Revista Intemperie

Feria del Libro de Madrid 2013: en medio de la crisis económica y cultural

Por: Daniela Buksdorf
feria_libro_madrid_2013_0

La capital peninsular inicia su Feria del Libro en medio de un descenso de ventas, cierre de librerías, y su esperanza depositada en la literatura infantil

 

España, México y Argentina son los países de lengua hispana de mayor desarrollo de la industria editorial. En tiempos de crisis (tanto económica como cultural) comenzó el viernes 31 de mayo la 72da versión de la Feria del Libro de Madrid ¿cómo enfrentan editoriales, libreros y escritores este difícil momento?

La industria editorial española está en crisis, y no hay duda de ello. Desde 2008 que las ventas de libros registran una caída sistemática, alcanzando un nadir el año pasado, donde se registró un 40% de disminución respecto de las de las ventas del 2011.

El panorama que enfrenta la Feria este año es más que adverso; si a la crisis económica imperante se le suma el declive de la cultura, como lo ha vaticinado Mario Vargas Llosa en su ensayo La civilización del espectáculo, el desafío de la industria puede ser más grande de lo imaginado.

¿Vender más libros o crear nuevos lectores?

Este escenario –que se puede graficar con el cierre de la librería Catalònia, una de las más grandes de Barcelona, que será reemplazada por un McDonalds, triste símbolo de la actualidad–, obliga a la industria editorial a buscar soluciones rápidamente. Mientras algunos piensan que el formato e-book es la salvación (aún cuando en España sólo tres de cada diez lectores en formato digital reconoce haber pagado por un libro en este formato, lo que demuestra una alta tasa de piratería y bajos ingresos para los libreros), otros creen que sus resultados son menores y no alcanzan para palear la crisis. Entonces, y más allá de un tema de formato, la opción es centrarse en los lectores.

Se podría pensar que uno de los factores que ha incidido en esta crisis ha sido la euforia por vender libros y ganar dinero; vender libros sin importar si estos serán leídos o quedarán en un estante, y al  parecer ese es un error garrafal,  del que ya se están percatando en España y del que están buscando hacerse cargo en la Feria 2013. Una de las formas de hacerlo, es tener como foco a nuevos lectores, los únicos que parecen tener tiempo para leer en estos días, los niños pequeños y los jóvenes, que están pasando de la lectura infantil a la juvenil. Por esto, no es de extrañar  que gran parte de las actividades diseñadas para esta versión de la Feria estén dirigidas a los nuevos lectores.

Habrá que ver si esta apuesta rendirá frutos, o si la crisis española continúa cobrando víctimas en el viejo continente. En este sentido, la Feria de Madrid será un buen barómetro.

 

Foto:

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.