Revista Intemperie

La voz sola: dramatización de la voz narrativa

Por: Federico Zurita Hecht
la voz sola

La compañía Grupo Económico presenta “La voz sola”, que Federico Zurita elabora como un conflicto existencial entre la actuación y el silencio

 

La voz sola es un montaje teatral basado en el cuento “En compañía de actores” del autor nacional Pablo Torche, aparecido en su volumen de cuentos de 2004 que lleva el mismo título. Este primer antecedente es relevante para advertir que parte de la naturaleza de esta obra está determinada por el desplazamiento desde lo narrativo hacia lo dramático. Un tránsito de este tipo, en algunos casos, puede tener una relevancia menor, pero en el caso del ejercicio realizado por la Compañía Grupo Económico para dar vida a La voz sola, este asunto da forma a uno de los aspectos más destacados de ésta.

En relación con lo anterior, La voz sola se conforma como una dramatización en la que la voz narrativa ocupa un lugar central. Es a través de ésta que la acción se desplaza en el tiempo. El narrador alude, así, a acontecimientos ocurridos en 1999 (tiempo principal de la acción), pero a través del uso de la analepsis (elemento de la conformación temporal propio de los textos narrativos), se hacen presente hechos de 1987. Sumado a esto, la acción se configura en función de aproximar al espectador a los juicios que el personaje protagónico (el narrador) desarrolla en su consciencia.

Un asunto interesante sobre la forma en que la obra se articula como una maquinaria es que “el narrador” es un sujeto que tiene pretensiones de convertirse en escritor, y narra un encuentro en un bar con un viejo amigo que ha llegado acompañado de un actor y una actriz. Tras reconocer a la actriz, con quien vivió una experiencia en 1987, el narrador/escritor desemboca, a través de la desazón de aquel encuentro, en la necesidad de apagar su voz. Por eso el narrador advierte que el bar (el mundo a fin de cuentas) es un lugar en extinción. Es decir, no una especie extinta, sino una que se extingue. Esta paradoja del narrador auto-silenciado se constituye como un elemento relevante para la construcción de los significados de la obra.

Rápidamente el sujeto con pretensiones de escritor se siente hartado de la estupidez de los actores que han acompañado a su amigo. Este asunto inicialmente podría sugerir que la construcción de significados gira en torno a la denuncia de la frivolidad del mundo del teatro, el que a su vez es juzgado por un exponente del mundo literario. Pese a lo viable de esa lectura, La voz sola puede ir más allá y hacerse preguntas existenciales al contraponer a los que actúa (los actores) y el que ha optado por evitar cualquier acción hasta el silencio (el escritor). Esta decisión de marginarse se vuelve una necesidad de este ser frustrado por aspectos de la condición humana. En este caso se trata de la frustración por estar obligado a actuar en el mundo. El escritor decide alejarse de esa condición humana. Sin embargo, vuelve a ser interesante la paradoja del narrador auto-silenciado, pues éste manifiesta su deseo de dejar de actuar a través de una acción: la narración. El mundo tal como se manifiesta a través de esta paradoja se le presentaría a este personaje como una condena. La voz sola, así, da cuenta de una sensación histórica que se empieza a gestar en la medianía del siglo XX (ya manifestada, por ejemplo, en dramas de Jean Paul Sartre y de Jean Anouilh) y que a comienzos del siglo XXI parece ser una preocupación fortalecida.

 

La voz sola

A partir de “En compañía de actores” de Pablo Torche.
Dirección: María Paz Grandjean y Rafael Contreras.
Elenco: Guillherme Sepúlveda, Eduardo Herrera, María Paz Grandjean, Rodrigo Leal.
Miércoles y jueves a las 20:30 hrs, del 24 de julio al 28 de agosto (excepto 20 y 21 de agosto)

Teatro del Puente. Parque Forestal s/n, entre Puente Pío Nono y Purísima.

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.