Revista Intemperie

Nuevas perspectivas del teatro: la experiencia del gabinete

Por: Victor Montero
red-de-gabinetes

Víctor Montero nos cuenta de este nuevo formato de “teatro para uno”, practicado en Buenos Aires o Roma, y que se expone de manera conjunta en el Centro Cultural GAM

 

La experiencia del gabinete posee leyes y un decálogo propio. Existen una serie de reglas tanto para quienes dirigen o montan uno como para los que lo actúan o “pueblan”, y también, claro, para el que lo ve o experimenta.

Hoy este formato, iniciado en Chile por, entre otros, Leo Medel y Fabiola Matte, y con símiles en Buenos Aires y Roma, con marca registrada y todo, está de fiesta en el GAM. Por primera vez esta sociedad de las cajitas se une en torno a una muestra conjunta con gran éxito de público.

Pero, ¿qué es exactamente un gabinete? Es fundamentalmente una experiencia escénica para un espectador, ya sea un actor, o músico, a través de un vidrio o con contacto real aquí y ahora, donde el público de forma individual experimenta esta mini experiencia estético-sociológica de no mas de 10 minutos de duración, y dentro de esta caja, el gabinete, de medidas oscilantes entre 3 x 1,80 x 1 mts.

La experiencia te obliga a estar ahí, a no desconcentrarte, a jugar, a entrar en la convención, a desprejuiciarte y a disfrutar. ¿De qué? Depende de cada espectador y de cada experiencia.

Ahora, la experiencia del gabinete no solo esta pensada para el goce del espectador, sino también de los creadores, que ven con ojos sociológicos el/los fenómeno/os que ocurre/en dentro de las cajitas. En muchas de ellas se interviene al espectador, pidiéndole no solo la participación, sino también una opinión, un punto de vista, cosa que a veces descoloca o saca al observante, reacción que también es atesorada por los cultores de este formato, pues “es”, “sucede”, “acontece”.

Ahora, es impresentable e inaudito que no haya masividad para este formato, además de financiamiento constante e importante. Recordemos que estas mini funciones van por la “adhesión voluntaria”, que en la mayoría de los casos no pasa de una muy modesta colaboración económica por parte del público, sumiendo al grupo de artistas en la dinámica de ejercer el arte por el arte, o por amor a él.

Un actor de estos gabinetes me comentaba que, en este caso de Paso #01, el GAM se “vestía con nosotros”, pues, aparte de prestar el espacio y de un camarín-bodega, no había mas aporte. “Quizá salir en la revista y en la programación del centro… Chucha, préstenme una piedra para darme en el pecho”, me decía este ejecutante. Y es mas, el día de montaje de los gabinetes, alguien del GAM cometió un error y se programó una filmación de publicidad que ocupó parte del espacio cedido, con el consiguiente desparramo de cables, clavos y tablas por el piso del “patio oriente” del ex Diego Portales.

¿Por qué no se financian ideas tan buenas como estas? ¿Por qué los gabinetenses no generan una plataforma de producción que supere el vivir de la adhesión voluntaria, y que si deba ser así, se cuente con presupuesto para pagar sueldos dignos a artistas, directores, diseñadores, iluminadores, actores, músicos, vestuaristas, asistentes, y a toda la gente que circunda por las esquinas de los Gabinetes?  No sueldo mínimo, por favor. Ni menos imponible.

Pero alguien me sopla que parece que es parte del decálogo de los gabinetenses, o de su carta de principios, esta especie de sistema de autogestión o de autofinanciamiento. No me queda claro. Por favor alguien escriba a la redacción de Intemperie y explíquelo.

Pero aun si fuera así, con autogestión o voto de pobreza, o lisa y llanamente por ser artistas que no necesitan ingresos por ejercer su arte, ya sea por la manutención de sus familias o por tener pegas salvadoras, seguirle el juego fácil a la institución, o a las personas flojas, de entregar un acabado y bello “producto” artístico, que se ve bueno, bonito y barato, le hace flaco favor al medio, creo yo. Al colega de provincia que hace títeres en la plaza, o al que se saca la mierda haciendo teatro, donde cobra cuatro lucas y nadie va, porque la onda está, y gratis, en el patio que da hacia la cordillera, del centro cultural de moda, dentro de las misteriosas, atractivas y calurosas cajitas negras.

 

Paso #01 Red de gabinetes

Coloquio 25 de marzo, 19 hrs.
Sala C2 (edificio B, piso -1)
Adhesión voluntaria
GAM, Plaza Oriente, hall edificio B
Temporada: 19 al 31 de marzo
Martes a viernes 17 a 20 hrs.
Sábado y domingo 14 a 20 hrs.
Estacionamientos subterráneos por Villavicencio 354
Entradas: adhesión voluntaria

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.