Revista Intemperie

Entre el registro de realidad y la construcción de ficción

Por: Rodrigo Marín Matamoros

Con citas del propio Miguel Littin, El Chacal de Nahueltoro. Emergencia de un nuevo cine chileno, es un gran aporte a la reflexión sobre la hibridación de géneros en el cine y de paso, permite pensar en la justicia chilena. Escribe aquí Rodrigo Marín.

 

“El Chacal de Nahueltoro produjo un impacto en nuestra cinematografía y en nuestra sociedad que es necesario analizar.” Son las palabras de Sergio Navarro Mayorga, coordinador de El Chacal de Nahueltoro. Emergencia de un nuevo cine chileno (Uqbar Editores, 2009) libro que reúne los ensayos de cinco académicos de la Escuela de Cine de la Universidad de Valparaíso, que giran en torno a la emblemática película del llamado Nuevo Cine Chileno, El Chacal de Nahueltoro, de Miguel Littin (1969), y que aparecen cuarenta años luego de que se estrenara el filme.

No es ninguna novedad hablar de este libro a dos años de su aparición, pero lo que nos motiva a hacerlo es la incipiente bibliografía ligada al estudio de la imagen y en definitiva al cine chileno que aparece aquí.

Los cinco ensayos que trae este volumen vienen a iluminar varias aristas de una película emblemática dentro de nuestro cine nacional que trata, según las palabras de su director, sobre “un campesino analfabeto, marginado totalmente de la vida del país, que se pone a convivir con una mujer, con los cinco hijos de ella. Después de una tarde de borrachera, y del desalojo de su casa, asesina a la mujer y a los cinco niños. Lo toma la justicia chilena, y mientras se desarrolla el juicio, lo alimenta, le dan una educación, lo convierten, en suma, en un ciudadano. Y cuando este hombre se convierte en otro hombre, lo llevan a firmar su sentencia de muerte y lo fusilan”.

La reflexión acerca del funcionamiento del sistema procesal chileno, no es nueva ni excepcional y prueba de ello es que la brutal historia de José Valenzuela Torres (alias el Chacal) se actualiza cada cierto tiempo en los noticiarios nacionales. Considerando este escenario, el filme habría contribuido, cuatro décadas atrás, a poner en debate la pena de muerte en la sociedad chilena y junto con esto, a conseguir que la ignorancia y la brutalidad que encierra la exclusión social hoy sean tomadas como atenuantes. Sin embargo -y paradójicamente-, la película no habría alterado el tratamiento que los medios de comunicación hacen de este tipo de hechos delictuales, los cuales hasta hoy se presentan de forma homogénea, ignorando las excepcionalidades que tiene cada persona. Pero ¿cómo el filme produjo o impulsó estos cambios?, ¿qué factores influyeron? y ¿por qué los medios no acusaron el golpe?

Los autores del libro, además de buscar respuestas en lo netamente cinematográfico del film, también lo hacen desde perspectivas filosóficas, sociológicas, históricas y periodísticas. En este sentido, los cinco ensayos abordan la discusión en torno a una película que por momentos se confunde con el documental y que vino a oponerse de forma crítica al modelo clásico de producción hollywoodense de los años sesenta. En la película El Chacal… el “trabajo de investigación utilizando expedientes judiciales, testimonios y entrevistas grabadas con el reo Valenzuela” sumado a la intervención del no-actor o actor social encarnado por personas que se representan a sí mismos, y una estética “que coloca la cámara al servicio del actor” representado por el uso de la cámara en mano, vendrían a cruzar, yuxtaponiendo en un mismo plano de representación, la construcción de ficción y el registro de realidad. Acierto es que todo esto sea comentado a lo largo del libro por Miguel Littin y el equipo de realización, que a cada tanto interviene -entre actores y críticos- gracias al rescate por parte de los autores de citas, entrevistas y un fragmento de la mesa redonda organizada durante el Festival Internacional de Cine de Viña del Mar 2008, dando luces sobre datos y anécdotas que el lector agradecerá.

El libro, lejos de proponer nuevas interrogantes, enfatiza los viejos cuestionamientos sobre la problemática de hibridar los formatos, pero desde la perspectiva de la producción cinematográfica nacional de finales de los años sesenta. El Chacal de Nahueltoro. Emergencia de un nuevo cine chileno viene a iluminar así el periodo del Nuevo Cine Latinoamericano donde la urgencia de filmar sin industria alguna, sin mediación, lograría desarrollar un cine posible, que propuso hacer convivir dos categorías de interpretación, clave que a juicio de los autores, instala al Chacal de Nahueltoro como una de las obras gruesas del cine chileno.

 

El Chacal de Nahueltoro. Emergencia de un nuevo cine chileno

Sergio Navarro (coordinador)
Rodrigo Cepeda
Edgar Doll
Guillermo González
Udo Jacobsen
Uqbar Editores, Santiago 2009

Un comentario

  1. Iván Coloma J. dice:

    Gracias por la orientación compañero, buscare el libro…

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.