Revista Intemperie

Historias de cama

Por: Patricio Jara

pecar como dios manda

Una monja que termina convertida en hombre y ejerciendo como soldado. Patricio Jara leyó esto y más en Pecar como Dios manda, libro en que Jaime Collyer indaga en la sexualidad de los chilenos, desde los pueblos originarios hasta la Colonia.

 

Pecar como Dios manda es bastante más que un título provocador para indagar con precisión y no sin festiva elegancia en las costumbres sexuales de los chilenos, al menos en esta primera entrega, desde los pueblos originarios hasta la Colonia. Es, también, un contundente recordatorio de lo que significó el choque cultural y la imposición del ideario cristiano lleno de venenosas contradicciones que persisten (y nos condenan) hasta hoy.

Iniciado en Argentina por Federico Andahazi y continuado exitosamente en Colombia y México como un megaproyecto continental, el segmento chileno está en manos de Jaime Collyer, por lejos el mejor narrador de su generación, quien otorga a este trabajo un atributo extra: con dos trazos es capaz de recrear escenas y describir personajes con habilidad admirable, como la llegada de Colón a América o los infames procedimientos de la Inquisición, aquellos festivales del tormento alrededor de los cuales se montaban ferias y hasta se vendía comida para animar sus veladas de humillación y hogueras encendidas.

Este primer tomo es la constatación del nefasto protagonismo que, desde la prehistoria nacional, la Iglesia Católica, como efigie de poder, ha tenido en asuntos de alcoba. Memorables son, en este sentido, los pasajes dedicados a dos mujeres del mismo nombre: Catalina de los Ríos, la inmortal Quintrala, y Catalina de Erauso, conocida como “La monja alférez”, quien nació mujer y terminó ejerciendo como hombre y soldado gracias a la autorización del Vaticano.

Una investigación impecable que alumbra zonas nebulosas de nuestra idiosincrasia nacional. Para lograrlo, Jaime Collyer retrocede a los primeros tiempos, cuando en palabras del propio autor “todo el mundo era, por entonces, un poco bestia”.

.

Pecar como Dios manda. Historia sexual de los chilenos

Jaime Collyer
Santiago, Catalonia, 2010.

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.