Revista Intemperie

“No existen mujeres difíciles, sino mal conversadas”: a 65 años de Pepe Antártico

Por: Leonardo Villarroel
percy s

Leonardo Villarroel nos presenta el rescate de un personaje seductor, amante del piropo y mujeriego empedernido. A 65 años de su primera publicación, Pepe Antártico, el célebre personaje de Percy, vuelve a sus andanzas de la mano de Francisca Toral.

 

A continuación, una reseña de Pepe Antártico: Vida y Obra de Percy Eaglehurst, en una sola palabra:

Cómprelo.

Por su atención, muchas gracias.

Hay en esta vida libros que dan para pensarlo dos veces. Libros que uno toma, deja y después pide prestado. Libros que uno no se compraría ni curado, recién pagado y feliz. Y hay otros libros que uno los ve y sabe, simplemente sabe. Pasa eso con esta edición recopilatoria del bueno de Pepe, a manos de Francisca Toral.

Si bien el subtítulo nos anuncia algo más biográfico, la aparición de Percy en el libro no pasa de ser anecdótica: una introducción escueta y sobria de Francisco Ibáñez da cuenta de todo lo que usted necesita saber y nunca pensó realmente preguntar sobre el autor del héroe del libro. Ahora bien: usted tiene este libro en sus manos para ver a Pepe. Y el libro le dará precisamente eso. Dividiendo el texto  en cuatro secciones temáticas, Toral consigue darle un cierto orden a la lectura. Si bien algunas de las elecciones caen un poco en la indeterminación del comodín (“Pepe freak” deja un gusto a poco: su mezcla de Pepe en el espacio y Pepe como personaje de terror no alcanza a dar el corte freak, francamente), la decisión de dividir el texto temáticamente es un acierto. Una progresión cronológica de las tiras habría terminado saturando al lector, considerando que en sus 65 años de publicación, Pepe Antártico fue variando de formato más o menos progresivamente. Desde las tiras en los diarios a tener su propia revista a volver al diario, los cambios en el modo de publicación hacen patente el talento del artista, que se adapta a cada medio y demuestra así una de sus principales fortalezas.

La línea sencilla y elegante de Percy cuenta mucho con poco, y esto se aprecia desde las primeras tiras en blanco y negro hasta las acabadas portadas a color. Como los caricaturistas de raza, sus chistes se estructuran en la frontera entre la ilustración y la palabra, y maneja con tal naturalidad la sintaxis del medio, que sus tiras invitan naturalmente a una lectura pausada. No son muchos los que pueden imponer el ritmo de este medio mixto con tanta facilidad y aquí está la marca y el genio de Eaglehurst. He aquí otro gran acierto de la edición: al mezclar las distintas composiciones, el libro se vuelve un muestrario de las habilidades de su autor: en página completa, con cuatro cuadros, e incluso en grillas de nueve paneles por página, Percy se pasea prodigando talento con la facilidad con la que su creación entrega piropos.

La vigencia del personaje es la otra gran fortaleza del contenido. Sesenta y cinco años después, Pepe parece marcado para la inmortalidad. Sus chistes, y sobre todo su actitud, no precisan del filtro de la nostalgia, si bien este claramente les da un cierto valor agregado. Su figura trasciende al fresco, al aguja, al patudo, al jote, y trascenderá sin duda a los futuros epítetos que podamos inventarle a este tipo de personajes. Si bien la frescura de Pepe es transversal a todo ámbito de su vida, su gusto y dedicación por las mujeres es lo que lo caracteriza. Pepe es aquel que siempre ha querido ser más que tu amigo, como bien lo sabía Pato Torres, quien fuera el avatar humano de la caricatura en los ochentas, y que terminó poseído por el espíritu de Pepe Antártico.

A final de cuentas, el gran triunfo de Pepe Antártico: Vida y Obra de Percy Eaglehurst, está en su edición. El objeto le hace honor al sujeto; desde el patrón elegido para las contratapas hasta el tipo de papel y la diagramación impecable, las elecciones de Francisca Toral son precisas y acertadas. Quizás lo único que podemos objetarle es el gusto a poco que deja: en sus casi 140 páginas, Pepe, seductor, ofrece pero nos deja también con ganas de más, de alguna edición completa o de un coffe table book con más de sus andanzas. Aún así, la reseña inicial sigue obedeciendo a la misma directriz: cómprelo.

 

Pepe Antártico: Vida y Obra de Percy Eaglehurst

Francisca Toral
Santiago, Ediciones B, 2012.

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.