Revista Intemperie

Superhéroes en acción: crónica de la Comic Con Chile 2014

Por: Camilo Castellanos
comic con chile

Camilo Castellanos asistió a la multitudinaria feria y esto es lo que vio

 

Comic Con Chile es una feria que exalta la cultura popular que se ha generado a partir del mundo de los cómics, la fantasía y la ciencia ficción. Los disfraces y caracterizaciones forman una parte esencial de este evento, que reúne a fanáticos del cómic, el cine, la televisión y los videojuegos. Este año la visitaron alrededor de 27 mil personas en la estación Mapocho, durante tres días.

Aquí, los superhéroes y los villanos toman café juntos. Sus trajes de tela delgada y las vestimentas de guerreros espartanos los están matando de frío, se cubren con polerones, chaquetas y gorritos que rompen la magia del disfraz. Hellraiser, un personaje oscuro de novelas y películas de terror, que tiene clavos en toda su cara, habla del cacho que fue ponerse maquillaje en la nuca. Comic Con todavía está dormida. La fría mañana de Santiago, donde las nubes se quedan atrapadas entre los edificios, rodea la Estación Mapocho.

“Siempre soñé con interpretar el rol de Don Quijote de La Mancha, me hubiese encantado poder relacionarme de una forma artística con este personaje”, dice Christopher Lloyd, mientras mueve sus manos grandes lentamente. Su cuerpo flaco y alto, su pelo delgado y blanco como la nieve y su relación con personajes trasgresores y medio locos de la cultura popular como el Doctor Emmet Brown de Volver al futuro, hacen que sea fácil imaginárselo adentro de una armadura y luchando contra molinos. La respuesta se la entrega a un periodista español que intenta, sin mucho éxito, esconder su disfraz de aviador que luego de la conferencia de prensa revela en plena Estación Mapocho.

El público se aglomera en las afueras del recinto en gigantescas filas. Éstas están guiadas por personas con indicaciones en letreros que usan caligrafía y dibujos propios del cómic. Con el tiempo, los superhéroes van cobrando vida. Thor, en versión masculina y femenina, junto a su hermano Loki, parecen clones que se escapaban de una máquina averiada, uno tras otro se pierden entre la multitud.

El frío desaparece y las diferentes personalidades del mundo del cómic, cine y videojuegos se vuelven celebridades en el recinto. Una gata con un bikini blanco peludo, garras, lentes de contacto verdes y orejas, no puede dar más de dos pasos sin que un hombre le pida una foto. Spiderman se sube a la base de cemento de un metro ochenta de donde parten los gigantescos arcos de hierro de la estación de tren, para posar, dar un salto y caer en seco sobre el frío y duro piso. El dolor que debe sentir con el golpe en sus pies, solo cubiertos por la tela del traje, lo disimula con una pose característica del personaje. Peter Parker, el fotógrafo medio ñoño e inadaptado, puede vestirse de Spiderman y Superman puede dejar de disfrazarse del poco coordinado y torpe Clark Kent.

Maiza Brenetto está vestida de Katniss, una adolescente que, en un mundo post apocalíptico, genera una revolución contra un Estado perverso que obligaba a los jóvenes a luchar a muerte en un reality show. Viste un traje ajustado del futuro, junto a unas flechas que cuelgan de su hombro. “Ella es muy inteligente y aparte una gran cazadora (…) me gusta porque es desafiante y son curiosas las cosas que ella desea, me siento identificada”, explica sobre su personaje.

“El Cosplay es más que un juego de disfraces, yo hace poco estuve en Japón que es como la cuna del Cosplay y generalmente se realiza de dos grandes maneras: una para representar de la mejor forma posible lo que es el personaje, la caracterización, el maquillaje, etcétera, y salir al mundo así, y la segunda forma es en una competencia más formal donde se es representante nacional o internacional de un personaje específico”, dice Brenetto, dueña de una empresa que busca expandir el Cosplay a través de eventos especializados.

