Revista Intemperie

Prácticas literarias: personajes ficcionales en Facebook

Por: Carolina Benavente Morales
maneki-neko

Carolina Benavente revisa algunos personajes nacidos en las redes sociales, que cruzan prácticas ficcionales relativas a la literatura, y en una mayor medida, al ocio.

 

Al favorecer la interacción de los usuarios integrando contenidos multimedia, la Web 2.0 ha permitido la emergencia de nuevos experimentos literarios. Entre ellos, debido a su nexo con los campos imaginativos del cuento, la novela y el drama, voy a destacar los personajes de ficción en redes sociales. En un esquema narrativo tradicional, los personajes permiten ligar las acciones de una historia a subjetividades con las cuales el lector puede implicarse, pero ¿qué ocurre cuando este esquema es una red social virtual? Intentaré responder a ello basándome en mis preferencias de Facebook por seres como El gato que mueve el brazo así (EGQMBA) y El gato que mueve el brazo así… y así! (EGQMEBAYA), hoy desvirtuados en sus contenidos; la Barbie pobreDios, y Satanás. Todos ellos son creados a partir del año 2008. El autor de los gatos es argentino; la de la Barbie pobre es chilena; y el de Dios y Satanás, es un colectivo de escritores mexicanos. Detallo a continuación lo que a mi parecer son tres aspectos centrales de este pequeño corpus literario de personajes digitales latinoamericano.

1. Interferencia cultural

Un primer aspecto es que se trata de reapropiaciones desviantes de personajes preexistentes de la cultura popular y/o pop. Existen en Facebook personajes de rol que también son ficcionales, pero los que nos ocupan constituyen prácticas de interferencia cultural porque pretenden subvertir los códigos de la cultura hegemónica. Así, EGQMEBA es una reapropiación del muñeco de la fortuna oriental llamado Zhaocai Mao en China y Maneki Neko en Japón, el que desde hace poco años forma parte del industrializado folclor global; Dios y Satanás son caracterizaciones de los dos personajes mayores de la cosmovisión occidental; y la Barbie pobre se basa en la estilizada muñeca rubia creada por la compañía norteamericana Mattel el año 1959.

En este último caso, la subversión es evidente, pues el personaje se presenta como una antítesis poblacional de su referente. Sus hijos se llaman Shanaya, Esteffy y Yeison, se le llueve el “loft” y vende sopaipillas en la calle, entre otros atributos. En el caso de Dios y Satanás, ocurre una mundanización de seres en principio sagrados, pues si bien existen muchas páginas dedicadas a Dios y otros personajes con un fin divulgativo o comercial, aquí el personaje es encarnado por un autor/actor que se permite enunciar opiniones sobre temas diversos, incluyendo siempre la contingencia política. Lo mismo ocurre en el caso de EGQMEBA, quien no sólo alude al patrocinio del “desodorante gatuno” Gaxona (07/05/2009), sino que además propone: “Este 24 de marzo saquemos nuestra foto del perfil para no olvidar a los miles de argentinos desaparecidos durante la última dictadura. Yo muevo el brazo así y así para que no pase nunca más” (22/03/2010).

2. Actitud y performance

Los personajes ficcionales de redes sociales no se adscriben en lo esencial a tramas, sino a ciertos atributos y acciones que se actualizan en cada posteo. En el caso de Dios y Satanás, los referentes son seres míticos suprasensibles y atemporales; Maneki Neko surge de diferentes leyendas que son irrelevantes frente a su cualidad de atraer la suerte; y Barbie representa el estereotipo idealizado de mujer según la cultura hegemónica de posguerra. En el traslado a la virtualidad, destaca el desarrollo de una actitud primordial puesta al servicio de anécdotas y reflexiones sobre la realidad cotidiana y contingente, permitiendo la vinculación con las pequeñas y grandes historias del usuario interlocutor. Es por ello que puede hablarse de la performance de un autor convertido en actor interactuante: “Ay hijos, su vida y su realidad son como un videojuego, como un buen libro, como la escuela: sienten que deben terminarlas pronto, pero la verdad es que cuando acaban, resuelven, solucionan, se deprimen mucho si no tienen algo nuevo que resolver. Por eso el mundo se los mandé tan complejo: para que siempre estén en movimiento” (Dios, 15/07/2013).

3. Interpelación lúdica

Los personajes ficcionales de redes sociales nos interpelan social y existencialmente de manera lúdica. El tono humorístico de sus publicaciones busca adaptar el discurso al régimen emotivo “controlado” del capitalismo tardío, creando un clima favorable a la emisión de contenidos críticos. Un post de EGQMEBAYA! que lo evidencia es “volví para decirles algo importante, algo que estuve meditando todo este tiempo de ausencia, algo simple y complejo, una nueva filosofía. Ahí va: miau.” (22/12/2010). Satanás, por su parte, es soez y a veces abyecto, pero no menos divertido y crítico, como al publicar “PPUTACHINGADASARNOSAVERGA, les resumo todos los libros y todas las ideas de Coelho: ‘todo sucede por algo’. Fin. Ahora usen su dinero en algo menos pendejo” (03/08/2013). Pero, además, el juego también puede originar una participación que trasciende el mero comentario. Así, EGQMEBA organiza un concurso de fotografías de Miss gato que mueve el brazo así (05/2009) y en otra ocasión invita a sus seguidores a postear versos (01/06/2009), llegando incluso a tener un blog. La Barbie pobre no explota mucho esta faceta, pero Dios y Satanás sí, aunque de un modo más tradicional, ya que su administrador los ocupa para promocionar sus propios talleres y otras actividades literarias.

Apuntes finales

La creación de personajes ficcionales en Facebook es una práctica literaria emergente, híbrida, nula o escasamente identificada y tal vez menor, pero cuya trascendencia descansa en el posteo de cada día, según un paradigma situado, relacional y de acción. Mediante sus intervenciones consentidas, sus autores/actores irrumpen en nuestra vida virtual para añadirle humor, crítica y fantasía. En los mejores casos, apelan a nuestra propia imaginación, dentro de un proceso dirigido por el autor, pero en cuya construcción podemos llegar a participar activamente, incluso más allá de la virtualidad. Además, a pesar de nacer seguramente por hobby, estos personajes pueden evolucionar hacia una rentabilización económica de la actividad estética, dentro de una osada articulación de lo docto y lo popular, lo analógico y lo digital, lo real y lo ficcional… Pregunta: ¿qué límites se impondrán a estas prácticas por depender de una plataforma privada como Facebook?

Nota: La primera publicación de EGQMBA es del 5 de noviembre de 2008, pero es impedido de actualizarse a fines de 2009. Por ello, su autor crea El gato que mueve el brazo así… y así! (EGQMEBAYA), aunque hoy ambas páginas parecen haber sido usurpadas. Los demás personajes surgen el año 2010. Hoy, EGQMEBA cuenta con unos 44.908 seguidores, EGQMEBAYA con 5.830 y Dios con 22.670, superado por Satanás, con 27.512, y por la Barbie pobre, con nada menos que 474.407 seguidores (05/08/2013). El colectivo de escritores mexicanos se compone de Leonardo Garvas, Mauricio Gómez, Ulises López y en él también han participado Carlos W. Trejo, Israel Landeros, Edna Rodríguez, entre otros (13/08/2013).

 

Foto:

Un comentario

  1. Leonardo Garvas dice:

    Gracias por el reportaje, me agrada la perspectiva que tuvieron. ¿Por qué ya no se le puede dar “me gusta” al artículo?

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.