Revista Intemperie

Las sutiles distorsiones de Martín Warp

Por: Leonardo Villarroel

Leonardo Villarroel alaba la primera novela gráfica de la dupla de Enrique Videla y Abel Elizondo, que versa sobre un joven inculpado de un asesinato cometido 40 años antes de su nacimiento.

 

Habremos de hacer algunas consideraciones sobre la naturaleza del cómic para empezar a entender exactamente qué cosas no funcionan completamente en Martín Warp (Mythica-Viceral, 2012), la novela gráfica de Enrique Videla y Abel Elizondo, una obra que invita, propone y responde según lo propuesto, pero que sin embargo tiene algunos ripios menores en su confección. Pero no nos adelantemos.

Martín Warp nos introduce a un presente alternativo en la ciudad de Los Ángeles (VIII Región y hogar de Iberia Bio-Bio, no confundir con la capital televisiva de los Estados Unidos) y nos cuenta del encuentro de cuatro jóvenes en torno a un misterio inexplicable para las convenciones físicas tradicionales: todo indica que el protagonista es el autor de un asesinato cometido cuarenta años antes de su nacimiento. Videla delinea su obra rápidamente, mediante una narración cronológicamente fragmentada que crea una atmósfera donde conviven naturalmente lo místico y lo fantástico. Sus citas tocan todas las notas correctas en términos de contra-cultura y Martín Warp incorpora con sencillez el estilo de Grant Morrison, la música de Joy Division, y se da el gusto de saludar posmodernamente a Themo Lobos, los supercampeones y al ubicuo Paul Thomas Anderson. Hay sincronías, viajes en el tiempo, drogas, terremotos, réplicas, el estado totalitario; el pack completo.

Consideración (quizás un poco obvia) Número 1: El cómic es un medio visual.

Aquí Martín Warp no destiñe: El arte de Abel Elizondo es sencillamente una delicia. Capaz de cubrir la amplia variedad de registros que su guionista tiene el acierto de pedirle, cautiva desde la primera splash page (una imagen que debiera ser icónica en sí; quiero la polera, mañana) en adelante. Su manejo de diversas técnicas de dibujo y su dominio de la composición son un lujo y lo único que uno termina pidiéndole al final es más, por favor.

Consideración (quizás un poco obvia) Número 2: El cómic es un medio visual que incorpora la palabra escrita.

Es quizás por lo mismo que las largas secciones exclusivamente con texto en Martín Warp se sienten un poco tediosas. Son dos tandas largas, dominadas por la voz del niño savant Marco Nibiru, una voz que tiende a sonar casi contradictoria en su inseguridad, de las cuáles, si bien en una se puede apreciar el cambio de ritmo, uno queda siempre pensando “qué bueno habría sido ver esto”. Showing vs Telling Round 37.232

Consideración (quizás un poco menos obvia) Número 3: El cómic es un medio donde el ritmo, producto natural del cruce entre la imagen y la palabra, es crucial.

Lo que sí afecta profundamente al ritmo de la narración es la falta de un letrista. Las letras impresas, con sus fuentes pre-diseñadas y poco flexibles, afectan y distraen, atentando contra la composición natural de la página. Esto va de la mano de diálogos que sobre-explicitan algunas informaciones, y que a veces llegan a sonar bastante poco naturales…como si estuviéramos leyendo más el fotograma de un programa de televisión que una novela gráfica. Considerando los antecedentes de Videla, esto no tiene nada de raro, su debut como guionista de cómics tiene la cadencia de un piloto de TV: Martín Warp nos introduce en un mundo, nos presenta personajes interesantes. El argumento pasa un poco a segundo plano, hasta que nos den la luz verde para filmar/publicar la serie.

El triunfo de Martín Warp, más allá del ya mencionado aspecto estético, es precisamente crear un mundo con una mitología que funciona en múltiples niveles. Sus 108 páginas de referencias e información supercomprimida se alcanza a sentir el pulso de una visión clara. Dan ganas de saber más, dan ganas de leer/ver la serie. Dan ganas, eso sí, de ver más, de dejar que las ilustraciones hablen más con su peso específico. De tener menos cajas de narración y diálogos más cortos.

Consideración Número 4 : Un cómic es un producto colectivo. Siempre hay varias cabezas involucradas en su concepción y ejecución. Martín Warp adolece seriamente de la falta de un letrista y un editor. Porque escritor y dibujante tiene para dar y regalar.