Icara, una artista que en esta feria vendió sus libros que recopilan distintos zodiacos, casi siempre con desnudos, a través de ilustraciones en acuarela, dice que lo principal para los disfraces es la entretención. “Acá todo el mundo se desenvuelve como quiere, sacan su lado más ñoño. Se caracterizan y pueden hacer cosas que a lo mejor en su día a día no pueden hacer, porque les da vergüenza o para que no los tomen a la chacota. Acá se desenvuelven y es súper entretenido”, agrega.

 

Artistas independientes

Ella, junto a otros artistas gráficos como Cristobal Jofré, que vende su novela gráfica- historietas largas, de más de 100 páginas que, por lo general, contienen una historia completa, y Karlo, que vende pequeños libros de humor gráfico, son parte de los artistas independientes que en stands muestran sus trabajos en Comic Con. Esto se une a varias tiendas más grandes como Shazam Cómics, que en su stand tiene la imagen del dueño, gordito y con lentes, hecho personaje de cómic: usa vestimenta de un presidente del siglo XIX y tiene el escudo del Capitán América.

Sin embargo, gran parte de lo que se ofrece en esta feria no son historietas. Una cultura popular que está presente más que nada en el cine tiene diferentes formas de expresión. Un stand es solo de juguetes coleccionables de Star Wars y está junto a otro de figuras de Star Trek. Un artista ofrece muñecos hechos en plastilina procesada de superhéroes y personajes de cómics. Se pueden conseguir todos los Blue Ray que se deseen y un stand de El señor de los anillos vende fotos con los personajes caracterizados.

Pablo Hidalgo es uno de los invitados especiales a esta Comic Con. Nació en Chile, pero vive en Estados Unidos y no habla español. Hidalgo cumplió el sueño de muchas de las personas que vienen a este evento: es un especialista en Star Wars reconocido mundialmente –realizó una enciclopedia sobre las películas-, actualmente trabaja en la página web oficial y colabora en el nuevo filme de la saga. Para él, el mundo del cine de ciencia ficción está completamente relacionado con el mundo de los cómics. “Los cómics y las películas tienen una relación muy simbiótica, están muy conectados. Las películas más populares que se hacen en estos días tienen sus orígenes en los cómics y, a pesar de que Star Wars comenzó como cine, fue inspirada en gran parte por las historietas que George Lucas leyó cuando pequeño. Es natural que Star Wars ahora se esté volviendo un cómic también”, señala.

 

Sangre, destrucción y venganza

La Estación Mapocho parece invadida por un cardumen de sardinas. Es difícil caminar entre los stands. Abajo, en uno de los auditorios, se está llevando a cabo el concurso de Cosplay. El primero en subir al escenario, sin  participar del concurso, es un Michael Jackson que se paseaba aterradoramente cerca de los niños. Tiene la piel pálida, un tapabocas negro y una chaqueta dorada que brilla. Hace cantar al público, mientras camina por la luna, para luego bajar entre aplausos.

El jurado, compuesto por personas de Perú, Argentina y Chile, sube al escenario. Todos con disfraces dignos de la filmación de una película y la mayoría de guerreros ancestrales y fantásticos, con armaduras doradas y blancas.

El presentador pide que bajen las luces. De la oscuridad aparece un guerrero medieval con un hacha en la mano, la música electrónica se prende a todo volumen y el guerrero realiza un salto acrobático antes de caer en posición de batalla, generando gritos y aplausos del público. Luego se pasea frente a los jueces mostrando los detalles de su traje. Familias, jóvenes, adultos, van pasando uno tras otro. Una joven vestida de cuero y con una ballesta sale al escenario sacando chiflidos del público por su atuendo sexy.

-¿Por qué escogiste este personaje?- pregunta el narrador.

-Me atrae bastante porque es una sobreviviente y trae sangre, destrucción y venganza- dice, sacando aplausos y gritos del público.

 

Foto: terra.cl

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.