Revista Intemperie

Una realidad en crisis

Por: Rodrigo Marín Matamoros

Rodrigo Marín desmenuza el último ejercicio de “La Mancha”, presentándose ahora en Matucana 100, y lo encuentra vacío.

 

Con más de una veintena de actores desplegados sobre el escenario, Reventando la pelota, dirigida por Rodrigo Malbrán y la Compañía La Mancha, propone una agria comedia que intenta poner en escena el absurdo y sinsentido de la sociedad chilena actual. A través de un sobrecargado texto, y apoyados por la música original de La Mano Ajena, una banda de bufones busca denunciar a través de la sátira, la superficialidad nacional, que va desde la obsesión por la farándula hasta la hipocresía política. Todo esto como parte del último proyecto teatral de “La Mancha”, como despedida de su director que parte a radicarse en Europa, según se remarca en distintos medios.

Torpedeando al público –que abarrota para el estreno el teatro principal del Matucana 100- la veintena de actores se turnan unos tras otros, durante toda la obra, sin que alcancemos a diferenciarlos mayormente pese sus distintas y vistosas personificaciones. La dramaturgia tampoco consigue individualizarlos más allá de sus coloridas caracterizaciones -algunas totalmente carentes de sentido- y sus parlamentos tampoco logran sobrepasar el nivel de eslóganes o lugares comunes con que usualmente se critica el Chile actual. Sin ir más allá del chiste y el cliché, que el espectador seguro encontrará repetitivo, la verborrea discursiva se parece más bien a un conjunto de “memes”, supuestamente corrosivos sobre los temas de moda, pero sin ninguna capacidad real para develar fisuras o grietas más profundas. La crítica y la reflexión de Reventando la pelota, sin duda quedarán muy por encima de aquellas heridas a las cuales pretende hincarle el dedo.

La caracterización bufonesca representa de manera fidedigna el aspecto más banal y el sinsentido de estos personajes, que son capaces de hacer reír, pero nunca realmente de criticar. Así, de manera cómica e hiperventilada, Reventando la pelota camina por un callejón oscuro y con salida incierta, vociferando las debilidades y flaquezas propias de nuestra sociedad subdesarrollada. Un copy paste insulso, completamente literal, y sin ninguna capacidad de levantar un discurso consistente, hacen que la obra deambule por sobre la reflexión de las muchas circunstancias que pone en escena, desaprovechando su potencial interpretativo y dejando en la oscuridad, o en las risas que brotan fácilmente en la sala, el sentido crítico al que apela.

 

Reventando la pelota

Dirección: Rodrigo Malbrán
Dramaturgia: Pablo Mendoza y Andrea Gutiérrez
Equipo de vestuario: Romina Rodríguez, Macarena Hidalgo, Magdalena Isaacso, Ignacia Pizarro
Máscaras: Tomás O`Ryan
Diseño de escenografía: Jorge “Chino” González
Confección de escenografía: Esteban Romo
Música original: La Mano Ajena
Diseño de iluminación: Marcelo Parada
Sonido: Antonio Palacios
Fotografía: Alejandro Gálvez
Del 12 de octubre al 11 de noviembre
Jueves, viernes y sábado 20:30 hrs. Domingo 20:00 hrs.
Entrada general: $5.000, estudiantes y tercera edad: $3.000, jueves popular: $2.000
Matucana 100, Av. Matucana 100, Estación Central, Santiago

Un comentario

  1. Ariel dice:

    Totalmente de acuerdo con el comentario, debe ser una de las peores obras estrenadas en el año. El tipo de obra que consigue un dramaturgo con más ego que talento.

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.