Revista Intemperie

¿Qué hay detrás de la capucha?

Por: Sebastián López
encapuchado

Las dimensiones más cubiertas –pero pobremente explicadas–, sobre el conflicto estudiantil, han sido la violencia y los encapuchados. En Intemperie, queremos darle espacio a KL, un joven universitario que usa la violencia como discurso, para que exponga su visión personal de por qué cree en la capucha y la violencia. Lea aquí lo que resultó de la entrevista hecha por Sebastián López a KL.

 

La violencia es inherente al ser humano y la naturaleza. Es uno de los instintos de protección más fuertes a través del cual se obliga al sujeto a realizar acciones que le permitan defenderse de amenazas que atentan tanto contra su integridad física como psíquica. Ahora, las personas asumen –desde la perspectiva social liberal o neoliberal–, un rechazo a la violencia “delictiva”, como se la llama ahora, la cual se produce tanto por acciones tipificables incorporadas en los códigos penales modernos como por los medios de comunicación que condenan cualquier acción reivindicativa violenta.

El surgimiento de las acciones de violencia por parte de grupos tiende a responder en forma directa al capital que ataca cotidianamente a las personas dentro de las urbes o zonas rurales. No es una acción que se materializa contra las personas, no es una acción que pretende la muerte de efectivos policiales, si no atacar la propiedad privada de las grandes empresas transnacionales, bancos o distintas instituciones privadas que esclavizan al pueblo. El ataque material es contra las cosas, no contra las personas.

Si Carabineros resulta atacado es porque obstaculiza nuestra misión de dañar al capital. Nosotros creemos profundamente en la humanidad y buscamos la vida por sobre todas las cosas. Pero creemos que ser esclavo de los ricos no es vida. En ese sentido, defender la propiedad privada de los ricos es cometer una traición a un pueblo que se levanta y que quiere rebelarse contra aquellos que diariamente dañan a millones y millones de niños, mujeres y hombres.

Últimamente ha existido una exagerada criminalización de los encapuchados. Pero la verdad es que los movimientos sociales han sido condenados desde la misma creación del Estado, porque es una forma de controlar el discurso hegemónico que posibilita el accionar violento del Estado contra la organización del pueblo. Lo hacen asesinando, haciendo desaparecer o torturando a la gente que piensa distinto y se organiza para emprender una lucha. Esta acción estatal y gubernamental proviene de una táctica ideológica del capitalismo: convencer a los más desposeídos de que los que se levantan contra el sistema están equivocados. Y la mejor forma de disponer este control dentro de la masa social es mediante el uso de los medios de comunicación. Estos siembran una semilla en las conciencias de la gente que son utilizadas por las otras instituciones del Estado para filtrar ideas, generar miedo y rechazo a las personas que se levantan contra éste.

Dentro del marco de las actuales movilizaciones, lo que nos diferencia de los que no usan la violencia son principalmente los medios con los cuales se pretende cambiar la realidad. Creemos que los cambios violentos, o pacíficos respaldados por un proceso de fortalecimiento armado, son los únicos que posibilitan verdaderos triunfos de las grandes mayorías.

Por lo mismo, la diferencia entre reclamar pacíficamente y con violencia es claramente ideológica. Ahora, si bien no existe un pensamiento homogéneo dentro de los distintos grupos de encapuchados, sí existe un consenso con respecto al uso de la violencia como medio para provocar golpes directos al capital.

En relación a las personas que reniegan de la violencia, no existe un procedimiento que sea el verdadero (pacifico o violento), sino distintas formas de asumir la lucha. Las diferencias ideológicas radican principalmente en los métodos, pero también existe una distinción en cuanto a lo buscado. Ciertos grupos -pacíficos en su mayoría- buscan “humanizar el capitalismo”, mientras que otras organizaciones buscan en la lucha activa -sea sólo marchando o usando la violencia- un cambio completo de la sociedad.

