Revista Intemperie

¿Adónde va Álvaro Henríquez?

Por: Bárbara Besa
alvaro henriquez

Bárbara Besa en un análisis crítico de la trayectoria de Los Tres durante los últimos años, y de la “parada” actual de su vocalista

 

Acostumbro escribir con música y, para comentar los dichos de Álvaro Henríquez en México, puse a girar uno mis favoritos de Los Tres: Fome. Me declaro fanática de la banda hace más de 15 años y, como tal, he seguido con atención la carrera de Henríquez. Por eso la decepción.

Primero la musical. La banda ya no es la misma, su líder ya no compone como antes y sus conciertos perdieron la magia. El show de regreso en 2006 (después de seis años de receso) fue lo último realmente bueno en vivo. Para ese entonces aún se notaba esa innegable química que los llevó a lo más alto y que los convirtió en un referente para las generaciones venideras y una de las bandas de rock más importantes del país.

Hasta el año 2000, Los Tres eran sinónimo de discos contundentes, letras potentes, ingeniosas, lúdicas y críticas, sumadas al carisma y genial poesía de Henríquez y a la maestría interpretativa de Ángel, Titae y Pancho Molina (que para el regreso ya era no era parte de la banda).

Lo que siguió fueron dos discos que pasaron con más pena que gloria: Hágalo usted mismo, en 2006 y Coliumo, en 2010. En los años de silencio de Los Tres, su líder no perdió el tiempo y siguió su propio camino. En 2001 formó Los Petinellis (en honor a su apellido materno), con  grandes éxitos como “Hospital”, “Un hombre muerto el ring” y “No hables tanto”. Tres años después, Álvaro Henríquez lanzó su primer y, hasta ahora, único disco en solitario (homónimo). Un álbum poderoso y con distintos matices estéticos, que lo volvió a situar en un lugar preponderante. Y no es ningún pecado mortal que con su banda madre no encandilara como antes. Lo que me entristece es que un tipo tan brillante como él, recurra a estas alturas a una frase tan torpe para hacerse notar: “Tenemos dos noticias buenas que anunciarles: que no murió nadie en el terremoto del norte y que por fin se separaron Los Bunkers”, lanzó en medio de un concierto en el club Multiforo Alicia, en el DF.

Partió mal: murieron seis personas en el terremoto. Y luego, uno podría pensar que bromeaba al alegrarse por el receso de sus coterráneos, siendo que les produjo “Canción de Lejos”, ni más ni menos, además de alabarlos públicamente y hacer varias colaboraciones mutuas.

Me parece que no era un chiste u otra de sus ironías, creo que de verdad le agrada la idea de no tenerlos en escena, más aún cuando, con varios años de desfase, intenta triunfar en México con lo poco que queda de Los Tres.

Si bien su ego es inmenso y le ha jugado malas pasadas, al menos antes tenía un tremendo respaldo: el brillo de su banda. Esos tiempos ya pasaron. Y como seguidora duele asumirlo.

“Voy a tocar con Los Tres hasta que las velas no ardan”, aseguró en los días en que Ángel Parra renunciaba al grupo. Insiste en estirar un elástico que se va a cortar de la peor manera. Con discos malos, canciones fácilmente olvidables, conciertos sin alma y la evidencia de cuánto le molesta no ser lo que fue.

¿Broma, un mal chiste? A mí me huele a celos. Una frase innecesaria y gratuita, justo en el país en que la banda aludida suma y suma fanaticada. Los Bunkers hicieron lo correcto, más allá de la percepción que cada uno tenga de ellos. Tomar aire y descansar antes de que el desgaste sea ineludible y se note en el escenario y en las canciones. La tozudez de persistir es agotadora.

Pese a todo, el sonido de “Fome” reafirma que debo quedarme con la música de una banda infinitamente entrañable. O de lo contrario, esperar que nos tape la boca con discos como los de antaño. Para una fan, la esperanza nunca se pierde.

 

Foto:

8 Comentarios

  1. Andrés dice:

    ¿Celos?

    Pff… Por favor.

    Si hablamos de que Los Tres después de más de 20 años de trayectoria se desinflaron, Los Bunkers se desinflaron antes de tener 15. Que banda más mala.

  2. Gabriela dice:

    Bueno tu análisis de la banda y su futuro, pero me queda la duda sobre el poco feliz comentario que hizo A.H. a propósito de la separación de Los Bunkers: tal vez no fue de mala onda o celos. Tú misma expones que “Los Bunkers hicieron lo correcto, más allá de la percepción que cada uno tenga de ellos. Tomar aire y descansar antes de que el desgaste sea ineludible…” A lo mejor el tipo lo dijo pensando lo mismo que tú, sólo que de una manera poco adecuada.

