Revista Intemperie

La larga noche de un teatro

Por: Ramón Griffero
Huelga en Teatro Municipal.

El destacado director y dramaturgo, Ramón Griffero, que actúa además como vocero del grupo “Liberar el Municipal”, entrega una lúgubre visión del principal teatro del país, y de su director, Andrés Rodríguez

 

Cuando aún no caía el muro, se asesinaba y desaparecía gente en lo austral de este continente, en las páginas sociales, junto a generales culpables de crimen de lesa humanidad, un director de teatro sonriente ofrecía sus galas operáticas en el principal escenario de nuestra república, su nombre Andrés Rodríguez, ícono de una dictadura que ha ejercido un manejo personal, censor y monopólico sobre un espacio cultural de la nación durante treinta y dos años.

Sin duda, se trata de un hecho inédito a nivel del teatro occidental. Lo insólito de lo anterior, es donde han estado las miradas públicas y las políticas culturales de un país que ha permitido que por más de seis períodos presidenciales democráticos, alguien pueda enquistarse en un espacio publico y transformarlo en su propio feudo, mas aún, en un lugar ícono y espejo de la creación cultural de una república.

Generaciones de creadores (coreógrafos, músicos, directores, entre otros) se han visto imposibilitados de acceder a un escenario que les permita desarrollar sus propuestas, a un teatro de dimensiones e infraestructura técnica única en el país, frustrando así su desarrollo creativo y aporte cultural .

En un país de escasos fondos para la cultura, el municipal recibe anualmente ocho mil millones de pesos. Como referencia, esto es seis veces lo que recibe (a través del FONDART) el Fondo de la Música, el triple del Fondo Audiovisual y equivale a cien años de la muestra de dramaturgia nacional.

Este argumento no es para disminuir su aporte, sino para señalar cómo con menos recursos se han generado creaciones de magnitud nacional e internacional, y pone de manifiesto, una gestión deplorable de la actual dirección.

También es interesante percibir cómo nuestros medios de comunicación tan inquisitivos en áreas domésticas, la alcaldía y el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, hacen caso omiso de esta situación y al contrario, hacen apología de su director, y lo consuelan por un fatídico incendio también producto de su deficiente administración. (Es sabido que los teatros de esta magnitud son propensos a incendios, y disponen de un personal estable especializado en con equipos de combate adecuados, las veinticuatro horas del día).

Para el bicentenario, centenares de creadores, coreógrafos, músicos, directores, premios nacionales, adhirieron a una petición para “liberar el Municipal”. Las demandas de aquel entonces no tuvieron eco, la clase política se ha mantenido impermeable y complaciente con la perpetua dirección del teatro. Hoy en este nuevo contexto se reiteran aquellas demandas que solo se agravan con el tiempo y devienen indignas, para la democracia cultural de nuestro país.

Resurge así el movimiento para “liberar el Municipal”, solicitando a la alcaldía y su corporación, un concurso para una nueva dirección, a su vez un espacio de programación concursable de co-producción para proyectos de creación autónomos, para la música, danza, opera y teatro, revitalizando y ampliando el perfil de sus producciones, al igual que en todos los centros con apoyo estatal (GAM, Matucana 100, etc.).

Es imperativo la dimisión de la dirección y sus colaboradores y el inicio de un  proceso para re-fundar este teatro de la República de Chile con una decisiva y ética política cultural.

Pareciera que las llamas fueron un alarido simbólico, de que nuestro teatro ya arde hace tiempo.

De un teatro de uno, a un verdadero teatro para todos.

 

Foto: miembros del coro y funcionarios administrativos manifestándose en el frontis del Teatro Municipal de Santiago durante la huelga del pasado 2013 (La Tercera).

 

El movimiento “Liberar el Municipal” creó un grupo en Facebook, y cuenta con un masivo apoyo, reflejando así, el interés ciudadano por esta acción. La petición a Carolina Tohá, alcaldesa de Santiago, esta refrendada por más de tres mil adherentes.

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.