 

Martín Warp

Enrique Videla / Abel Elizondo
Mythica ediciones, 2012

Martín Warp está disponible en pdf aquí

8 Comentarios

  1. La Comiquera dice:

    Estimado, ojo con la confusión de letrista (quienes hacen letras de canciones) ya que en los comics esto se llama rotulado (lettering en inglés).

  2. LV dice:

    Gracias por la aclaración. El falso cognado lo uso desde los catorce años, sospecho que influenciado por las editorials argentinas que re-imprimían los cómics Marvel de los 90s. Decirle “rotulador” no me convence mucho (tampoco lo es por definición de diccionario) y darme la vuelta perifrástica (que quizás es lo que deba hacer) corta un poco el ritmo de las cosas. ¿Tienes alguna sugerencia al respecto? Revisando, descubro que el término “letrista” anda dando vueltas por ahí.

    Saludos cordiales y gracias por la precisión léxica. Y por leer, por supuesto.

  3. LV dice:

    Calígrafo. Calígrafo es la palabra que, creo yo, mejor describe el trabajo de gente como Todd Klein, Richard Starkings y Tom Orzechowski. :)

  4. JAC dice:

    Lo leí hace un tiempo, y no recuerdo en qué estado, pero lo encontré pésimo. Visualmente creo que cae en los errores comunes del cómic chileno de las últimas décadas: un abuso obsceno de computador y viñetas innecesariamente “marvelescas”. Con respecto a la historia, y por eso me refería a que no sé en qué estado leí el cómic, me perdí muchas veces. Sentí que quisieron meter mucho en muy pocas páginas. La historia avanzaba absurdamente rápida, y las referencias “pop” las sentí forzadas. Sí. Quizás se nota demasiado el pasado televisivo del guionista. De todas formas, le daré una releída, ya que, en contraste con esta columna, no sea que este siendo injustamente duro con el cómic, pero mi primera impresión fue tan amarga que debía comentarlo. Saludos.

  5. LV dice:

    Saludos, y por favor cuéntanos cómo te va con la relectura. Entiendo perfectamente porqué puedes haber odiado a Martín Warp y, curiosamente, comparto casi todos los puntos (salvo lo de las viñetas “marvelescas” quizás, pero eso dependerá de qué entendamos por una viñeta marvelesca). Re-léelo bueno y sano y cuéntanos si sigues odiando tanto la historia. Siento que esta novela gráfica camina haciendo equilibrismo y pasar de quererla a odiarla es probable, sería interesante saber su puede pasar lo mismo para el otro lado.
    Saludos nuevamente y gracias por leer (y comentar, siempre).

  6. Natz dice:

    Me gusta la originalidad de la historia. O digamos, lo poco común que es, me recuerda a historias raras de editoriales europeas, o un poco a algunos rollos tipo sandman, y eso es un grandísimo punto a favor.
    Es algo triste y desesperanzado. O al menos esto me transmitió.

    Pues sí, la transición de algunas viñetas a otras es en extremo rápida muchas veces, y en muchas viñetas no entiendo quién es quién o en dónde están, no sé si esto es o no intencional, pero confunde mucho.

    La estética, los dibujos a mí me parecen muy logrados.
    Y los acercamientos de algunas escenas me gustaron mucho como también los globos de diferentes colores que simulaban otro estado mental o eco.

    La letra caligráfica me molestaba un poco al leer, pero no es nada en comparación a la confusión que sentía tratando de unir los cabos de algunas partes del guión y ambientación de las viñetas.

    Siempre se puede trabajar en un mejor acabado, pero como proyecto y planteamiento narrativo, me encanta <3

  7. Natz dice:

    Y lo de letrista, también diría calígrafo, o bien tipógrafo, aunque es raro raro encontrar alguien así en la actualidad, por lo que simplemente se pueden referir a las fuentes tipográficas utilizadas que pueden estar gestionadas y/o creadas por un tipógrafo o diseñador gráfico amante de la tipografía…

    O simplemente comporarse la licencia de unas dos o tres tipografías principales y legibles de alguna página en donde están a la venta, no muy caras xD

  8. lector dice:

    sería bello que descubrieran porque tiene diferentes tipografias, sería motivador saber que alguien encuentra temas más que respuestas.

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.