Revista Intemperie

Tan cerca de una buena novela

Por: Héctor Rojas Pérez
Tan cerca de la vida, de Santiago Roncagliolo

 

Tan cerca de la vida de Santiago Roncagliolo tiene elementos para ser una gran novela, pero ciertamente no lo es. Estos elementos sin duda no sobran, pero están en la cantidad justa para salvar al autor peruano de una gran caída literaria.

En esta novela hay una búsqueda de una escritura original, que se le agradece a Roncagliolo como ejercicio literario, pero no como autor actual. Llama la atención que por momentos intenta dirigirse a un tú (o a más de uno): “Soñó contigo esa noche. Por primera vez en Tokio”, ya sea para nombrar a personajes que interactúan con el protagonista como a personajes lejanos a este, como la actriz porno de una película. La narración sostiene una lejanía sospechosa con el personaje Max, sin llegar a resolverla y justificar tanto uso del “tú” en la novela que, en términos generales, se vuelve un obstáculo para la fluidez de la lectura y genera un estilo narrativo repleto de descripción exageradamente abundante, donde sobran los “tú estabas en, mientras hacías tal o cual cosa”.

La mayor debilidad de Tan cerca… no está en la ya mencionada débil propuesta escritural, sino en la injustificada mención a una serie de temas conocidos y trabajados incluso en el cine, que se acercan peligrosamente al límite del cliché. Es así como nos encontramos con guiños a 1984 (1949) de George Orwel, Un mundo feliz (1934) de Aldous Huxley e incluso a la propuesta de extensión de vida que nos presentó Alejandro Amenábar en Abre los ojos (1997), pero resulta que  Roncagliolo escribe más de cincuenta años después que los autores mencionados y trece luego de la aparición de la película española. Entonces, ¿cómo debería impresionarnos un androide que canta only you, un papagayo robot con hermosas plumas de colores o una esperable recepcionista, casi idéntica a una mujer de verdad?.

El gran salvavidas de la novela son las últimas cincuenta páginas (de un libro de trescientos veintiocho) donde el autor alcanza un ritmo interesante y hasta deslumbrante, que parece no necesitar un preámbulo tan dilatado, en el que ni siquiera los momentos de Max en situaciones absolutamente pornográficas logran dar éxtasis a una escritura no muy bien orientada. Habría estado mejor como una pequeña novela, pero la decisión fue otra. Y es aquí donde la escritura obstaculizada por el uso del “tú” en exceso y las largas descripciones dan paso a la perversidad inteligente y retorcida que plantea el autor como gran cierre para una novela no tan grande. Busca dar un knockout, sin antecederlo de una buena pelea.

Tan cerca de la vida es una novela entretenida, mas conformar a Roncagliolo con ese comentario es subestimarlo, o peor aún, es menospreciarlo debido a que nos ha dado interesantes muestras de talento en el pasado, quizás la más recordable sea Pudor (2004) donde no solo construye un conflicto de individualidades sordas atadas por los vínculos de sangre, sino que también traza la fisura familiar mediante la forma de escribir el texto con breves relatos centrados en cada personaje de manera independiente. En otro momento anterior de su carrera, con El príncipe de los caimanes (2002) también reflejó en la escritura la separación personal y temporal de un personaje selvático y un nieto en busca de la ciudad. Estos guiños del currículum literario del autor nos hacen pensar en este intento como una búsqueda y no como un accidente; el problema es que en el pasado lo ha logrado de mejor forma. Quizás Santiago Roncagliolo tenía esta novela guardada. En cualquier caso, Tan cerca de la vida es al menos el aviso de la búsqueda inconclusa de un autor que nos debe una nueva gran novela que recomendar.

No cabe duda alguna de que esta no es la mejor entrega del autor, más bien parece el producto de uan escritura no resuelta o no reposada, un gran ensayo literario al que asistimos como lectores, situación que no sé si es justa en un país donde no es barato comprar todo lo que traen las editoriales. Más que una novela de un autor de trayectoria como Roncagliolo, esta parece ser la primera obra –inédita y desclasificada- de un novato escritor, donde se cultivan interesantes técnicas literarias, sin desarrollarse en plenitud, y como toda novela “de práctica” para el autor, solo tiene valor post mortem. Por supuesto, este no es el caso.

.

Tan cerca de la vida

Santiago Roncagliolo
Santiago, Alfaguara, 2010

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.