Revista Intemperie

Cinco libros para asustar a los niños en el día de los muertos

Por: María José Ferrada
los pequenos macabros

 

“Los niños desde la primera infancia conviven con emociones perturbadoras. La frustración y la ansiedad son parte de la vida cotidiana. Es a través de la fantasía que llegan a la catarsis. Esa es su mejor herramienta para domar a la criatura salvaje”, decía Maurice Sendak, autor de uno de los libros de monstruos más entrañables de la literatura infantil.

Porque Max, el protagonista de Donde viven los monstruos, sabe que hay un mundo oscuro con el que convivimos a lo largo de la vida, un pasillo por el que vamos a lo que no conocemos para comprobar, una vez de vuelta, que no hay espacio más seguro que la sopa de la cena y la ternura de las voces conocidas.

A los niños les gusta ese viaje, y tal vez lo hagan para comprobar que a su vuelta, el mundo seguirá tal cual lo dejaron. Que así será una y otra vez. Porque crecerán, y los días venideros tendrán también horas oscuras. No habrá vida que no los tenga y los monstruos están ahí con sus cuerpos maltrechos, para recordárnoslo.

A continuación proponemos cinco libros que nos harán viajar entre monstruos y espectros. Advertimos que algunos de ellos no son aptos para padres que quieran hacer creer a sus hijos que la vida será un camino dulce y divertido.

Nos anticipamos entonces a la pregunta ¿este libro no será muy oscuro?

Y les decimos: sí, seguro que lo es.

los pequenos macabros

Los pequeños macabros (Libros de El Zorro Rojo, 2010). The Gashlycrumb Tinies (1963) habla de veintiséis muertes infantiles, una por cada letra del abecedario. Los pequeños protagonistas mueren asfixiados por alfombras, de aburrimiento, pinchados por agujas, bebiendo lejía o engullidos por el fango. Una fantástica galería de muertes prematuras que nos recuerda que la elegante calavera de la portada nos espera a la vuelta de la esquina. Edward Gorey, considerado como uno de los mejores ilustradores estadounidenses del siglo XX, nos deleita en este libro con sus característicos dibujos macabros y crueles que lo convirtieron en un autor tan amado como odiado por sus lectores.

ahora no bernardo

Ahora no, Bernardo (Alfaguara Chile, 2013). Un monstruo quiere comerse a Bernardo pero sus padres no le hacen caso porque están muy ocupados. Cada vez que él intenta explicarles lo que pasa, ellos le responden: “Ahora no, Bernardo”. Retomando una de las frases típicas dirigidas por los adultos a los niños, David Mckee, famoso también por las historias de Elmer, el elefante multicolor, construye una historia publicada en 1980, que sigue vigente. Su desenlace hará sonrojar al adulto que lo lea: el monstruo se come a Bernardo sin que sus padres siquiera lo noten.

oscuro muy oscuro

Oscuro, muy oscuro (Océano, 2007). Ruth Brown adapta una canción inglesa tradicional, que nos conduce a una casa a través de un bosque oscuro, muy oscuro. Abrimos la puerta, atravesamos la sala, subimos las escaleras, recorremos un pasillo, entramos a una habitación, nos acercamos al armario. Todo está oscuro, muy oscuro. ¿Con qué nos encontramos al final de este tenebroso recorrido? Con un ratón que dentro de una pequeña caja, nos espera, muerto de miedo. Un libro escrito en lenguaje sencillo e ilustrado con tintes oscuros muy oscuros, especial para leer a los más pequeños con voz fantasmal. Seguro que si el lector entra en su papel, al llegar a la última página su auditorio temblará tanto como el ratón de la historia.

las zapatillas rojas

Las zapatillas rojas (Impedimenta, 2011). Inspirada en una historia relatada por su padre zapatero, el cuento de Hans Christian Andersen, publicado en 1845, es tal vez uno de sus relatos más sombríos y amenazantes. Karen, su protagonista, es una huérfana muy pobre que se obsesiona con un par de zapatillas rojas. La anciana que la cuida decide regalárselas para el día de su confirmación. La protagonista se las pondrá y comenzará así una danza frenética que solo terminará cuando con un hacha le corten los pies. Siniestro y  moralizador, este cuento ha aterrorizado por más de un siglo a sus lectoras y lectores. Sí niños, parece decirnos su autor, la vanidad puede ser una cosa que termine muy mal.

La edición de Impedimenta cuenta con las poéticas y perversas ilustraciones de Sara Morante. Una joya de pesadilla para asustar incluso a niños muy valientes.

cuando nace un monstruo

Cuando nace un monstruo (Juventud, 2006). “Cuando nace un monstruo pueden suceder dos cosas: que sea un monstruo que habita en los bosques lejanos o que sea un monstruo que vive debajo de tu cama. Si es un monstruo que habita en los bosques lejanos, entonces ya está. Pero si es un monstruo que vive debajo de tu cama pueden suceder dos cosas: que te devore, o se hagan amigos y te lo lleves a la escuela”. Un cuento escrito por Sean Taylor e ilustrado por Nick Sharratt con el que solo puede suceder una cosa: que el lector muera de risa.

Un libro para enseñar a los niños que los monstruos, cuando quieren, pueden ser también seres simpáticos.

 

Foto: Los pequeños macabros, Edward Gorey

 

Artículo publicado originalmente el 01/11/2013

 

Temas relacionados:

• La vida secreta de los colores, por Micaela Chirif

• La belleza de las cosas, por Marcela Guzmán

• La poesía y los niños, por María José Ferrada

• Un recorrido gatuno por la literatura infantil, por María José Ferrada

• María José Ferrada: una escritura del silencio, por Francisco Díaz Klaassen

Si lo sabes todo nada te va a conmover: una entrevista a Isidro Ferrer, por María José Ferrada

• Recomendaciones de libros que no sabemos si los padres comprarán a sus hijos, por María José Ferrada

• Las editoriales chilenas de literatura infantil publican libros de autoayuda para niños: una entrevista a María José Ferrada, por Germán Carrasco

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.