Revista Intemperie

Impunidad a 40 años del Golpe en Chile

Por: Vidia Gutiérrez
estadio nacional

Vidia Gutiérrez aborda la visión de quienes acusan “sesgo” en el programa Chile, las imágenes prohibidas

 

Hasta el jueves 24, el programa Chile, las imágenes prohibidas, acumulaba 83 denuncias ante el Consejo Nacional de Televisión por “presentar una visión sesgada de la historia” y “provocar odiosidades y división en el país”.

El programa de Chilevisión forma parte de una serie de iniciativas que varias instancias han preparado en el marco de la conmemoración de los 40 años del golpe militar. Muchas de ellas ponen el foco en el uso de la fuerza con que los militares y la derecha lograron mantener el poder a lo largo de 17 años. El recuerdo, claro está, no es la génesis de la “odiosidad y división del país”; ésta empezó, más bien, cuando se apuntaron armas contra personas desarmadas.

Pero se puede decir que la acusación de “sesgo” tiene algún asidero, más que nada para quienes se han acostumbrado a la mezquindad del empate en la política y en la historia. Aquellos que exigen que se cuente “su versión”, la que no niega lo ocurrido, sino que se limita a restarle importancia. Como hizo Juan Emilio Cheyre, ex Comandante en Jefe del Ejército, respecto del caso de Ernesto Lejderman: “este niño que estuvo 20 años engañado por sus abuelos y él cree una mentira y la descubre por un cuaderno. Él puede estar 20 años engañado por sus abuelos y a mí no se me cree que esté engañado casi 18 años”

El daño que ha hecho en Chile esa estrategia argumental ha sido inmenso y persiste en el tiempo: la política contemporánea sigue haciéndose en términos de dos bandos jugando a empatar e ignorando a la mayoría de los ciudadanos que no pertenece ni se identifica con ninguno de los dos.

Es inmensa la cantidad de gente que se halla en esa zona intermedia. No sólo los más jóvenes, que nacieron después de que Pinochet dejó el poder. También los que, siendo mayores, no fuimos víctimas directas de los crímenes cometidos.

Existe certeza de que el ejercicio de la memoria y el reconocimiento de lo ocurrido restituyen la dignidad a las víctimas. Sin dejar de reconocer la tremenda importancia que ello tiene, vale preguntarse ¿de qué nos sirve al resto de nosotros que los victimarios hagan “gestos” o pidan perdón, como tanto se les ha pedido?

Para los demás, el asunto central no son las cruentas violaciones de los derechos humanos, sino la impunidad y el efecto profundo que ella ha tenido en la conciencia colectiva. Chile necesita justicia para sanar, no sólo memoria. Necesita la certeza de que hay leyes, vigentes a todo evento, que castigan delitos. Que el asesinato, el secuestro, la violación y el robo tienen penas de cárcel, si no como crímenes de lesa humanidad, al menos en virtud del Código Penal. Que existe un marco de convivencia mínimo que pone un límite a lo inaceptable.

Si hay una herencia nefasta que la dictadura dejó a las generaciones siguientes fue la noción, casi inconsciente, de que se puede abusar de los demás. Basta con ser más fuerte. Y que nuestra sociedad no sólo lo tolera, sino que incluso lo alienta.

La confrontación generada a partir de la conmemoración del golpe militar de 1973, entre quienes se ponen del lado de las víctimas y quienes toman parte por los victimarios, se ha prolongado a lo largo de 40 años, sin cambios.

La permanente neutralización mutua entre ambos ha impedido avanzar en la elaboración de la historia de este país y empezar a abordar la tarea siguiente, que es erradicar la impunidad en todo ámbito.Porque la memoria es necesaria para evitar que se repitan episodios sangrientos, pero se necesita un “nunca más” que, más allá del episodio negro de la dictadura, le asegure a cada persona que está a salvo del prójimo.

 

Foto: elquintopoder.cl

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.