Revista Intemperie

Historias reales que parecen ficción

Por: Paula Peña Rozas
ciper

Paula Peña celebra una recopilación de reportajes periodísticos, que abordan desde el caso Karadima hasta la biblioteca de Pinochet, cuyo impacto sin duda generará debate, reflexión y quizás incluso cambios concretos.

 

Que una editorial chilena publique un libro de investigación periodística pensando en que se convertirá en uno de los más vendidos del país, es algo improbable. Más fácil es, si se quiere vender como pan caliente, publicar una crónica sabrosona que reúna anécdotas morbosas sobre algún hecho real (lo que a todas luces no es periodismo de investigación) o derechamente, imprimir una novela llorona cuyo éxito comercial ya viene archicomprobado por las millonarias ventas en el exterior. En este sentido, la aparición de El periodismo que remece a Chile del Centro de Investigación e Información Periodística (CIPER) publicado por editorial Catalonia en conjunto con las ediciones de la Universidad Diego Portales (UDP), constituye una verdadera apuesta editorial ya que se la juega por darle espacio a un periodismo serio, riguroso, aquel que no tiene demasiada cabida en los medios nacionales y que, sin embargo, es del interés de gran parte de la población. Y esto no es difícil de explicar.

El periodismo que remece a Chile promete que sus temas serán de interés para cualquier ciudadano: el caso del padre Fernando Karadima, los secretos del secuestro de Cristián Edwards, las irregularidades del Registro Civil, entre otros. Esto, a la vez que es una ventaja ya que invita a leer, funciona como un desafío ya que obliga a los doce textos que componen este libro, a cumplir las expectativas del lector que espera encontrar información privilegiada, rigurosa y a partir de ello, hacerse de nuevas herramientas para su propia reflexión. Y en la mayoría de los casos, los trabajos aquí recopilados cumplen todas estas expectativas: son artículos bien informados, fundamentados y además, por su carácter de “buenas historias” (mérito del afinado ojo de los periodistas) poseen cierta estructura dramática que involucra al lector.

Con todo esto, El periodismo que remece a Chile, además de demostrar que el periodismo en Chile todavía tiene la posibilidad de realizar un trabajo serio, informado y con inmediatos efectos en la sociedad (debido al reportaje “Registro Civil: graves irregularidades”, la fraudulenta licitación de un concurso público se anuló, dando comienzo al proceso de investigación del caso gracias a los antecedentes entregados por el artículo de CIPER) este libro hace gala de los distintos estilos que el periodismo puede adoptar para narrar la realidad. Además del clásico tono informativo que utiliza el dato duro como su mejor arma, están los artículos en clave narrativa, aquello que algunos llaman “periodismo narrativo” o “nuevo periodismo”. En este estilo, destacan trabajos como “Muertos de nadie: abandonados en el Servicio Médico Legal” de Juan Pablo Figueroa, quien, como si fuera una historia de ficción, narra lo ocurrido con Jaime Cifuentes Salazar, uno de los tantos cuerpos fallecidos que esperan en el SML sin ser reclamados por nadie. O también “Viaje al fondo de la biblioteca de Pinochet” la crónica de Cristóbal Peña que muestra la privilegiada colección de libros del ex dictador con lo que a la vez dibuja aspectos más íntimos de su personalidad. En este tipo de artículos el lector, además de encontrar toda la información con el rigor que merece la investigación, se enfrentará a historias reales, pero que tienen la “gracia” de coquetear con la ficción, desdibujando así los límites entre el periodismo y la literatura.

Historias reales que parecen de mentira, no necesariamente por estar escritas como ficción (lo que sucede solo en algunos casos en este libro), sino porque muestran situaciones que suceden, pero que muchas veces nos cuesta creer. Un libro que descubre la realidad, aquella que parece esconderse ante nuestros ojos (como dice Carlos Peña en el prólogo de este libro) y que al ser iluminada genera efectos inmediatos en nuestra sociedad. Al parecer (Marx se regocijaría en su tumba con esto), nada como el buen periodismo de investigación –del que este libro es una excelente muestra- funciona tan bien al momento de crear textos que generen efectos materiales en nuestra realidad: que comience la investigación por una licitación fraudulenta, que se denuncien los abusos a niños, que una madre se entere de la muerte de su hijo perdido y pueda, de alguna forma, recuperarlo. Entonces, más allá del éxito en ventas y de las apuestas editoriales, el trabajo de CIPER funciona como un perfecto propulsor de debates, de sujetos opinantes y quizás de cambios sociales.

 

El periodismo que remece a Chile

CIPER Centro de Investigación e Información Periodística
Santiago, Catalonia y Ediciones UDP, 2010.

Un comentario

  1. Héctor Rojas Pérez dice:

    me parece absolutamente apropiada la aparición de este libro.
    Haciendo quizás un jucio superficial a la portada, se ve como se destacan Dina Pinochet, Piñera, etc.
    Espero que al leer los textos contenidos en el libro, sea posible encontrarse con buena escritura y no solo temas llamativos.

    Agradezco la reseña, sino, no me entero

Deje su mensaje

Debes estarsuscrito para enviar un comentario.