Revista Intemperie

Lo último de Nadine Gordimer retrata una Sudáfrica despedazada

Por: Nicolás Poblete
mejor hoy que manana

 

(Artículo publicado originalmente el 22/05/2014)

 

Mucho se ha hablado de la última ficción de J.M. Coetzee, La infancia de Jesús. En el suplemento cultural Babelia, del diario español El País, se la criticó por su cualidad “desconcertante”; en el New York Review of Books Joyce Carol Oates tampoco fue capaz de elogiar la entrega del galardonado escritor. Al contrario, el relato fue calificado como “indefinido y aleatorio”. Éstas son sólo dos de las múltiples críticas que ha recibido esta obra del segundo premio Nobel sudafricano. Y, a pesar del manto de negatividad que ha cubierto a La infancia de Jesús, la cobertura de la novela ha “gozado” de una tribuna pocas veces vista.

Por otra parte, aunque sí se ha reseñado en medios clave del mundo, en nuestro país ha tenido poca visibilidad la última entrega de la primera ganadora del Nobel en Sudáfrica: Nadine Gordimer, quien a sus casi 90 años ofrece una monumental narración que da cuenta del estado actual de una Sudáfrica despedazada socialmente, aun cuando aparentemente el país goza de una serie de privilegios en la era del post-Apartheid. ¿Es necesario preguntarse por qué?

Mejor hoy que mañana es la última novela de Nadine Gordimer, traducida por editorial Acantilado en España. En ésta, la que muchos creen será la última novela de Gordimer, vemos a un matrimonio mixto, Steve, blanco (de ascendencia judía), y ella, Jabu, una abogada negra. Él jugó un papel importante en la época de la resistencia como un químico que elaboraba armas en la clandestinidad; ella, con su complicado bagaje (cuyo padre es un pastor anglicano) también intenta enfrentar el momento actual, despojándose de la carga que acarrea. Aunque legalmente esta pareja no tiene problemas por ser de distintas razas (algo que sí estaba prohibido durante el régimen del Apartheid), la situación que viven está lejos de ser un paraíso. El esquema social en el que operan revela la continua lucha por la equidad de género, el prejuicio racial, la pobreza en Sudáfrica, la xenofobia, la inmigración…

Esta pareja simboliza el estado que vive Sudáfrica hoy. A través de ella vemos a los “compañeros” conformándose con el orden actual, atrapados en una carrera neoliberal; compartimos la denuncia de una increíble pobreza, el desempleo de la mayoría negra, la epidemia del sida, y tanto más.

La novela hace gala de la maestría narrativa de Gordimer, con su peculiar uso de los guiones y su experimentación en el diálogo, y de paso, muestra que esta anciana no ha dejado de lado su impulso combativo; el mismo con el que gestó obras tan impactantes como El pickup, Atrapa la vida o Salta.

Sin embargo no es fácil seguir la secuencia histórica que se desarrolla en la narración, pues abarca un tiempo considerable, con referencias a las guerras Boer, con la consecuente crítica al imperio británico, la lucha clandestina con Mandela como telón de fondo, hasta los escándalos en los que se vio envuelto Jacob Zuma, enjuiciado por violación. En una entrevista reciente, Gordimer comentó sobre el presidente: “Jacob Zuma, un antiguo héroe ahora misteriosamente hambriento de poder y un absoluto corrupto [es responsable de los]  desastres de la gestión de los líderes negros”.

Vale la pena destacar esta poderosa novela que sin duda ya ha dejado una huella en gran parte del mundo occidental, especialmente bajo la luz de las recientes elecciones en ese país, donde El Congreso Nacional Africano (ANC) venció las quintas elecciones parlamentarias, manteniendo la mayoría en la Asamblea Nacional y asegurando otro mandato para el presidente Jacob Zuma.

 

Mejor hoy que mañana

Nadine Gordimer
Acantilado, 2013

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.