Revista Intemperie

Entrevista con Manuel García: “El conflicto mapuche es una vergüenza nacional”

Por: Bárbara Besa
MANUEL GARCIA.jpg

Bárbara Besa conversó con el cantautor nacional acerca de su nuevo disco de rock y folclor, su trabajo con los Parra, el conflicto mapuche y otros temas de la contingencia 

 

Manuel García es un hombre pausado. Reflexivo. Con toda calma, se dispone a hablar de todo. Su nuevo disco. Su trabajo con los Parra. Sus hijos. El conflicto Mapuche. Goza de popularidad y la disfruta. Así ve el mundo el cantautor predilecto de la música chilena de hoy.

Son las 7 de la tarde. Hace frío. No mira nunca el reloj, menos el teléfono, ni le preocupa el tiempo que tomará la entrevista. Apenas recibe su taza, se queda largos segundos observando la figura que forma la espuma de su chocolate caliente recién servido y que se asemeja a la cara de un gato. Manuel García es un tipo sencillo, cálido, auténtico, y lo demuestra, no sólo en sus canciones.

Está a punto de lanzar el quinto álbum de su carrera. Lo llamó Retrato iluminado y se dio el lujo de hacerlo doble. Un lado de rock y otro de folclore. “Aquí trabajé con versos más directos, con historias muy claras. Hay muchos antihéroes, personajes muy definidos. La canción Medusa es el arquetipo del hombre dolido; en la canción La luz, está el hombre que también habla despechado, un poco cómicamente de sus propias historias de amor. Otro personaje es el del Negro Manuel, María o los dos enamorados de La aguja. No siempre las canciones son historias, en este caso hay muchas, con letras muy directas y, en varios aspectos conservan esa perspectiva un tanto surrealista que yo tengo de la realidad. Hay más humor, cosas nuevas que integré y que por lo mismo me hacen tocar de una manera, expresarlas corporalmente a la hora de cantar, de usar registros vocales distintos”.

Cada uno de los discos tiene su angelito custodio

Ha pasado un año y medio desde que le propuso a Ángel Parra (hijo) colaborar en este nuevo material. Pero el nieto de Violeta se transformó en mucho más que eso. Fue su director musical. “Su nivel de trabajo es súper pulcro, de mucha velocidad y entusiasmo,  y con un compromiso absoluto. Medusa, por ejemplo, fue de un día para otro, grabé la canción, la guitarra y le expliqué. En uno o dos días, ya me había mandado la maqueta y fue como ¡Guau! Hubo mucha experimentación con él”, asegura Manuel García.

retrato iluminado

El proceso de grabación de Retrato iluminado coincidió con la presencia en Chile de Ángel Parra (padre). “Cuando me enteré que venía y que iba a estar en Chile cuando estuviéramos grabando el disco, se me ocurrió la idea de que cantara algunas canciones. Es divertido, porque curiosamente son canciones mías cantadas por él, pero pareciese que las hubiese escrito él. Como las grabamos en una técnica de atemporalidad sonora (el disco parte folk), parecen grabadas en el 70, en el 60, no se sabe. Finalmente son canciones que las canta él, que me las voy a tener que aprender yo con su modo de cantar y que en algún minuto van a ser como covers de canciones de Ángel Parra pero que las escribí yo. Una cosa extrañísima, un experimento muy interesante, en el que su voz sella la idea transgeneracional del disco. Los sobres donde vienen los discos, dicen  Disco 1 con la participación especial de Ángel Parra II y disco II con la participaciónespecial de Ángel Parra I”, comenta. 

Estrés creativo

Manuel trabaja con la guitarra todos los días de su vida desde que tiene 14 años. Para inspirarse busca en lo cotidiano. Sale, observa, escucha. Pero ese proceso de búsqueda también tiene instante menos gratos. “Hay momentos en que la voz interna anda buscando algo y no lo encuentra, y entonces te empieza a cansar, un poco como la esquizofrenia. Te cansa la  vocecita propia interna buscando algo y me empiezan a molestar los colores, el brillo de la televisión no lo soporto, es un estado de estrés que no es bueno para crear. Y dentro de ese proceso, suele ocurrir que sientes como un terremoto que va a pasar dentro de ti. Sabes que viene algo, que es como  viral, como si fuera un resfriado y entonces tomas la guitarra y sale una canción, y sale de una sola vez y todo perfecto, es lo que pudiéramos llamar un proceso de inspiración”, dice Manuel.

Más música chilena

Manuel García conoce de cerca el intenso trabajo que existe detrás de ser un músico conocido. Y pese a que no estuvo en la primera línea de la discusión, valora lo alcanzado por quienes defendieron el polémico proyecto de Ley del 20% de música chilena:“Es un pequeño paso para Chile y puede ser un gran paso para la humanidad (ríe), porque de alguna manera va a establecer un precedente. Yo pensándolo dos veces, creo que era mejor que se hiciera gestión y comenzara a moverse algo en torno al tema, a que no. Puede tener ciertos defectos la manera en cómo se está estableciendo este 20%. A mí me falta más participación del Estado en ese tema, mejor comprensión entre artistas y medios, de mesas de trabajo. Supongo que se habrán gestionado y no se dieron, no lo sé. Pero ya está así, ya está viajando la posibilidad de que se convierta en una ley y es valorable”, agrega.

