Revista Intemperie

Una cosa es que a uno le vaya bien y otra ser feliz: una entrevista a Alison Mandel

Por: Pablo Torche
alison mandel

 

Completamente distinta al personaje de la mina insegura, preocupada de las dietas y de las citas, y frecuentemente histérica, que se trasluce en sus monólogos para el Club de La Comedia, Alison Mandel se muestra llana y sin ínfulas, más preocupada de responder con honestidad, o decir algo gracioso, que de levantar grandes críticas o interpretaciones sociales de ningún tipo. Alejada de los discursos y consejos generacionales, tanto como de lo “políticamente correcto”, he aquí lo que nos dijo acerca del Club de la Comedia, el rol de la mujer, la política, la televisión y sus nuevos proyectos.

 

Ahora me encuentro más bien resolviendo situaciones pendientes, y escribiendo. He hecho guiones antes, para Comedor de diario, y para programas infantiles, y ahora me han salido un par de cosas por ahí. Además estoy escribiendo un cuento erótico para la antología que está preparando Lucía López. Va bien, es un proyecto entretenido. También escribiendo una obra de teatro con una amiga con quien que hice Esterotipa, y montando una obra con una compañía de teatro infantil. Estoy conversando posibilidades para la televisión, pero no hay nada concreto aún.

La “disputa” por el Club de la comedia fue un manejo de la prensa. Yo sólo me fui porque quería hacer otras cosas, dije que no somos amigos, y que les deseaba lo mejor, y la prensa se agarró del “no somos amigos”. Quizás había algunas reuniones que eran tensas, o discusiones, pero tengo los mejores recuerdos del programa. Creo que cuatro años estaba bien, pensé que si seguía me iba estancar un poco. Fue un gran aprendizaje, y fue entretenido, y cuando dejó de ser entretenido, decidí irme. Cuando dejó de ser un aporte para mí, o yo dejé de ser un aporte, era mejor irse. Una cosa es que a uno le vaya bien y otra cosa es ser feliz. Si me hubiera quedado habría sido de pura ambiciosa, no hubiese sido por un ideal, ni por algo artístico ni nada. Y siento que no es bueno irse por el lado ambicioso.

En algún momento del Club, cuando entré, los dos primeros años, era un programa de harta crítica política. Y todos teníamos una visión política bastante parecida, entonces éramos felices de plantear nuestras visiones e ideales. Luego eso se fue perdiendo y se transformó más en un programa netamente de humor y no tanto de opinión.

El personaje en el que me inspiraba para los monólogos del Club de la comedia era un estereotipo, no sé si era realmente una Alison. Era más un personaje que otra cosa. Cuando andas en un período de creación de stand up andas más atenta. Me guiaba por las cosas de las minas locas. Empecé a ver harto de mis amigas. Después me decían “no te voy a contar esto porque lo vas a meter en el stand up”. Empecé a cachar que ahí había algo que me funcionaba, que por el lado femenino me iba a ir mejor. ¿Sientes que ahí marcaste una tendencia? Sí, tal vez se marcó una tendencia con mis monólogos, había gente fanática que los esperaba, y en rating me iba bien, y siento que los pueden echar de menos. Quizás alguna vez volvería a hacer stand up, pero no todavía. Parece que quedé como saturada.

“¿Liberación femenina en Chile?”. Yo creo que es un tema que viene hace harto rato. Pero una cosa es lo que se diga y otra cosa es lo concreto. Sigue habiendo minas maltratadas que no dicen nada, o minas que dicen “no voy a decir eso porque a mi pololo le molesta”, etc. Pero en el “poserismo” dicen que no. Siento que es más un movimiento que una realidad. La realidad es que las minas se siguen corcheteando la guata para no comer. No me parece que eso sea la libertad de la mujer y su cuerpo en su esplendor.

