Revista Intemperie

Conflicto palestino-israelí: la tiranía de las identidades

Por: Mauricio Hasbún
barenboim-said

A propósito del documental Knowledge is the beginning, de Paul Smaczny sobre el trabajo de Edward Said y Daniel Beremboim, Mauricio Hasbún reflexiona sobre el peso de la identidad, que bajo el influjo de discursos totalitarios puede transformarse en una cárcel

 

Hasta aquí, aparentemente, ha sido de suma importancia ser palestino, israelí, judío, cristiano o musulmán. Será por esto que el documental que comentamos (Knowledge is the beginning, Euroarts Music, 2006), que registra la aventura de dos grandes de la cultura, Daniel Baremboim y Edward Said, es tan liberador: en escena brota lo específicamente humano, dejando de lado las estridencias identitarias y el pretendido heroísmo de un conflicto que hace ya mucho tiempo quedó en manos de los mercaderes de armas.

Podemos imaginar una experiencia límite: un campo cerrado, doscientas personas y un productor televisivo morboso y fetichista del reality. A cien les pasan una polera verde y les dicen ustedes serán palestinos; a los cien restantes les pasan una celeste para que actúen de israelíes. Acto seguido, al grupo completo se le da la orden de “matarse con convicción” frente a las cámaras. Los desdichados harían su mejor esfuerzo con la confianza de que el reality terminaría a la brevedad. El productor inescrupuloso, en tanto, amasaría por anticipado las montañas de dinero que ganaría con su programa de TV basura. En verdad, el conflicto del Cercano Oriente es tanto o más prosaico que el de esta pesadilla, pero con un par de inconvenientes trágicos: los participantes no pueden salirse de la telerrealidad, pues están secuestrados por sus elites, y el productor de TV inescrupuloso, fuera del set, vendría a ser un líder de sonsonete nacionalista que, además, recibe jugosas comisiones en el tráfico de armas.

El documental de Paul Smaczny registra el gigantesco y exitoso esfuerzo del destacado músico y director Daniel Baremboim junto al crítico y literato Edward Said (fallecido en 2003, antes de terminar el rodaje del documental) por crear la West-Eastern Divan Orchestra que reúne a jóvenes músicos árabes e israelíes en un testimonio de rigor filarmónico, comprensión cultural y esperanza de una paz futura. Escena tras escena, el documental es un magistral testimonio de cómo van cayendo, una a una, las estructuras de identidad que se han ido acoplando a nuestro ser desde que nacemos por el sólo hecho de crecer en un hogar árabe o en una familia israelí. Los jóvenes artistas de uno y otro lado del muro, en principio, se miran con desconfianza, para terminar comprendiendo que están hermanados por una de las tragedias colectivas más crueles de la última centuria.

El film se podría leer como una denuncia de la tiranía de las identidades, esos cuentos que nos inculcan desde niños con la pretensión de ordenar nuestra vida. Las identidades son relatos parlanchines que nos machacan a cada paso cómo debemos ser y cómo nos debemos comportar con nuestros amigos o enemigos. Apenas las identidades se callan, aparece lo genuinamente humano que llevamos dentro. En el documental, ese silencio se produce cuando los jóvenes visitan Auschwitz o en las escenas en que se muestran los ojos de los niños en una escuela de Ramallah. Es en el silencio donde nace la música de este magnífico documental y es en el silencio donde tenemos acceso a nuestra humanidad. Ahí, el conocimiento del otro es apenas el principio.

 

Vea aquí Knowledge is the beginning

 

Foto: Fundación Barenboim-Said

Muricio Hasbún @MoroHasbun es escritor y periodista. Su última novela es Lodo, mon amour (Margen, 2009).

Un comentario

  1. Jose H. dice:

    Como debemos ser y como debemos comportarnos. Criterio de configuracion para el fundamento de identidad mas importante de la doble moral.

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.