Revista Intemperie

Las tres formas de abordar la literatura infantil según C.S. Lewis

Por: Intemperie
cs lewis

 

Varios famosos autores de literatura para niños han rechazado la idea de que escribir para niños constituya un subgénero de la “literatura para adultos”, como una especie de versión trivializada de la literatura de verdad. Quizás la literatura para niños sea la verdadera literatura después de todo.

C.S. Lewis suscribía esta noción y así lo estableció en una conferencia que dio en el apogeo de su fama y que luego fue publicada en forma de ensayo, bajo el título “Otros mundos”. En esta especie de fraterno manifiesto, Lewis señala un enfoque muy generalizado, pero a su juicio erróneo, de abordar la literatura para niños, y dos enfoques que le parecen más recomendables. Estos son:

¿Cómo no se debe escribir literatura para niños?

Concebir la literatura infantil como un “departamento especial”, en la cual hay que pensar qué es lo que a un niño le gustaría escuchar, y tratar de satisfacer ese lector imaginario, aunque no le haga sentido al escritor, es la idea que Lewis rechaza de plano.

Desde esta perspectiva, la literatura infantil sería una especie de impostura, la creación artificial de algo que aburre al escritor pero que supuestamente entretendrá al niño. “No es posible pretender regalarle al niño cosas calculadas para satisfacerlo si es que son consideradas por uno con indiferencia o desprecio” declara Lewis.

Los dos enfoques de C.S. Lewis para aproximarse a la literatura infantil

1. Escribir para un niño en particular: Este enfoque, según el autor inglés, es aparentemente cercano al método anterior, pero en la práctica muy distinto. El autor no escribe para un público imaginario, a quien intenta satisfacer, sino que urde sus historias para un lector muy particular. Así, el relato forma parte de una relación entre dos personas que, producto de dicha relación, se modifican a sí mismas mutuamente. “Uno cambia levemente debido a que le está hablando a un niño, y el niño se transforma levemente porque un adulto le está hablando. Se crea así una comunidad, una personalidad compuesta, y de ésta surge la historia.”

2. El segundo enfoque recomendado por Lewis es el único que reconoce ser capaz de usar. Según este, la literatura para niños no es un estilo deliberado, que el autor voluntariamente se propone usar para dirigirse a cierta audiencia, sino el único medio artístico que es capaz de usar, para expresar ciertas ideas, visiones, ocurrencias. Desde este punto de vista, la literatura para niños es una forma esencial de abordar la realidad para ciertos autores, una forma que da a luz historias que satisfacen tanto a niños como adultos.

Lewis utiliza esta concepción de la literatura infantil para combatir la muy difundida noción de que la adultez es un mundo superior o más cercano a la realidad que la infancia, y que de alguna forma la excluye. El autor en cambio aboga por una integración de ambos mundos, como el mejor camino para una experiencia enriquecida de la realidad y la vida humana.

 

Foto: El león, la bruja y el ropero (detalle), C. S. Lewis ilustrado por Pauline Baynes (Harper Collins)

2 Comentarios

  1. Paula RD dice:

    Para quienes estén interesados en leer el texto original, se debe aclarar que la referencia señalada acá está incompleta. El título del ensayo no es “Otros mundos” (de hecho, hasta donde sé, no se ha traducido al español, pero podría equivocarme); éste es parte del título del compendio de ensayos y otros textos en donde se incluye. Y digo parte porque esto también corresponde a un título incompleto. La obra se llama “Of Other Worlds: Essays and Stories”.

    El texto en sí se llama “On Three Ways of Writing for Children”. Una edición fidedigna puede consultarse aquí:

    http://es.scribd.com/book/74472688/Of-Other-Worlds-Essays-and-Stories

    Esta aclaración la hago considerando lo difícil que en ocasiones resulta rastrear una obra que nos interesa por imprecisiones en su difusión y en las fuentes usadas.

    El texto original en inglés es fácil de consulta por internet. A quienes hayan leído la reseña de Intemperie y quieran una aproximación más detallada y profunda de la obra antes de leerla, pueden ir a Brain Pickings:

    http://www.brainpickings.org/index.php/2014/06/18/c-s-lewis-writing-for-children/

    Las ideas de Lewis están sumamente vigentes en el actual contexto sobre el debate en torno a la LIJ y las concepciones sobre lo infantil y lo adulto, y su conocimiento es necesario.

  2. Jonystrummer dice:

    Un aporte …
    Hace un tiempo Maurice Sendak fue cuestionado y criticado por “Where the wild things are” libro que fue publicado en 1963 con bastante controversia: el libro era políticamente incorrecto para la época, dado que no mostraba una historia demasiado amorosa y al mismo tiempo temerosa. Los padres de familia de aquella época atribuían al cuento como una lectura que podía asustar a sus hijos, pero Sendak defendió su obra diciendo: “Los adultos son personas que tienden a sentimentalizar la infancia, a ser sobreprotectores y a pensar que los libros para niños han de amoldar y conformar la mente a los modelos aceptados de comportamiento, logrando niños sanos, virtuosos, sabios y felices.” “Donde viven los monstruos” es un clásico vigente hoy porque retrata los temores y deseos de la infancia en cada monstruo: pataletas, miedo al abandono, expresividad, liderazgo.
    Sin duda los “adultos” abusamos de omnipotencia sin embargo nuestros niños viven y experimentan a diario un sin fin emociones y sensaciones.

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.