidad se trenzó con la ficción.

Tanto Manuela Infante como Claudia Barattini tuvieron que referirse al tema sensible de los dineros, hablando Manuela de lo visible y de la neblina que no dejaba ver, invitando a esta visión a través de lo opaco del conflicto.

Lo cierto es que el montaje de Aliocha de la Sotta de la obra del porteño Cristóbal Valenzuela iba a ser una especie de fusión con la ceremonia de apertura de la Muestra, lo que convirtió declaración pública, palabras de la Ministra Barattini y de Manuela Infante en parte de la misma obra que dejaba ver dos esculturas de hielo, un huemul y un cóndor que se derretían alegremente delante del telón de proyecciones. Supuestos trofeos de una descarnada y desmitificada ceremonia.

La obra relató, como el título lo dice, una ceremonia de premiación donde se encuentran un joven talento novel y un veterano dramaturgo amargado y bilioso, lleno de envidias, resentimiento y recelo que agrede a garabato limpio al joven escritor primero y a todo el estado del arte después, con un conductor, supuesto presidente del jurado, que no sabe cómo manejar este tsunami de agresividad que destruye la premiación y arranca carcajadas de algunos sectores de la gran enorme platea de la sala principal de Matucana 100 al cuestionar “todo esto de los premios”.

Todo aquel que algo tenía que ver con el tema, funcionarios o simplemente “artistas” se sintió aludido, hasta violentado y sacudido por esta puesta en escena que agregaba una suerte de “partenaire” de mago vestida en mínimo traje de lentejuelas que chateaba en el escenario al fondo durante la ceremonia como un decorado patético, tan cruel como todo el entorno de esta obra escrita con el hígado herido.

Luego el cocktail y los comentarios, las noches que se abren esta semana durante los siete días para recibir a todo el que quiera una aventura estética que anoche se cruzó con lo político cultural y lo económico dejando un extraño final de boca.

Hoy van Hilda Peña y La Chica. ¿Con qué se cruzarán sus propuestas?

En esta Muestra parece que puede pasar cualquier cosa.

 

Foto: Muestra Nacional

Más información en muestranacional.cl

 

Temas relacionados:

• Muestra Nacional de Dramaturgia: La noche de los perplejos y un posible ranking final (Parte VII), por Marco Antonio de la Parra

• Muestra Nacional de Dramaturgia: ¿Dónde esta el texto? (Parte VI), por Marco Antonio de la Parra

• Muestra Nacional de Dramaturgia: Noche de busqueda (Parte V), por Marco Antonio de la Parra

• Muestra Nacional de Dramaturgia: El arte de conmover al publico (Parte IV), por Marco Antonio de la Parra

• Muestra Nacional de Dramaturgia: La Muestra según Alejandro “Chato” Moreno (Parte II), por Marco Antonio de la Parra

• Muestra Nacional de Dramaturgia: La partida de las naves (Parte I), por Marco Antonio de la Parra

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.