Eso sí, deja claro que sonar en una radio no significa tener toda la pega hecha. “La radio es un elemento más con el que hay que congeniar otras energías, soportes de internet, mantenerse en vivo tocando, todas las responsabilidades que tienen que ver con hacer varias cosas, que yo no sé si todos los artistas saben que las tienen que hacer. A veces está la visión ingenua de que tú vas a sonar en la radio y ¡Ya!”

“La fama es compleja”

Su debut como cantautor solista comenzó con su disco Pánico (2005). Pero la explosión de popularidad se concretó en 2011. Ya tiene a cuestas el haber llenado algunas veces el Teatro Caupolicán y una exitosa participación en el Festival de Viña en 2012. Ahora prepara lo que será su apuesta más ambiciosa: un concierto en el Movistar Arena el próximo 29 de agosto. Pero también se ganó el cariño y admiración de miles de seguidores que lo reconocen en la calle y le piden un minuto para una foto, una firma o, simplemente, conocerlo en persona. Y Manuel lo agradece.

“Para la gente que conoce más de cerca mi trabajo y me identifica con lo que hago o ha tenido el cariño de investigar un poco de mi vida, resulto popular. Para quienes se quedan más con la imagen de la revista, por lo que escuchan en la radio o pueden ver a ratos en la televisión, tienen una óptica más asociada a la fama. Y la fama es más compleja, porque la popularidad te la ganas a costa de las buenas voluntades y el interés, mientras que la fama te la ganas a costa de una imagen, la que cada uno puede tomar como quiera, a veces genera anticuerpos, prejuicios. En el corazón, me quedo con lo otro, con un sentido de popularidad”.

¿Cómo viven esa popularidad tus hijos?

“Se evaden del tema, no hay comentario alguno, ni me ven en la tele. Prefieren cambiar el canal, pero de manera muy subconsciente, no es que me quieran ofender ni nada. Si estoy escuchando un disco nuevo o algo que estoy haciendo lo trato de poner en el auto o en la casa, no van pendientes. Tal vez el más chico por osmosis se aprende las canciones, aunque no es tema. Interrumpe a veces su vida cotidiana conmigo, distrae el interés familiar de una actividad equis, el hecho de que me haga una foto en una esquina, que me quede parado conversando un rato más con alguien, que me pierda del núcleo familiar porque me quedo atrás, y el resto ya va por otro lado. Entonces, de repente  es incómodo, como cuando alguien nos hace una foto a todos juntos en algún restaurante y los niños no se sienten bien con eso. Yo tampoco, pero también nacieron dentro de ese remolino y están medio acostumbrados”.

“A Bachelet le otorgo un bono de credibilidad”

Dice que le tiene cariño a la Presidenta, pero asegura que para él “la maquinaria de la Concertación es una película distinta de la Presidenta de la República y ella se las va a tener que arreglar con esa extraña maquinaria, que fue todo un armazón político desde que se acabó la Dictadura, todas las alianzas entre partidos y lo que significa la negociación política entre éstos, y que siempre nos parece tan sospechoso a los ciudadanos”.

¿El bono de credibilidad se lo entregas también para la reivindicación del pueblo mapuche?

Yo creo que ahí es donde el tema estámás complejo y donde yo pondría las exigencias más profundas. Si a mí me dieran a elegir un tema hoy, incluso antes que el gran problema que existe con la educación, sería el conflicto mapuche. La reivindicación de una nación, de un pueblo entero, y de una cultura, es muy compleja y siempre ha pasado por el hecho de que ellos deben recuperar su lugar físico, que es finalmente el gran conflicto económico.

¿Estamos encaminados para lograrlo?

No sé, porque el pueblo mapuche tiene sus maneras de establecer la relación con los gobiernos o con los fenómenos históricos o sociales, con distintas perspectivas. Como es un pueblo que tiene distintas perspectivas según sus grupos etáreos, sus familias, su ubicación o necesidades, tienen distintas problemáticas y diferentes maneras de enfrentarlas. No sé si existe una solución, tal vez son varias soluciones las que hay que tomar en cuenta. Es un pueblo muy violentado, hay pobreza, desinformación e injusticias atroces. Lo están pasando súper mal y es una vergüenza nacional. Cuando sales fuera es un hecho concreto en otros países, todo el mundo sabe lo que pasa con el tema mapuche en Chile.

Después de dos horas de conversación, Manuel sigue su largo recorrido de entrevistas por distintos medios. No importa si son grandes o pequeños, Manuel lo disfruta y se le nota. Después de todo, está gozando de un triunfo más que merecido.

 

Manuel García recomienda:

 

el hombre ilustrado

Para leer: El hombre ilustrado, Ray Bradbury (1951)

 

el futuro se fueshangri la

Para escuchar: El futuro se fue, Jorge González (1994), Shangri La, Jake Bugg (2013)

 

profundo carmesi

Para ver: Profundo carmesí, Arturo Ripstein (1996)

 

Foto: La Tercera

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.