Revista Intemperie

Samanta Schweblin gana el concurso de cuentos Juan Rulfo

Por: María José Navia
samantha-schweblin

María José Navia nos pone al día sobre el último ganador del Premio Juan Rulfo, que se le entregó en Casa de América Latina, en París, y que este año celebra su 30° edición.

 

Samanta Schweblin se acaba de ganar el prestigioso concurso de cuentos Juan Rulfo con su relato Un hombre sin suerte. En él, una niña de cumpleaños pierde su protagonismo al tomar su hermana (en un ataque de celos) una taza llena de desinfectante. De ahí en más hay un correr frenético al hospital, la niña que debe entregarle sus calzones a sus padres en un gesto desesperado (léanlo y entenderán porqué) y una suma de situaciones terrible-jocosas-preocupantes y todos los adjetivos que se les ocurran.

El cuento es buenísimo. Lo que no es nuevo en esta joven escritora argentina, que tiene un talento para contar historias que se los encargo. Su colección Pájaros en la boca (Almaida, 2010) es de esos libros que uno debería querer llevarse a una isla desierta (respondiendo a la típica pregunta), u hojear a la rápida ante la inminencia de un Fin del Mundo.

Cuentos en los cuales lo sorprendente, lo perverso, lo francamente maravilloso y una tristeza infinita se infiltran en los escenarios más cotidianos y aparentemente normales: una niña que comienza a alimentarse de pájaros vivos ante el desconcierto e incomodidad de sus padres (que están separados y que se pelean incómodamente por la no-custodia de esa hija), una mujer que queda embarazada en un momento no apropiado y la solución desquiciada a la que llega junto a su pareja y familia, un hombre que asume una extraña misión de hacer un agujero enorme en la tierra, una pareja que es atendida por un extraño mesero en un restaurant… todo escrito con una prosa a ratos vertiginosa-feliz como una montaña rusa, a ratos simple y fulminante. Pero siempre sorprendente.

 

Foto: samantaschweblin.com.ar

Temas relacionados

• Samanta Schweblin: lo real y lo fantástico en un mismo territorio.

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.