  3. Penquista Magno dice:

    Buena reflexión, pero siento que “Los Tres ” son una banda sobrevalorada musicalmente, y desde ahí,también sobrevalorada culturalmente. No hacían nada nuevo, y hay una pobreza espiritual enorme en sus letras, que da cuenta del vacío existencial de Alvaro Henríquez, un “niñito bien” del ABC1 de Concepción, botado a rebelde.
    Sin quererlo se transformaron en el grupo de rock de la transición, hoy frustrada , a la democracia. Henríquez no es más que un bufón,y no un líder opinante-pensante (al modo de Jorge González).
    “Los Tres”, en realidad no son más que un entrenimiento liviano, no una propuesta ideológica revolucionaria, como el sistema los vendía a una juventud post-pinochetista incauta, deseosa de construir un imaginario “ondero” y feliz,pero con algún contenido. Lo fundamental, para esa nueva casta adolescente, con vocación de consumo y dinero en los bolsillos, era alejarse lo más posible a los conceptos meramente superficiales o políticos- testimoniales provenenientes del rock latino de los ochentas, aires que todavía circulaban a principios de los años 90 en Chile.
    Alvaro Henríquez, por lo tanto, es el espejo roto de los sueños de “destape” cultural post-dictadura ,destrozados por el realismo político y las crisis económicas; en definitiva, el primer “zombie” , el primer muerto en combate de la nueva guerra entre derecha e izquierda que jamás llegó, y que llevó a muchos a decir que “La ley” tenía éxito sólo por la facha de sus integrantes. Una polémica antigua y ridícula que arranca de la rivalidad entre Lennon y McCartney, o los mismos Beatles con los Stones.
    El bufón pasó de moda,y sus fans crecieron. Eso es todo.

  4. Bárbara dice:

    Muchas gracias a todos por sus comentarios!

  5. Penquista Magno dice:

    Si quieren ver “Rock Penquista” en serio, este sábado se volverán a reunir “Santos Dumont” en Concepción, la de verdad la mejor banda de la historia de la ciudad. Sicodelia de raíz británica sesentera sin mayores pretensiones, pero con un compromiso estético auténtico con nuestra urbe (un Concepción que se extinguió a principios de los 90s y de los que quedan vagos rezagos, tanto en lo arquitectónico como en lo humano), lo que les significó quedar postergados en el tiempo y la popularidad, aparte , del no haber transado con el sistema y su tiranía pop.
    Mauricio Melo hoy sigue haciendo escuela, habiendo vuelto a su tierra natal después de recorrer América, para comunicar su experiencia y “buena onda” a los rockeros más jóvenes de la ciudad. ¡Eso es verdadero compromiso artístico y consecuencia de vida!, sin llorar ni quejarse , por lo demás.Saludos.

  6. Bárbara Besa dice:

    También soy de Conce, me encantan los Santos Dumontt y me alegra mucho su regreso.

  7. nico dice:

    buen comentario, los tres hace rato que se perdieron en el camino, es una lastima. Me parece que Henriquez está metido en otras cosas y se nota en la flojera de sus últimas composiciones. saludos

  8. Renato dice:

    Mira luego de que han pasado unos días, ya casi semanas, te puedo decir que es completamente diferente todo a lo que parecio en un principio, luego de las famosas declaraciones de alvaro, sale una entrevista muy vista que se hizo en mexico, en las que alvaro aclara bastantes cosas, entre ellas que tiene muy buena relación con los lopez y que el problema son los duran (esta demás decir lo soberbios e indiferentes que son, en lo especial Fco.), por otra parte en muchos lados he escuchado y leído de que se estan desinflando los tres y cuando hablas del elastico, sabes? creo que es parte del chaqueteo del chileno esto es típico de ustedes, soy fnatico de ellos y más allá de cegarme por mi fanatismo, lo que he visto es que angel esta muy contento y por otro lado los tres agarraron un nuevo aire, todos hablan de que van en picada y bla bla bla, pero veo que ahora tienen un tremendo baterista cosa que nadie a valorado o mencionado en ningun medio, le ha devuelto ese toque que le daba molina, y el nuevo guitarrista que no es como angel pero que no deja de ser seco, se nota un alvaro y un titae más frescos y reactivados, muy contentos en las entrevistas, y en los ultimos conciertos, sé que será un tapon de boca el último disco, después de todo la magia la tiene alvaro y titae, guitarra la toca cualquiera asi que no se extrañara tanto a angel!! guitarristas hay muchos creadores muy pocos, que angel siga recordando a su abuela y lucrando con eso

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.