Revista Intemperie

Ally Fogg opina que el perdón a Turing por ser homosexual es un error

Por: Intemperie
Alan Turing

 

En una interesante perspectiva, el columnista inglés Ally Fogg opina que el perdón otorgado por la Corona británica a Alan Turing, tras la discriminación de que fue objeto por ser homosexual, es un error.

Alan Turing es una figura mítica de la intelectualidad inglesa del siglo XX. Nació en 1912, y desde la década del ‘30 empezó a hacer aportes fundamentales en el campo de las matemáticas aplicadas, que fueron claves para el desarrollo de la informática y la computación. Su aporte también fue estratégico para descifrar el código secreto nazi y el mismo Fogg lo señala como “el mayor responsable de todos los individuos británicos, de la derrota final de la Alemania nazi”. Su relación intelectual, y quizás afectiva, con Ludwig Wittgenstein, también es célebre.

Turing era homosexual y fue juzgado en 1952 por actos homosexuales y condenado a tratamiento hormonal (algo que, según Fogg, fue una sentencia “suave”, comparado con la posibilidad de cárcel). Dos años más tarde Turing murió suicida, por veneno.

A partir de una larga campaña de recolección de firmas para desagraviarlo, ayer la reina ha otorgado el perdón póstumo que, en palabras del Ministro de Justicia ingles, “es lo que corresponde para un hombre excepcional”.

Según Fogg, el mensaje que acompaña este acto de desagravio no puede incluir conceptos más equivocados”. En su columna en The Guardian, señala textualmente: “(el comunicado) dice que el estado británico está preparado para perdonar actos homosexuales históricos, en el caso en que éstos hayan sido ejecutados por un héroe nacional, un gigante académico o un innovador de talla mundial. Esto es el opuesto polar” señala Fogg “del mensaje correcto. Turing debería ser perdonado no porque es una leyenda moderna, sino porque no hizo absolutamente nada malo. Es un error cuando fue usado contra Oscar Wilde, es un error cuando fue usado contra Turing y es un error cuando fue usado contra un estimado de otros 75 mil hombres, ya sean estos famosos dramaturgos y científicos, o simples gásfiter o empleados de oficina.” señala Fogg.

Fogg opina que un “perdón” escenificado de esta manera debería extenderse a todas las personas injustamente perseguidas o condenadas por su orientación sexual, y que no puede ser correcto “seleccionar a Turing o decir que otros hombres merecen menos la justicia porque de alguna forma eran menos excepcionales”.

 

Foto: Sherborne School/AFP/Getty Images (The Guardian)

 

Artículo publicado originalmente el 30/12/2013

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.