Revista Intemperie

Maléfica, el otro lado del cuento de hadas

Por: Intemperie

malefica

Cincuenta y cinco años después del estreno de la película animada La bella durmiente (Disney), este jueves se estrena Maléfica, una nueva versión donde la bruja de la historia tiene el protagónico, interpretado por una icónica Angelina Jolie.

El relato dice que Maléfica es el nombre de la bruja no invitada a la fiesta del nacimiento de Aurora, hija de reyes. En venganza por el desaire, Maléfica lanza una maldición a la recién nacida: “el día en que cumpla 16 años se pinchará el dedo con el huso de una rueca, y morirá”. Tres hadas interceden y logran convertir la muerte en sueño, del que Aurora solo despertará con un beso del príncipe de turno.

Pasando por Charles Perrault, los Hermanos Grimm, los siete guionistas de la versión de 1959, hasta llegar a los guiones de Linda Woolverton y John Lee Hancock, Maléfica hace una relectura del cuento dándole a la vileza el papel protagónico. Sin duda, los personajes viles y perversos tienen mayor complejidad y ambigüedad y es precisamente esto lo que la película quiere hacer relucir: la dualidad implícita de belleza y maldad en el personaje oscuro de la villana.

La elección del director de Maléfica tuvo vaivenes llamativos. Se manejaron los nombres de Tim Burton, David Yates, Darren Aronofsky, Guillermo del Toro y David O. Russell, pero, finalmente, los productores optaron por el debutante Robert Stromberg, quien cuenta con antecedentes como diseñador de producción (Avatar, Alicia en el país de las maravillas, Oz) y como experto en efectos visuales.

En tiempos en que el cuento de hadas experimenta un proceso de relecturas y reinvenciones en versiones adultas y oscuras (como los films Blanca Nieves y la leyenda del cazador, La chica de la capa roja, la serie televisiva Once Upon a Time, la exitosa historieta Fables del sello Vértigo), Disney estrena una película que, esta vez, no lleva el nombre de una de sus heroínas bondadosas, sino el de una de sus más reconocidas villanas, contándonos la historia desde el otro lado del espejo.

 

Foto:

Un comentario

  1. Emilio dice:

    Qué lata que estas fotocopias al negativo, supuestamente más complejas y adultas, sean la única manera de “re-leer” los cuentos de hadas.

    Si fuéramos capaces de trascender nuestras limitadas concepciones de adultez y complejidad, nos daríamos cuenta que hay suficiente de ambos componentes en muchos de estas historias. Desde aquellas de la tradición oral, a aquellas que fueron escritas y elaboradas con pretensiones estéticas. Como los cuentos de George MacDonald, por ejemplo.

    Honestamente, no creo que se trate de una mala película y me gustaría echarle un vistazo. Pero hay que recordar que Disney no inventó los cuentos de hadas y que el cuento de hadas de Disney no es lo mismo que el cuento de hadas como forma narrativa.

    Saludos.

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.