Revista Intemperie

Los muertos caminantes de la historia de Chile

Por: Federico Zurita Hecht

La sangre de Xile muestra nuestra historia desde el punto de vista de los que no son héroes, de los que la vivieron defendiendo interese ajenos. Escribe aquí Federico Zurita Hecht.

 

El sujeto de a pie imagina la historia de Chile como un relato aburrido, monótono y empalagosamente estereotipado debido a la presencia de héroes y sus gestas. La tendencia a pensar aquello sería consecuencia del avance, hasta el momento, del nocivo programa de deshistorización que los mecanismos de poder buscan instalar para que no pensemos nuestra historia, o para que la pensemos sin que el hacerlo se vuelva peligroso para el Status quo. Sin embargo, sucede que, además de la historia cursi y de próceres, hay un gran número de historiadores enfocados en construir una historia de Chile con una visión crítica y original. Igualmente una serie de artistas quieren pensar nuestra historia siguiendo esta última dirección.

El caso de la pieza teatral La sangre de Xile corresponde a un ejemplo de esto. En esta obra, dirigida por Raúl Osorio Pérez a partir de un texto de Marco Antonio de la Parra, no nos encontramos con la escenificación de la historia de los héroes y sus gestas. Se trata, por el contrario, de la historia de los que no califican como héroes, de los que no ganaron –pero ni siquiera aquellos que perdieron y aun así forman parte de la historia del país como héroes–, de los que ni siquiera sabían qué defendían y por qué lo defendían a la hora perder. Se trata de los muertos por intereses ajenos, disfrazados de intereses nacionales; de los que aun si no hubiesen perdido dando la vida, no habrían obtenido ninguna ganancia, porque el triunfo que hubiesen obtenido no era para ellos.

La sangre de Xile construye su universo a partir de una serie de cadáveres, los perdedores, muertos en una batalla entre naciones que escondía intereses económicos, muertos por persecución, muertos por pobres. Todos estos muertos caminantes se han reunido para escenificar su historia de derrota, que no es más que uno de los posibles relatos de la historia de Chile que se puede formular. En estos acontecimientos, los pobres muertos vuelven a morir. Pero además de actuar sus muertes, con sus harapos ensangrentados se toman la libertad de representar a algunos presidentes y ministros del siglo XIX y comienzos del XX (esta periodización responde a que la obra forma parte de un proyecto mayor que incluye más obras que completarán el relato histórico aquí iniciado). Así plantean sus cuestionamientos a las ideas que los empujaron a morir y al proyecto que se ha ejecutado ya por doscientos años y que se ha construido a costa de esas muertes. Los caminantes sin vida, entonces, desean hacer circular una escenificación que muestre una historia no contada hasta ahora, y que nos haga reparar en que nuestro futuro esplendor de consumo enajenado se debe a un pasado oscuro de sangre y hambre.

 

La sangre de Xile

Centro de Investigación y Creación Teatral / CICRET / Teatro del fin del mundo
Obra teatral creada a partir de textos de Marco Antonio de la Parra e improvisaciones de los actores.
Dirección: Raúl Osorio Pérez
Elenco: Catalina Bianchi, Andrés Munster, Rodrigo Muñoz-Medina, Sebastián Plaza, Mariene Ramírez, Marcela Solervicens y Pablo Teillier
Centro Cultural Gabriela Mistral, GAM. Av. Libertador Bernardo O’Higgins 227. Metro Universidad Católica
Del 6 al 15 de septiembre, jueves a sábado 20 hrs.
Entrada gratis, retirar desde el 30 de agosto en mesón de informaciones del GAM

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.