Revista Intemperie

Shakespeare una y otra vez

Por: Rodrigo Marín Matamoros
otelo

Rodrigo Marín recomienda darse una vuelta por el Bellas Artes para ver una versión de Otelo escenificada por Jaime Lorca

 

Desdémona: ¡Mátame mañana…! ¡Déjame vivir esta noche…!
Otelo, acto V, William Shakespeare

 

Desgraciadamente Otelo, la tragedia de William Shakespeare, sigue tan actual como cuando vio la luz hace cuatro siglos. En la obra, Otelo enloquecido por los celos mata a Desdémona, convencido que lo engaña con Casio, su teniente. Pero luego de enterarse que todo es una farsa motivada por la envidia y mediocridad de su alférez Yago, se suicida.

Con solo dos actores en escena y algunas pocas partes de maniquíes, la Compañía Viajeinmóvil, dirigida por Jaime Lorca, presenta en su casa, el Anfiteatro del Museo Nacional de Bellas Artes, una versión intimista para este clásico texto de Shakespeare. Teresita Lacobelli, interpreta hábilmente a Desdémona y a Emilia, la criada y esposa de Yago, mientras que Jaime Lorca hace lo suyo detrás de Otelo y del siniestro Yago. Así, cada actor escenifica a dos personajes, cada uno su álter ego, su anverso y su reverso. La escenografía es simple. En el centro del oscuro escenario se encuentra una cama, la alcoba de Otelo y su amada, y el lugar donde trascurre toda la representación. A través de muy pocos recursos, una acertada iluminación y un diseño sonoro que por momentos nos recrea una especie de serie policial, la tragedia del moro de Venecia fragua su melodramático final.

El intenso montaje -alejado de cualquier intelectualidad de trasnoche- es sombrío, de un humor fino y disimulado. En él se reflejan las consecuencias del amor al poder, la perversa motivación de querer obtener lo que no se tiene, ni se merece, por medio de trampas. Este trasfondo de pliegues y subterfugios contrasta con la austeridad de elementos con lo que la compañía Viajeinmóvil logra recrear, de modo fantástico, la brutal realidad del texto, enfatizando el discurso que la compañía y Lorca proponen acerca del uso de marionetas, la narratividad de los objetos y la búsqueda de conexión con un público transversal.

A partir de la propuesta, las risas brotan con naturalidad. La experiencia de estar frente a un melodrama televisivo donde bajo un mismo techo convive el sinsentido y el vicio, la virtud y la inocencia, hacen ver a Otelo como un triste reflejo de nuestra sociedad, esa que una y otra vez se encarga de recordarnos lo demencial y sangrienta que de momentos puede llegar a ser.

 

Otelo

De William Shakespeare
Compañía Viajeinmóvil
Adaptación y dirección: Christián Ortega, Teresita Lacobelli, Jaime Lorca
Elenco: Teresita Lacobelli, Jaime Lorca

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.