Revista Intemperie

Artificios

Por: José Ignacio Silva A.

el-asalto-al-universo

El asalto al universo destaca porque sus cuentos logran construir un universo literario, pero falla en algunos trucos que resultan ingenuos. Entérese de cuáles son en esta crítica de José Ignacio Silva.

 

La obra inaugural de Federico Zurita Hecht (Arica, 1973), el conjunto de relatos El asalto al universo (Eloy ediciones, 2012) cumple con las exigencias del zeitgeist actual y local, esto es la configuración, mediante la literatura, de una galería de seres atribulados por las circunstancias que los rodean, solitarios y excéntricos (tristes en el fondo), y que en más de una ocasión despliegan todo su ánimo larger tan life.

Los once cuentos que componen el libro dan cuenta de un autor esmerado. Lo primero que así lo indica es el lenguaje que Federico Zurita emplea en estos cuentos, cuidado, bien poblado, meticuloso. Y desde una mirada más abarcadora, hay un esfuerzo del autor de desplegar una narración interconectada, apelando a algo más que presentar un impreso con cuentos sueltos. Zurita deliberadamente traza líneas entre los diversos relatos del libro, jalona interconexiones imprevistas, despegándose del grueso de los cuentistas nacionales, tendientes más al episodio que nace y se termina de consumir en un determinado puñado de páginas.

Todo lo que contiene El asalto al universo es palmario fruto de la inventiva de Federico Zurita. Otro producto de esta inventiva es que los relatos se quiebren o estén signados por la caída de un rayo. Es acá (o tal vez un poco antes) en que hay algunas cosas que mencionar respecto de este asalto. La primera de ellas es un rasgo que recorre el libro entero, esto es, su notoria artificiosidad, pero una artificiosidad que cojea al estar acompañada de recursos algo gastados, como los cortazarianos nombres anglo o exóticos de los personajes (que incluso llegan a recordar a ciertos caracteres incidentales de Condorito), o la latosa titulación adversativa de los cuentos (característica más bien novata), que los pone en entredicho nada más empezar.

El asalto al universo también está de concierto con los tiempos, puesto que comparte trucos con otras obras, como es el caso de la película Magnolia, del director estadounidense Paul Thomas Anderson. Si en el celuloide fue una lluvia de sapos, acá los relámpagos son el eje y el lazo de las historias del libro. El exceso de efectos especiales también permea los cuentos, que si bien tantean un coqueteo con lo fantástico, se tornan algo ingenuos, incluso modosos y enrevesados. Lo modoso también deviene por momentos en marcas en el texto que no se comprenden, como la separación, mediante guiones, de palabras que no se sabe por qué razón están cortadas, siendo que se ubican en la mitad de una línea (“nacio-nal”), conformando un gesto vacío o bien un error. Este caro celo en el adorno del lenguaje lleva a que falle la lógica y hasta la lateralidad, como ocurre en la página 59: “Se sentaron frente a frente en una mesa para cuatro. Dejaron sus maletines en la silla de sus respectivos lados derechos”. Ahí fracasó el espejeo. Tal vez la sobreprolijidad en el lenguaje provocó este descuido.

Del conjunto, el mejor relato es “La niña de mis ojos o el vacío de Valentina”, y es, precisamente porque Federico Zurita opta por dar un paso más allá del retruécano florido que son estos cuentos y se interna en honduras, en zonas de dolor y de drama oscuro. Pero a poco andar se vuelve a poner de relieve la compulsión del autor, de dejar al descubierto hasta el más mínimo engrane que mueve la insondable maquinaria del destino.

¿Hasta qué punto el lenguaje excesivo y manierista actúa como la cortina de humo que cubre historias de poca enjundia y excesivas en lo rebuscado? ¿Hasta dónde es útil o funcional plantear narraciones que, en vez de ser un tronco que crece en una sola dirección, adrede se conforma como un árbol de ramas muy extendidas, pero que difícilmente puede mantenerse en pie? Son las preguntas que surgen al repasar este conjunto de relatos, no carente de pretensión. Hay también un momento político en el libro, pero que se trata con tibieza.

De todas formas, Federico Zurita conforma un libro que tiene algunos méritos. O, mejor dicho, su autor los tiene, puesto que la intención de conformar un universo literario interconectado ya es una cualidad que lo pone por encima de un montón de principiantes que simplemente cuentan “sus cosas”, sin más artesanía o desafío. Zurita arma una constelación que sucede en Puerto Azola y sus alrededores, pero dibuja un cielo recargado de astros menores y enanas blancas. Tal vez a futuro, el autor deberá trabajar en crear cometas, meteoritos que se estrellen contra la tierra y la sacudan un poco, si es que la idea sigue siendo tomar por asalto cualquier cosa.

.

El asalto al universo

Federico Zurita Hecht
Santiago, Eloy ediciones, 2012.

Por razones de objetividad y transparencia, informamos que Federico Zurita es colaborador de Intemperie.

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.