 

Foto: Agencia EFE

10 Comentarios

  1. Sebastián dice:

    Una vez leído el artículo uno puede entender el por que al ataque de los bienes capitales privados que muchas veces vemos en directo o por televisión y que se producen en este tipo de manifestaciones, muchos compartimos de que hay personas que lucran por todos los medios y claramente es necesario hacerles llegar un mensaje de acuerdo a la disconformidad que como pueblo tenemos hacia ellos, sin embargo aun no explica el por qué también del daño a lo publico, a lo que está destinado a dar un servicio protector, de seguridad y gratuito al pueblo, como los semáforos, los paraderos, la iluminaria publica y las señales de transito entre otras. Se dañan cosas que nos protegen y que nos ayudan sin distinción. Pertenecemos al reino animal, sin embargo lo que nos hace diferente de los animales quienes actúan por instinto, es nuestra humanidad y como humanos hemos de privilegiar el entendimiento por sobre nuestros instintos destructivos.

  2. A sebastian dice:

    Claramente existen diferentes grupos dentro de los encapuchados, existen quienes creen que atacar lo “público” en orden a que eso público no es para todos, lo ven como legitimo y otros que honestamente creen que no es necesario romper paraderos.

    De todas formas, las distintas posiciones políticas dentro de los grupos violentos van mas en la forma que en el fondo.

  3. ciertamente es interesante escuchar el punto de vista de aquellos q han sido demonizados en los medios. no voy a emitir ningun juicio de valor ni en contra ni a favor de los encapuchados, salvo una reflexion: q el sistema tiene una cuota de responsabilidad sobre los q margina, y q es interesante oir el punto de vista de la otra vereda, como dicen, gracias a revista intemperie. el articulo ya lo comparti en mi fbook y en el fbook de un grupo-fbook al cual pertenezco, q promueve reflexion y difusion de links sobre la educacion en nuestro pais y el gran movimiento social q estamos viviendo.

  4. José dice:

    ¿Crees que a los ejecutivos en España les va a importar perder 100 lucas en un ventanal cuando, en un mal año, ganan más de 200 mil millones de pesos en utilidades? ¿Crees que eso es “un golpe directo” al capital? Los encapuchados me parecen de una ingenuidad pasmosa. Para las grandes empresas privadas, el “daño” que puedan causarles los encapuchados es un moco, nada; cero. Sólo los peces gordos (gerentes y políticos coludidos) sacan cuentas más que alegres cuando se desprestigia al movimiento de esa manera.

  5. A josé dice:

    Muchas veces la violencia directa logra cumplir sus objetivos, cuando la CAM inicio su campaña de violencia logro la entrega de miles de hectáreas. Cuando la organización sea mas fuerte, ciertamente los impacto contra el capital también lo serán así. Y solo queda pensar que en algún momento los ataques serán mas coordinados, en lugares mas dañinos, y ciertamente eso causara mayor conmoción.

  6. Josè dice:

    Como decia un pensador y filosofo local “la violencia oculta no conduce a nada y no se logrará nada “.
    diganme se ha logrado algo con esto ?? (las capuchas)
    nuesros hermanos del sur( Mapuches )lograron por que son mas hombres en el gran sentido de la palabra dan la cara y vieron lo que han logrado ??
    casi , casi , casi todo aun falta , ellos son mas organizados
    chau

  7. A josé dice:

    pero estan la mayoria preso, la capucha te oculta de la inteligencia estatal.

  8. José dice:

    Por supuesto, la IRA y la ETA han avanzado muchísimo en estas décadas.

  9. Fabián dice:

    Me pregunto cuál será la efectividad de lanzar piedras, ya parece un ritual que ha perdido su sentido, cuando tenga efectividad creo que tendrá sentido, mientras tanto me parece un vestigio de otros tiempos. Hay que tomarselo con seriedad, me parece que ciertos encapuchados lo ven mas como un juego, aunque si hay otros que tienen nociones mas argumentadas de sus actos a esos los cuestiono sobre la efectividad de la violencia “encapuchada” en objetivos “libertarios”.

  10. Fabián dice:

    PD: ¿Realmente esta violencia cumple con sus objetivos? esa es mi pregunta.

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.