Revista Intemperie

Manual de instrucciones para visitar Rayuela, una muestra para armar

Por: Marcela Guzmán
SAMSUNG CAMERA PICTURES

Desde Argentina, Marcela Guzmán nos ofrece uno de los posibles recorridos por las instalaciones multiformato dedicadas a la novela de Cortázar, en el el Museo del Libro de Buenos Aires

 

1. Un veranito de invierno que oscila entre los 18° y 20°. Y en Av. Las Heras, el Museo del Libro y de la Lengua con una muestra que celebra los 50 años de Rayuela, un libro central del boom de la literatura latinoamericana.

12. Rayuela, una muestra para armar puede recorrerse de modos distintos: como se le ocurra al visitante, como lo revele la lógica espacial, o como propone un tablero realizado por los curadores.

Subsuelo. Bajo rampa. Planta baja. Primer piso. Vereda. Segundo Piso.

7. Cortázar no pensó una narración tradicional en Rayuela. Prefirió una obra abierta que no clausura el sentido, a través de fragmentos a modo de collage o de almanaque.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

9. “Porque en Rayuela no había ninguna lección magistral pero había en cambio muchas preguntas que respondían al tipo de angustia típico de una juventud que se interrogaba también sobre la realidad en la que está creciendo, en la que tiene que vivir y que muchas veces cuestiona, impugna y pone en tela de juicio”. Julio Cortázar, Clases de literatura. Berkeley, 1980.

11. “Si Julio Cortázar imaginó su Rayuela como contranovela, nosotros fantaseamos esta muestra una invención antimuseo. Al menos, de un museo tradicional, más clásico que cualquiera de los existentes”, dicen desde el Museo del Libro y de la Lengua.

5. La muestra, distribuida en seis espacios del edificio del museo, es amistosa con el visitante. Desechos, fragmentos, escenas, restos. Palabras, imágenes, sonidos, juegos interactivos, pantallas touch. Un lector clandestino va descubriendo mensajes secretos entre líneas. Solo con su sensibilidad y mirada termina de armar la muestra.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

6. Lengua y juego. “A ese segundo nivel –podríamos decir ‘semántico’- del libro los lectores fueron muy sensibles. Por mi propia experiencia a través de lo que ellos me han podido decir o he podido leer de ellos, fueron muy sensibles a ese ataque al lenguaje porque me dieron cuenta de que no había esa trampa demasiado fácil que consiste en proponer modificaciones fundamentales de la naturaleza humana o cuestionamientos importantes, con un repertorio de escritura o de lenguaje completamente convencional y cerrado, con lo cual se le quita fuerza y realidad a lo que verdaderamente se quiere transmitir”. Julio Cortázar, Clases de literatura. Berkeley, 1980.

3. El recorrido por la muestra es una experimentación lúdica. Hay varias instalaciones-juegos, como el de las preguntas-balanza o el juego del cementerio, que consiste en abrir al azar el diccionario y armar frases con la serie alfabética de palabras ofrecida por una página abierta. Armá tu frase del juego del cementerio.

13. En este espacio convertido en territorio lúdico se llega en el segundo piso al momento del otro cielo. Pero no de esa bóveda celeste de las religiones o de los astrónomos, sino del cielo de los bibliófilos, de los lectores que cultivan la pasión por las primeras ediciones o las publicaciones originales. Un cielo de libros. Allí hay primeras ediciones, en español, en francés, con dedicatorias a mano, manuscritos, portadas de revistas, artículos, fotos y anotaciones. Creerá usted que ésta es una apología del coleccionismo y no se equivoca: lo es.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

2. En el cielo de los libros, de tanto en tanto, se escucha la lectura de Rayuela en la voz del mismo Cortázar.

4. “Oliveira: La operación que consiste en depositar sobre un cuerpo sólido una capa de metal disuelto en un líquido, valiéndose de corrientes eléctricas, ¿no es una embarcación antigua, de vela latina, de unas cien toneladas de porte?”.

8. Cortázar y la música. Cortázar y el jazz. En el cielo de los libros también hay espacio para la exhibición de algunos vinilos alusivos al autor y a la obra que nos convoca.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

10. “Talita: Andar de aquí para allá, vagar, desviar el golpe de un arma, perfumar con algalia, y ajustar el pago del diezmo de los frutos en verde, ¿no equivale a cualquiera de los juegos vegetales destinados a la alimentación, como vino, aceite, etc.?”.

14. Museo del Libro y de la Lengua / Av. Las Heras 2555, Bs. As. / Desde junio a diciembre de 2014.

 

Fotos: Marcela Guzmán

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.