Revista Intemperie

Certezas y contradicciones en 1974: Población Tejas Verdes

Por: Federico Zurita Hecht
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Una obra que más allá de reflejar una realidad, intenta analizarla y develar nuevas vías de entendimiento y reflexión, es lo que Federico Zurita ve en la obra de Pablo Barbatto

 

No con un mero afán de reflejar la realidad, sino más bien con la intención de pensarla y actuar sobre ella en una dimensión discursiva, parte de la producción teatral nacional de los dos últimos años ha sentido la necesidad de destacar que próximamente se cumplirán cuarenta años del golpe militar que inauguró la última dictadura que azoló nuestro país. Así, la dictadura ha emergido en escena con la forma de diferentes espacios: taller de costura (Bello futuro), una casa en cualquier población del Santiago profundo (Cuestión de ubicación), taller literario (El taller), lugar de convergencia de víctimas y victimarios (Grita, La muerte y la doncella y Medusa), Colonia Dignidad (Aquí no se ha enterrado nada) y de centro de detención (Érase una vez… 571 días de un preso político). Este último espacio es el que se nos presenta también en la obra 1974: Población Tejas Verdes de Pablo Barbatto para, en este caso, construir la perspectiva del torturador con sus certezas que inevitablemente se transforman en (o se evidencian como) contradicción.

La acción gira en torno a las actividades de un teniente del Ejército destinado a Tejas Verdes apenas comenzada la dictadura. En ese lugar convergen su trabajo, su vida familiar y su tiempo libre, pero esa primera actividad tiene supremacía sobre las demás. El teniente parece comprender cómo “debe” funcionar el mundo y, consciente del lugar que ocupa en su estructura, actúa. Es a través de ese actuar que transitará de la creencia de la posesión de las certezas a la manifestación indiscutible de las contradicciones. Las certezas salen de la boca del teniente. “Nosotros somos los encargados de sacar la basura, soldado, la caca del perro y para hacerlo tenemos que acercarnos al desperdicio. De eso se trata ser militar, soldado, de mezclarse con la mierda en pos de un bien común superior y tenemos que hacerlo con todo el honor y el orgullo que significa ser un militar”, le dice el oficial al soldado raso. Pero pese a que el teniente sepa justificar las relaciones de poder en ese momento de crisis de la historia de Chile, imponiendo sus ideas con fuerza sobre un soldado asustado y una esposa embriagada de tiempo completo (tal vez no por el alcohol que bebe persistentemente, sino por el hedor del momento histórico), las contradicciones son incluso anteriores a las certezas y estas últimas son sólo un intento por esconderlas. “A qué huele”, le pregunta el teniente al soldado, refiriéndose a la bodega donde son encerrados los detenidos. “A pichi, a caca, a semen, a mugre”, responde el subalterno. Marx definía ideología como el intento por ocultar las contradicciones de la realidad y oponía a esta, la ciencia que evidenciaba la circulación de esas ideologías. Hoy más bien llamaríamos ideología tanto al intento por ocultar la contradicción como al intento por develarla, y en base a esto podríamos señalar cómo 1974: Población Tejas Verdes actúa en una dimensión discursiva como una construcción ideológica que busca develar la circulación de otras ideologías.

La pugna ideológica de la obra de Pablo Barbatto apunta a develar una contradicción impuesta hace cuarenta años y prolongada en el tiempo a partir de una dictadura y una transición que más bien parecieron fortalecerla. En relación con esto último, se vuelve relevante recordar la primera obra de este director: Sólo la muerte estrenada en agosto de 2012. Ahí podíamos escuchar a algún personaje decir, “algo cambió al mundo hace ya cuarenta años”. Es así que el trabajo de Barbatto y su compañía, y en especial 1974: Población Tejas Verdes, plantea una discusión no resuelta por nuestra comunidad nacional. Han pasado cuarenta años y el teatro nacional parece recordarnos que, al igual que la esposa del teniente, somos una sociedad embriagada por el hedor del momento histórico.

 

1974: Población Tejas Verdes

Texto y Puesta en Escena: Pablo Barbatto.
Elenco: Gastón Salgado, Catalina Osorio, Gabriela Arancibia, Juan Esteban Montoya.
Producción: Helmuth Höger.
Del 12 de julio al 4 de agosto.
Viernes y sábado 20:00 hrs. Domingo 19 hrs.
Escuela de Teatro Universidad Mayor.
Santo Domingo 711.

 

Temas relacionados

¿Por qué necesitaríamos reconciliarnos? Conversamos con Pablo Barbatto.

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.