Revista Intemperie

Polémica por vómito sobre Lady Gaga: ¿acción de arte?

Por: Intemperie

millie brown

Si usted se pasa de copas y vomita en una fiesta o reunión social (a quién no le ha pasado), probablemente ya no será el hazmerreír del grupo ni un “pastel” sino que puede considerarse un artista, porque, como sabemos, el arte contemporáneo da para todo.

La idea comenzó hace nueve años con Millie Brown, que tragó tarros de pinturas de todos los colores para vomitarlos luego “Quería vomitar el arco iris completo” declaró para explicar su performance, que generó bastante polémica. ¿Las razones de esta experiencia singular? “Quería usar mi cuerpo para generar arte, quería que viniera de adentro, crear algo bello pero que fuera a la vez crudo e incontrolable”.

La historia halló su corolario hace cuatro días, cuando Lady Gaga subió al escenario a Millie Brown, que vomitó nada menos que sobre ella mientras cantaba la canción Swine en un escenario en Texas.

El número desató miles de críticas, no por algo tan trivial como el mal gusto sino porque incentivaría la bulimia (a diferencia del arte, los trastornos de la alimentación sí están en la agenda de lo “políticamente correcto”). Se inició así una campaña que ha recolectado miles de firmas, a la cual se unió Demi Lovato, cantante pop que ha declarado sufrir de trastornos alimenticios, quien comentó:

“Cómo si no tuviéramos suficientes personas exaltando los trastornos alimenticios. Los jóvenes que están luchando para forjar sus identidades están muy influenciados por las cosas que ven hacer a sus ídolos. En pocas palabras, no es ‘cool’ o ‘artístico’ en absoluto”.

Gaga no se quedó corta y le respondió a Lovato: Estoy muy a favor de la lucha de Demi y su recuperación, así como de la recuperación de cualquier persona que sufre de esto, pero este show no tuvo nada que ver con ningún trastorno alimenticio, y nunca se tuvo la intención de que fuera tomado de esta manera.”

“Estoy realmente orgullosa de este performance, y sostengo el mensaje de rabia y dolor que tratamos de expresar en ese momento” agregó Gaga.

La polémica en cambio sobre el real valor del arte y su mercantilización con objetivos comerciales ha sido más silenciosa (más bien inexistente). Continuamente, artistas “pop” y masivos, así como otros que suelen ser asociados con la “alta cultura” (a falta de otra expresión mejor), ponen bajo la etiqueta de “arte” o, con más frecuencia “performance”, lo que son muchas veces prácticas burdas y sin ningún valor artístico, que sólo persiguen objetivos de marketing. ¿Es este otro caso más de ese tipo?

 

Foto: Millie Brown

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.