Política. Me interesa, siempre me ha interesado, no me es indiferente. Para las elecciones estaba bien comprometida con Alfredo Sfeir, trabajé en su campaña, en la franja y todo. Primera vez que me apasionaba un candidato. Sus terapias de la felicidad fue lo primero que averigüé de él. Y al Partido Humanista es al que más atención le pongo, entonces desde el principio me fijé en él. Ví su plan de gobierno y me pareció diferente lo que proponía, y muy inteligente. Es un poco la onda de Pepe Mujica, que también me gusta. Creo que era un muy buen candidato en el tema de los recursos naturales, sobre todo en el tema del agua. Todo parte por ahí. De hecho, me compré un filtro de agua hace poco tiempo, y es increíble la cantidad de metal que el agua contiene. Cuando terminó la campaña, Sfeir nos invitó a comer, y ahí fui más feliz de haber votado por él, porque era muy simpático, muy agradable, muy poco político. Irradia felicidad. Después le dio el apoyo a Bachelet, y la cosa se desvirtuó un poco, o al menos hubo gente que lo pensó así.

No soy una fanática de Piñera, ni mucho menos, pero siento que hizo algunas cosas importantes. Lo del Penal Cordillera fue una medida asombrosa, algo que se atrevió a hacer y se lo rescato. Y también el plan ‘Elige vivir sano’ de Cecilia Morel, me pareció muy bien. Si bien es un plan gringo, ha funcionado acá. Ahora ves mucha gente corriendo, haciendo deporte, todo el mundo trota, hay vías exclusivas para hacer deporte, etc. Ella me parece una mujer inteligente.

Sobre-exposición, farándula. Es difícil. Por un lado es bacán, porque la gente te quiere, y aunque suene cliché, el cariño de la gente es súper potente. Y también tiene lados malos como la vulnerabilidad, el reconocimiento, salir a pasear con mi ahijada, y que te pidan una foto, y no quiero sacarme una foto con mi ahijada que después no se dónde va a estar. Por otro lado también es buena onda cuando la gente se te acerca y te dice que le gusta lo que haces. No tengo ningún prejuicio con la farándula, me da risa, me gusta. Me gustan los realities, los disfruto. A veces se van al chancho, pero eso pasa con todas las cosas. Finalmente a la gente le gusta, y la tele vende lo que a la gente le gusta. Igual es una moda y ha bajado un poco, hubo una época que era un pick.

A mí me gusta la tele, sobre todo teleseries y series (veo todo Netflix). Creo que hay mucho prejuicio de que “en la tele solo dan cosas chatarras”. Tampoco podrían dar todo el día programas culturales, también hay niños o una señora que trabaja toda el día, y también quiere llegar a la casa y ver una teleserie simple. Tiene que haber un equilibro, ser para todo público, no puede ser solo “películas súper under”, también tiene que haber películas “tontas”. A veces está mejor catalogado lo que es más dramático, o más denso, pero también tiene que haber cosas simples, para reírse. Yo pienso en mi mamá, que me dice “trabajo todo el día, no voy a llegar a ver una cosa que me perturbe”.

Ahora hay bastante diversidad en la parrilla. Por un lado está ‘Secretos en el jardín’ que es atroz de atroces, igual que ‘Vuelve temprano’, pero también está ‘Mamá mechona’, y ‘Los Carmona’, las cuatro me parecen igual de valorables. Es bueno que haya un equilibrio. Lo que siento que falta mucho en la tele son programas infantiles. De todas formas ha habido cambios, por ejemplo antes había caleta de  programas juveniles y de bailes, ahora ya no hay. No existen, porque los niños de esa edad están protestando en la calle no están bailando. No podís tener a unas minas y unos locos jugando a la gomita, mientras todos están marchando por la Alameda.

La generación joven está más aguerrida. La gente que ahora está estudiando o está saliendo, son estudiantes que hicieron una revolución. Cuando yo iba al colegio nunca se hubiera generado esto, porque no éramos tan organizados, y éramos más reprimidos, tipo “bueno, fue lo que nos tocó″, quizás porque nuestros papás eran más reprimidos, estaban en plena represión militar, nacimos en toque de queda. Esta generación que viene tiene mucho más opinión, más decisión, me parece una buena generación. Encuentro que lo que hicieron los estudiantes fue un evento internacional. Alguien tenía que hacerlo, todos sabemos lo injusto que es, y ahora los jóvenes lo transformaron en tema país, que tiene que estar en el plan de gobierno, y eso me parece muy bien.

 

Foto: LUN

 

Artículo publicado originalmente el 01/04/2014

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.